jueves, 31 de marzo de 2016

Carlos Martínez: "El problema de esta industria es la necesidad de tener un nombre antes de empezar a ser leído"


Trabajador por cuenta ajena desde que tenía la edad legal. Padre de dos hijos maravillosos 
y gran amante de la pluma de Stephen King. Entre la oscuridad y el miedo es su primera novela,
 con otra intentando que sea editada.



1.- ¿De qué trata tu novela, Carlos?
     De supervivencia, aun sin serlo. De la desazón que nos provoca una situación desconocida, que no controlamos, ni sabemos si podremos solventar. De la ayuda entre personas que se encuentran en la misma situación. De miedo a la oscuridad. Y, aunque parezca de Perogrullo, del miedo a la muerte. Pero no solo el miedo a morir, sino el miedo a cómo morir. Los sonidos que escuchan los protagonistas, les augura una muerte dolorosa y, durante toda su travesía, tienen más miedo al cómo, que a la muerte en sí misma.

2.- Recreas un escenario sin luna ni sol. ¿Qué características tiene un lugar así?
     Puedes imaginar lo que sería perder la electricidad, y los astros que nos alumbran de día y de noche. Creo que todos acabaríamos un poco locos si no pudiéramos contar con ellos. La característica principal es la oscuridad que todo lo rodea, que obliga a depender de una linterna, y a sufrir por no quedarse sin las pilas que la hacen funcionar. Un escenario tan real como tenebroso con cada paso que das en él. Debe ser un mundo de locos, créeme.

3.- Cuéntanos cómo es el personaje de Sam.
     Es un tipo corriente. Trabajador por cuenta ajena, en algo que no le gusta, pero a lo que le debe su subsistencia. Deseoso de reencontrar un amor perdido, y un enamorado de la vida, al menos de la que tenía antes de aparecer en el lugar en el que se encuentra. Conserva su humor, aun estando en una situación casi desesperada, y eso lo lleva a dejar algunos pensamientos en el libro cargados de acidez y, creo, gracia. Un gran tipo Sam.

4.- ¿Qué representa el miedo para ti?, ¿por qué es el tema principal de tu novela?
     En literatura, hasta el momento, el miedo ha sido el motor que ha movido mis lecturas, o gran parte de ellas. Como fan de Stephen King y su capacidad para generar ese suspense en todos sus escritos, algo se ha quedado impregnado en las yemas de mis dedos en el momento de escribir. Desde hace muchos años (muchos, que ya tengo una edad), escribir sobre algo que pudiera llegar a provocar miedo me ha atraído. Leyendo a King, me he metido tanto en la historia, que he llegado a experimentarlo y conseguir algo parecido (sé que nunca igual) en mis lectores, me seduce sobremanera.
     Es el tema principal, porque es lo que me gusta. Acabo de terminar mi segunda novela, y no tiene nada que ver con el género de suspense ni el terror. Es una historia basada en hechos reales y, no por ello, he disfrutado menos escribiéndola. Sin embargo me siento más realizado buscando el miedo en el que me lee.

5.- ¿Qué otras novelas de temática similar te han inspirado?
     Esta respuesta podría ser larga (por lo de que soy fan de King). Cualquiera de toda su extensa bibliografía podría valer, pero me voy a quedar con dos novelas suyas que siempre me gustaron por encima de las demás. Cell y Cementerio de animales. Es increíble la capacidad que tiene este escritor de encontrar partes oscuras en objetos tan cotidianos como un teléfono móvil, en el caso de Cell. Os los recomiendo si el género de King os gusta.

6.- ¿Qué aspecto te costó más de tu novela (corrección, publicación, etc.?)
     Teniendo en cuenta que la leí cinco veces (o más), y en todas ellas encontraba algo que necesitaba corrección, creo que esa fue la más costosa. Es obvio que la publicación no tiene nada de sencillo cuando eres un completo desconocido en el mundillo literario, pero alguna editorial independiente valiente y decidida, puede apostar por ti, siempre y cuando la historia sea lo bastante atractiva. Otro aspecto complicado (y no sabes cómo) fue el título. Entre que los que me gustaban ya estaban cogidos y que los demás no me hacían “tilín”, fue un trabajo titánico. Al final, Entre la oscuridad y el miedo, fue el menos malo (creo).

7.- ¿Qué te motiva a la hora de escribir?, ¿por qué has decidido publicar ahora tu novela?
     No te sabría decir una motivación especial. Supongo que la idea de ser conocido e incluso poder llegar a vivir de la literatura (algo harto difícil) es seductora, aunque, siendo realistas, casi imposible. Me gusta escribir, pero, al contrario que he leído de algún que otro autor, a mí no me relaja. Cuando empiezo a desgranar la historia, la escritura suele ser fluida y agradable, pero en cuanto me meto más en materia, puedo llegar a sufrir en mis carnes el ambiente oscuro y tenebroso en el que estoy inmerso. En confidencia, ahora estoy con una novela que me ha hecho dejar de escribir más de una vez, y acabar encendiendo todas las luces de mi casa cuando estoy solo.
     La fecha de la publicación de la novela no tiene un significado especial. Después de bastantes intentos, José Luís, mi editor, me dio la oportunidad (algo que nunca le agradeceré lo suficiente) y en noviembre vio la luz.

madridfree.com

8.- ¿Eres de libro electrónico o libro físico?
     Físico hasta la médula. No tengo Kindle ni e-book, ni nada que se le parezca, y no se me pasa por la cabeza poseer ninguno de ellos. Cuando, por obligación, tengo que leer en el pc, me duelen los ojos, lagrimeo, y me ofusco por no poder doblar la esquina del monitor para saber por qué página voy. Los libros electrónicos no están hechos para mí.

9.- ¿Cómo se podría incentivar más la lectura?
     Esa es la pregunta del millón. No sé datos, ni estadísticas, pero algo me dice que somos un país bastante lector. Quizás sería necesario incentivar más a nuevos autores, que hay muchos y muy buenos. El problema de esta industria es la necesidad de tener un nombre hecho antes de empezar a ser leído y, eso, es imposible. Si no hay apoyo para autores muy válidos que ven cómo sus creaciones son rechazadas por el mero hecho de no ser conocidos, algo está fallando. Gracias a las editoriales independientes, gente como yo, podemos ver cumplido un sueño, en mi caso de juventud, y dar a conocer lo que nuestra imaginación nos ha hecho plasmar en un papel.

10.- ¿Podrías recomendarnos algún libro para estas semanas?
     De los últimos que me he leído ahora, creo que no recomendaría ninguno; y eso que el último está entre los más vendidos. Estoy hablando de La chica del tren. La historia está bien, pero, para mi gusto, mal estructurada. Las primeras páginas las tuve que leer tres veces porque me perdía en ellas, con los diferentes protagonistas que iban saliendo y a los que hay que prestarles más atención de la que se les presta en un principio. Ahora acabo de empezar Amar en los tiempos del cólera (ya sé que lleva muchos años editado, lo tenía en pendientes) y me temo que no es mi género. Para ir sobre seguro, cualquiera de Stephen King: La niebla, La torre oscura, El misterio de Salem’s Lot o El juego de Gerald, por ejemplo.

Gracias por permitir que un iletrado como yo haya dejado un trocito de su existencia en tu blog. Espero contar contigo en futuras ediciones.


Gracias a ti por formar parte de La boca del libro.
Entrevista realizada por María Bravo Sancha.


*   *   *

¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

miércoles, 23 de marzo de 2016

"Yo antes de ti", de Jojo Moyes

Existían todo tipo de causas para los dolores de Will. Padecía un dolor asociado a la pérdida de masa muscular (...) Padecía dolor estomacal por los problemas digestivos, dolor de hombros, dolor por las infecciones de la vejiga. Tuvo una úlcera estomacal por tomar demasiados calmantes en los inicios de su recuperación, cuando los tragaba como si fueran caramelos (pág. 131).

Editorial: Suma de Letras
Título original:  Me before you
Año de edición: 2014
País: Inglaterra
Escrito en: 2012
Páginas: 287
La literatura es como un universo en constante movimiento con cientos de galaxias, planetas, satélites y cometas. Cada objeto espacial representa un tipo de literatura, y según nuestros condicionantes y qué tipo de libro queramos leer, así escogemos entre tanto elemento espacial. Por ejemplo, no toda la buena literatura debe ser de culto, ni magnífica en su forma y estilo cual estrella supergigante, ni estar respaldada por una editorial de prestigio.

¿Y por qué cuento todo este rollo? No esperéis de Yo antes de ti una pericia narrativa impresionante. Ya lo voy avanzando. Lo que hace realmente increíble esta novela es su historia, un debate trascendental sobre el amor incondicional hacia una persona.

La novela trata sobre Louisa Clark, una joven que pierde su trabajo como camarera y no le queda más remedio que aceptar otro como cuidadora en una casa de gente adinerada. Will Traynor es al hombre al que debe cuidar, una persona que antes lo tenía todo en la vida: éxito, dinero, mujeres, trabajo, costumbres sibaritas. Pero un terrible accidente le deja tetrapléjico y le despoja de sus ganas de vivir. Hasta que llega Louisa, sin experiencia previa en cuidados de este tipo y sin motivación en sus primeros días de trabajo.

La historia nos la cuenta Louise en primera persona. A través de ella conocemos sus anhelos, temores, anécdotas con Will, con su hermana Treena o con sus padres. Ella es el núcleo, la órbita que conforma la trama argumental. Sin embargo, no es la única narradora. Yo antes de ti es una novela polifónica donde la realidad la interpretan otros personajes desde distintos ángulos, hasta un narrador omnisciente se atreve a aparecer. Vaya, es como un asteroide que ha perdido su estela gravitacional. Comenzamos con él en un tiempo pretérito a la novela, y tres años después aparece la voz de Lou dispuesta a encontrar un nuevo trabajo. A lo largo de la novela, aparecerán las primeras personas del padre de Will, la madre o la hermana de Louisa. Son pequeñas porciones de pensamiento dentro del libro. ¿Descoloca? Al principio un poco, luego te acostumbras y respiras aliviado cuando regresas a la mente de Louisa. ¿Están justificadas? En mi opinión no aportan. Sé lo que piensa cada personaje sin necesidad de ofrecerme su testimonio. 

Los personajes giran en torno a Will y Louisa en un universo de líneas concéntricas. Cada uno cumple su papel. Quizá está demasiado estereotipada la imagen de padres ricos y fríos que eluden las emociones de sus hijos. Una frialdad de la que se componen todos los miembros de la familia, incluidos los dos hijos, pero que no afecta a los cuerpos celestes que pululan alrededor, como Nathan, el fisioterapeuta.

Todo ello desemboca en un final necesario que Will asume desde el principio, a diferencia de los otros personajes, que esperan una resolución casi por medio de la votación. Gran final, lo reconozco, como también el planteamiento ante la vida de un cuerpo ya muerto. Pero hay algo que no me gustó. La última oración:  

Y, al levantarme de la mesa, coloqué bien el bolso que llevaba al hombro y caminé por la calle hacia la perfumería y hacia el resto de París que se extendía ante mí.


No, no destripo nada, tranquilidad. Es una oración baladí, que no aporta. Si Moyes no lo escribe, se te queda el mismo tipo. Es la típica frase de: y el viento le golpeó el pelo mientras su vista quedó clavada al frente. Muy poético hace 50 años, pero no ahora. Pero bueno, cuando una asume qué lugar ocupa la parte estilística de la autora, es una licencia que se le permite.
 
Fotograma de la película que se estrenará próximamente.
Moyes comenzó su novela alrededor de una idea: "La ciencia médica está evolucionando muy rápido, y mantenemos viva a la gente mucho más de lo esperado, pero todavía no hemos resuelto cómo dar calidad de vida a aquellos que sobreviven". Pero los cimientos no terminan aquí, la escritora tuvo dos casos en su entorno. Dos familiares necesitaban cuidados las 24 horas del día y esto le hizo replantearse hasta qué punto era necesario mantener con vida un cuerpo no apto para ella.

Yo antes de ti se transforma en un constate debate sobre qué hacer cuando la enfermedad superar las ganas de vivir aun encontrando un pequeño resquicio para seguir viviendo: el amor. Y aunque la parte narrativa sea un planeta con fallas, la historia supera todos los contratiempos y hace que te emociones, que polemices, que te impliques en un problema tan actual como evasivo (tratado en novelas como El amante japonés, de Isabel Allende o Carta desde el infierno, de Ramón Sampedro) . Dejad a un lado todos esos libros de autoayuda que os dicen cómo amar, por qué luchar o cómo salir a delante de ciertas adversidades y comenzad a leer a Jojo Moyes.




Jojo Moyes (agosto de 1969) es una escritora londinense. Estudió periodismo y desde el 2002 (cuando publica su primer libro Sheltering Rain) escribe novela romántica. Es una de las pocas autoras que ganó dos veces el Premio de Novela Romántica del Año. En 1992, ganó una beca financiada por el diario The Independent para asistir al curso de periodismo de postgrado en City University, Londres. Los siguiente 10 años estuvo trabajando para el periódico (a excepción de un año, que trabajó en Hong Kong para el Sunday Morning Post) en diversas funciones, convirtiéndose en asistente editor de noticias en 1998. Actualmente vive en una granja en Essex con su marido, el periodista Charles Arthur, y sus tres hijos.


Por María Bravo

lunes, 7 de marzo de 2016

La fantasía para el escritor César Mallorquí

hojasdesauce.blogspot.com.es

El género fantástico cambió mucho después del Romanticismo porque la mentalidad del lector se había transformado. En la Edad Media podías escribir sobre demonios y magia sin tener que justificarte, porque la gente creía que todo eso era real. Ahora ya no; los lectores son escépticos y hay que conseguir que acepten como real lo que saben que no es real. Por eso la fantasía moderna tiende a ser hiperrealista. Es decir, escribes una historia absolutamente real, incluso cotidiana, y poco a poco vas introduciendo el elemento fantástico.

                                  Entrevista a César Mallorquí en La caligrafía secreta. 


Seguro que habéis leído alguna novela del escritor César Mallorquí (Barcelona, 10 de junio de 1953). Al leer esta cita, he pensado en todos los seguidores de literatura juvenil de género fantástico. Mallorquí cursó Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y ya desde 1970 colaboró en diversos medios culturales, como en la revista La Codorniz. En 198 dejó la literatura y pasó a estudiar Publicidad y posteriormente trabajó como creativo en diversas agencias. En 1991 regresó al mundo literario.

Y menos mal que regresó, porque entre sus novelas más reconocidas destacan La casa del Dr. Pétalo (Premio Gigamesh, 1996), el El último trabajo del Sr. Luna (Premio Edebé de Literatura Juvenil, 1996), El decimoquinto movimiento (Premio Ignotus, 1999) o La estrategia del parásito (Premio White Raven, 2013), todas ellas plagadas de premios. En el 2015 se le concedió el Premio Cervantes Chico 2015 por toda su obra de género juvenil. Vamos, un sifín de galardones.

Así que, si no lo conocéis, acercaos a su obra. ¿Habéis leído algún libro de Mallorquí?, ¿creéis que la literatura fantástica ha adquirido esa tendencia hiperrealista?, ¿se os viene algún ejemplo a la cabeza? Seguro que vuestra mente ya se ha puesto en funcionamiento.


Por María Bravo