martes, 28 de marzo de 2017

Noelia Hontoria: «Creo que el nuevo género chick lit se está degradando y saturando mucho»

Noelia Hontoria nació en Motril en 1988. Diplomada en Turismo por la UNED y Máster en Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa por la Universidad Jaume I de Castellón, actualmente trabaja como gestor de contenidos y redactora en diferentes medios digitales. 



P.- ¿De qué trata tu novela, Noelia?

R.- La chica de los ojos tristes es una novela romántica pero también con un poco de intriga. Está ambientada en Malta, todos los escenarios son reales por lo que tiene también algo de literatura de viajes. Diría que la propia isla de Malta es un personaje en sí mismo en la historia. Nos cuenta la historia de Adriana, una chica con un gran secreto a sus espaldas del que intenta deshacerse mientras rehace su vida…, y hasta aquí puedo leer.

P.- ¿Cómo es Adriana, la protagonista?

R.- Adriana es una chica muy especial. En un primer momento, parece muy frágil y débil, incluso algo huraña, pero cuando la conoces de verdad descubres que es una chica muy fuerte a la vez que muy humana y con un corazón enorme.

P.- La protagonista viaja hasta Malta, ¿qué te hizo ambientar allí la novela?

R.- Hace diez años, pasé allí un verano y desde entonces Malta es uno de mis lugares preferidos. Guardo muy buenos recuerdos de la isla y escribir sobre ella, en parte me ha hecho regresar. Además, Adriana huye de su pasado y creo que no puede existir un sitio mejor que Malta para hacerlo: una isla tan diminuta que ni siquiera sale en muchos mapas es el sitio perfecto para escapar del mundo.

P.- ¿Por qué crees que engancha tu historia?

R.- No es la típica historia de amor. Creo que en la literatura se cae demasiado en los tópicos y es difícil encontrar una historia que realmente sorprenda. En La chica de los ojos tristes, cuando crees que ya tienes todas las piezas y te imaginas lo que va a pasar después, de repente pasa algo que te lo vuelve a desmontar todo. ¡Y del final no os puedo contar nada pero tiene tela!

P.- Si tuvieras que cambiar de residencia, ¿a qué destino te gustaría llegar?

R.- La verdad que tengo una suerte inmensa de vivir en Motril, he tenido la fortuna de viajar bastante pero aún no he encontrado un sitio mejor que mi Costa Tropical, por eso nunca me he planteado cambiar de residencia. Si tuviera que hacerlo, hoy por hoy por motivos profesionales, Madrid; pero por motivos personales, en Italia he estado varias veces y siento una conexión especial con ella.
Malta (fuente: viajesavismar.com)
P.- ¿Cómo ves el mundo literario en España?

R.- Muy difícil, supongo que como en el resto del mundo, si no tienes un gran nombre, es muy complicado que te dejen asomar la cabeza. Pero sí creo que el mundo digital ha hecho mucho por el sector, a pesar de que tiene su parte negativa que es la piratería y que aunque no nos guste, ahí está y es una realidad que no podemos negar. También el formato Kindle ha abierto muchas puertas tanto a los escritores que quieren darse a conocer como para los lectores que consumen bastantes libros (por precio, comodidad, facilidad de acceso a ellos…). El despegue de la autopublicación creo que significa que las tornas están cambiando y que vienen tiempos bastante buenos.

P.- Háblanos de tus gustos literarios.

R.- Me encanta la literatura de viajes y las novelas románticas, también los thrillers de intriga y suspense. El nuevo género chick lit también me gusta bastante, pero creo que se está degradando y saturando mucho. Últimamente me cuesta mucho encontrar una novela de este género que me enganche. Entre mis libros preferidos se encuentran Pasiones Romanas o El Alquimista, son dos joyas.

P.- Eres de Motril, Granada, ¿en qué te ha influido tu tierra a la hora de escribir?

R.- Aunque no seamos muy conscientes de ello, la cultura mediterránea la llevamos bastante interiorizada los que somos de aquí (¡ya lo decía Serrat!), y eso inevitablemente se termina reflejando. En mi novela, aproveché para mencionar Motril en alguna ocasión, quería hacerle un pequeño guiño a mi tierra.

P.- ¿Qué te ha costado más del libro (perfilar personajes, trama, corrección, publicación, etc.)?

R.- La maquetación, es la parte más tediosa, comprobar que todo quede bien cuadrado, que no haya ningún fallo al maquetar, revisar cada página una por una… En el momento en que se mueve una línea o aparece algo extraño, casi hay que volver a empezar.

P.- ¿Podrías recomendarnos una novela de viajes a un lugar exótico?

R.- La pasada Navidad leí Los años viajeros, de Luis Márquez. Este chico trabajó como periodista en el programa de televisión Andaluces por el mundo y en la novela nos cuenta sus experiencias en varios de los destinos que visitó, desde la India hasta Laponia, Egipto, Israel, Estados Unidos o Sudáfrica. Me gustó mucho para leerlo poco a poco e ir disfrutando de cada destino.  


Entrevista realizada por María Bravo.


*  *  *

¡ATENCIÓN! 

Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)





martes, 21 de marzo de 2017

Lilo Acebal: «Cuando inauguramos la librería, no había ni libros ni estanterías. Estaba todo vacío»

Lilo Acebal (derecha) e Ingrid Acebal (izquierda), libreras de Panta Rhei

Es inevitable llegar a Malasaña y no entrar en Panta Rhei. Un librería con mucho diseño situada en la calle Hernán Cortés. En busca de las librerías más emblemáticas de Madrid, hemos ido a conocer a sus dueñas: las hermanas Acebal. En este caso, es Lilo Acebal quien nos recibe en su atalaya roja del buen librero. Panta Rhei nos invita a fluir entre libros, ideas e historias. Las preguntas cambian, y, a la salida, para permanece como al principio. 



P.- Abristeis la librería en el año 2001. ¿Cómo se gestó la idea?

R.- Mi hermana y yo queríamos hacer algo juntas, pero no teníamos claro el qué. Sabíamos que tendría el ingrediente de la ilustración. Y fue dejar nuestros trabajos y lanzarnos. Decidimos que serían libros, ilustración y galería, aunque luego se fueron añadiendo más secciones.
Abajo hay una galería de arte dedicada a la ilustración. Es una galería que está dentro de una librería. A nosotros lo que nos gusta es que la gente vea los originales de los libros, y que diga mira, pues justo los originales están abajo. Y sobre todo que vean la cocinilla del libro y cómo se ha hecho. Eso es lo que les gusta a los ilustradores.  
P.-Teniendo una sala de exposiciones dedicada al dibujo y a la ilustración. ¿Qué importancia le dais al arte? 

R.- Desde el principio, teníamos claro que la librería iba a tener un concepto visual, y ahí entraba de todo. Desde moda, fotografía o libro ilustrado. Pero a la sección infantil sí que le queríamos un énfasis de ilustración. No es que sea una sección muy grande pero nos gusta tener cosas bien elegidas y muy bien ilustradas.  

P.- Al principio, la librería estaba dedicada a las artes visuales, ¿qué cambió para que ahora vendáis otro tipo de géneros, como la novela? 

R.- Siempre quisimos integrar la novela, porque mi hermana Ingrid es muy lectora. Al igual que a mí me encanta la ilustración, a ella le fascina leer. Entonces, las novelas empezaron con una pequeña esquinita de obras elegidas por ella, de lo que a ella le gusta leer. Y al final esa esquinita se ha hecho más grande. Hace tres años decidimos tener una sección de biografías de humanidades, de artistas, escritores. También hemos acoplado la sección de viajes y ahora es más grande que antes. Gastronomía también ha crecido mucho.

P.- Vuestro lema es Todo cambia, todo fluye, nada permanece. En la Grecia clásica, el concepto Panta Rhei se atribuía a la opinión de que todo se encuentra en constante cambio. ¿Con qué se asocia esta idea a la librería? 

R.- Buscábamos un nombre y nada nos cuadraba, hasta que una vez, de manera fortuita, vimos en un texto de Internet Panta Rhei (todo fluye). Me encantó la idea. La palabra en sí misma es muy bonita, y la puedes decir en cualquier idioma. Y se lo dije a Ingrid. La verdad es que fue de la manera más tonta dos semanas antes de abrir. Queríamos un nombre relacionado con las artes, pero ninguno cuajaba. Hasta que al final dimos con ese de una manera casual. Es una bonita palabra positiva y así se quedó.  
P.- Hablemos de las RRSS. Estáis en Facebook y en Instagram. ¿Qué opináis de las redes sociales?, ¿cuáles os resultan más útiles? 

R.- Notamos que Instagram es el idioma que más hablan nuestros clientes. Una cubierta es más fácil de subir. Pero Facebook también es buena. Tampoco nos metemos a lo bestia ni tenemos una persona dedicada a ello, pero sí es verdad que están ahí, muchos clientes nuestros las usan y se está convirtiendo en una cosa importante. Hace dos años creamos Instagram porque nos dimos cuenta de que muchos clientes estaban más aquí que en Facebook. Twitter lo dejamos. Para las presentaciones usamos Facebook y enviamos una newsletter.

P.-¿Cuál es el tipo de cliente más usual?, ¿entra mucha gente joven?

R.- Es un grupo muy ecléctico. Hay profesionales de moda, diseñadores, gente que entra y va directamente a los libros de diseño gráfico y luego se compra un cómic, por ejemplo. Si son mayores vienen a por un libro de la sección infantil y se lo compran a su niño. Es gente que visualmente les gusta los libros. Aunque luego también están los clientes de siempre, que no tienen un componente visual y que compra aquí sus novelas, biografías, etc. Pero insisto en que es ecléctico. No hay un perfil determinado que digas, este es, porque vienen estudiantes y gente joven con libros muy baratos. 
P.- ¿Hay mucha cultura literaria en Malasaña?, ¿qué representa Panta Rhei para el barrio?

R.- En Malasaña hay mucha cultura porque es un barrio muy creativo. Tanto Malasaña como Chueca son barrios como el Soho de Londres, donde hay una ebullición artística a tope. Nosotras antes estábamos en la calle Pelayo, y al venirnos más cerca de Malasaña, la gente nos conoce más y somos referencia. Hay gente a la que no le interesan las artes visuales específicamente, pero nos vienen a pedir libros de biografía, por ejemplo. Y ese es un servicio que hacemos porque es una labor de librería de barrio.
Vivimos inmersos en 
una sociedad de pantalla

P.- ¿Cómo era la librería de la calle Pelayo?

R.- Era mucho más pequeñita. Al final estaba la galería y al principio la librería. Estuvimos allí tres años y nos mudamos porque se nos hizo enana. En las últimas navidades ya no cabíamos. Entonces encontramos este local. Al principio, abajo era todo galería, tampoco queríamos tener una librería tan grande, y como cabíamos aquí bien. De hecho, inauguramos sin libros con una exposición de Isol. Ya la teníamos planeada y dijimos, ¿por qué no inauguramos sin libros, en plan minimalista? Estaba todo vacío, no había ni estanterías. No había nada, solo la exposición. Y luego ya a la semana siguiente empezamos a traer estanterías.

P.- ¿Y no os dio vértigo?

R.- Pues sí, porque todo lo que teníamos estaba vacío. Y era como, ¿y ahora qué hacemos?, y al final ahora no cabemos.

P.- ¿Por qué usáis el rojo como color predominante?

R.- Porque nos gustó. Es un color muy atractivo, que se ve. Lo preferimos antes que el azul, y queda muy bien con las letras en blanco.

P.- No sé si habéis tenido ocasión de leer Mi maravillosa librería, de Hartlieb, donde una librera austriaca cuenta los entresijos de ser librera. Entre ellos, habla sobre la ordenación. ¿Por qué elegisteis esta ordenación de los libros? 

R.- Eso se hace tranquilamente por materias. El único cambio gordo que hicimos fue una vez que la sección de fotografía estaba aquí arriba y, al extender moda aquí, llevamos fotografía abajo. Y a parte de eso, no ha habido grandes cambios.  

P.- Ante el gran número de librerías que han cerrado por la crisis, ¿cómo habéis podido lidiar con ella? 

R.- La crisis la hemos notado, pero como todos los negocios en España la han notado. Sin embargo, no hasta el punto de tener que cerrar. Sí que ha habido que hacer mucho ajuste de compras. Todos los negocios han hecho ajustes: editores, libreros, etc., y al final aquí seguimos. Es importante dar las gracias a toda esa gente que todavía vuelve, que no te deja en la estacada.  

P.- El sector editorial en España está vivo pero, sin embargo, no se lee demasiado, ¿qué opinas al respecto? 

R.- Pero no se lee demasiado porque vivimos inmersos en una sociedad de pantalla, mucha gente está en la pantalla, en la tv. Es un público cautivo de eso, y no lee tanto. Y, por otro lado, es cierto que cierran librerías pero también abren otras. Hay muchos que abrieron en plena crisis también. Pero eso siempre va a pasar. Lo importante en cualquier caso es que la gente siga leyendo, pero eso depende de la educación desde el colegio.
Lo más gratificante es 
el trato con la gente,
ofrecerles un libro y 
que les encante

P.- ¿Entonces, qué opinas sobre las lecturas que leen los niños en el colegio? 

R.- Lo que los niños ven en casa es fundamental. Pero si en casa no ven leer, es complicado, a no ser que tengas súper profes de literatura. También es importante dar con un profesor bueno, que te inspire cuando a tu alrededor no lee nadie.  

P.- ¿Qué es lo más gratificante de vuestro trabajo?, ¿y lo menos? 

R.- Lo más gratificante es el trato con la gente, ofrecerles un libro y que les encante, que se lo hayan regalado a alguien y que me digan que les ha encantado. También ver gente que se conoce a raíz de la librería. Es muy positivo el contacto con la gente. Lo menos gratificante es trabajar los fines de semana. Cuando tienes un comercio tienes que abrir cuando la gente tiene libre, y muchas veces la gente tiene libre y te invita a cosas, no piensan que tienes una librería o un comercio. Lo menos gratificante es no poder acudir a eventos que te gustaría, pero es parte del trabajo.

P.- ¿Por qué es importante leer?

R.- Porque te expande la mente, te hace conocer mundos nuevos, gente diferente, y todo en un libro. Luego puedes leer libros de historia porque te gusta la historia, pero es para aprender, obviamente. A mí me parece una cosa súper necesaria para expandir la mente.

P.- ¿Qué te gusta más de la ilustración?

R.- Lo que más nos gusta de la ilustración es el dibujo. Cada exposición que hacemos es un ejemplo de gente que dibuja de una manera diferente. Puedes expresar muchas cosas con una línea. Y es muy divertido ver cómo los niños cogen un libro, van abajo, donde están los originales, y se asombran al verlos. Ves, por ejemplo, que el artista ha probado a hacer varias cubiertas y se ha quedado con una, o las cuatro cubiertas diferentes que hizo para llegar a la otra. Y eso es muy interesante. A los niños les fascina. El papel del ilustrador es muy importante, no solo es alguien que decora un libro, porque lo que cuenta es diferente a lo que cuenta el escritor, pero deben combinarse.
P.- Como en un cómic.

R.- Claro. Igual. Hay gente que nunca había leído cómic que de repente están leyendo novela gráfica. A lo largo de estos 15 años hemos visto el auge de la novela gráfica. Antes era un sitio muy acotado para la gente que leía cómics. Pero en cambio ahora lee novela gráfica muchísima más gente, y se publica mucho más.

P.- ¿Podrías recomendar un libro para introducirme en la novela gráfica? 

R.- Por ejemplo, Mauss es un clásico antes de cualquier otra. Fue la primera que metió el pie. Mauss es uno de los grandes.  

P.- ¿Qué hace falta para ser una buena librera? 

R.- Ganas, ganas y ganas. Ponerle ganas. Yo venía del mundo de las bellas artes e Ingrid era periodista y ella estuvo cinco meses en Rubiños de voluntaria, que es una librería que ya no existe, estaba por Goya. Era una de las más antiguas de España. Nosotras teníamos muchas ganas de empezar.


P.- Una pregunta de iniciados. ¿Es lo mismo novela ilustrada que novela gráfica? 

R.- No, no es lo mismo. El álbum ilustrado es para adultos. La novela gráfica es más historieta. De novela gráfica a mí me gusta Sangre de mi sangre, de Lola Llorente, y lo recomiendo siempre. Es muy original con un lenguaje que está muy bien. También están los de Camille Jourdy, una chica francesa y gran ilustradora. Hay uno de ella que se llama Rosalie Blum, que es el primero que salió. Es un libro muy divertido y bonito, de acuarela.

P.- Para terminar, ¿qué te gusta más de una novela gráfica?

R.- Lo que me gusta más es cómo se combinan estos dos aspectos: la historia y la ilustración.



Entrevista realizada por María Bravo.



*  *  *


¡ATENCIÓN! 
Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)




viernes, 10 de marzo de 2017

Sorteo de primavera y poesía

Actualizado
20/3/2017

Ya tenemos ganador de nuestro sorteo de primavera y poesía. Muchas gracias a todos por participar. Estad muy atentos porque muy pronto sortearemos más productos literarios de los que nos gustan. Por ahora, solo esperamos que el ganador disfrute de sus poemas.

El ganador corresponde al número 6: 
JCPA @juliocpola


Lista de participantes del sorteo

1.- Isa Castro
2.- Guillermo Rodríguez
3.- Paula Olvera Pérez
4.- Ricardo Garreta Calderón
5.- Patricia Herrero
6.- JCPA @juliocpola
7.- Isa @Iowenstein34
8.- Chispy_06 @Chispy14
9.- Daniel Díaz @dadiacos1980

¡Hasta el próximo sorteo!


*  *  *

Quedan pocos días para que empiece oficialmente la primavera. Y para celebrarlo, vamos a hacer un sorteo muy poético. Porque el 21 de marzo no solo se le da la bienvenida a la primavera, también a la poesía. Una conjunción hecha de miel de azahar difícil de superar. Y si ya metemos un sorteo de por medio, el azúcar implosiona en nuestras venas. En este caso, la poeta Miriam Villares nos ofrece dos poemas muy especiales. ¡Estad muy atentos a este sorteo nacional (España)!



SORTEAMOS
Consigue estos dos micropoemas compuestos y diseñados por Miriam Villares para Bambú y Naranja. Impresos en cartón pluma, numerados y firmados por la autora. Tienen un tamaño de 10 x 15cm, no pesan apenas nada y son muy fáciles de colgar. ¿Ya los estáis visualizando en la pared de vuestro escritorio? 
Página web personal: www.miriamvillares.com


¿Qué tenéis que hacer?

Es muy sencillo participar.
Podéis elegir una de estas tres maneras:
    1) Twitter: @Labocadellibro. Solo tenéis que retuitear la imagen del sorteo con el comentario La primavera la poesía altera.
     2) Facebook: @Labocadellibro (página oficial). Compartir la imagen del sorteo con el comentario La primavera la poesía altera.
     3) Blogger: para quien no tenga redes sociales, debéis escribir aquí abajo un comentario con el texto La primavera la poesía altera.

NOTA: por cada participante, escribiremos en la red social correspondiente el número asignado para el sorteo. En caso de no ser así, puede que no hayas compartido correctamente la imagen ni añadido el texto La primavera, la poesía altera. En cambio, si has realizado los pasos correctamente y no te hemos asignado número, escríbenos, vuelve a RT o a compartir la imagen antes de que se termine la hora del sorteo (en este caso, antes del lunes a las 20:00 h)


¿Hasta cuándo podéis participar? 

Hasta el lunes 20 de marzo a las 20:00. Os apuntaremos por orden de llegada. El nombre del ganador saldrá, como ya hemos hecho en otras ocasiones, por el número de la ONCE. El elegido deberá ponerse en contacto con nosotros y darnos sus datos para que podáis recibir los dos poemas.

¡Mucha suerte a todos!



lunes, 6 de marzo de 2017

«Moby Dick», de Herman Melville

Y Dios creó a las ballenas (Génesis). 

Han sido semanas muy duras a bordo del ballenero. Hay que ser un valiente marinero para aguantar olas embravecidas, leviatanes marítimos y barcos de piratas pisándote los talones. No, leer Moby Dick no es apto para cualquier arponero, y menos para cualquier tipo de ojo. Hay que tener el cerebro entrenado y el espíritu a prueba de tormentas. Es necesario haber superado con éxito el olor de la magdalena de Proust, haber aprovechado el tiempo en la Montaña Mágica de Mann y haberse encontrado en el Ulises de Joyce. Leer a Melville debería de estar reconocido en tu currículum y pasar directamente cualquier prueba de selección.

Moby Dick o La Ballena Blanca es la Biblia ballenera con más de 800 páginas. Es un navegar constante (inclusive al final sigue navengando). Yo he sentido la necesidad de saber qué ocurría de verdad en la novela más allá de lo que todos conocemos: un marinero aguerrido que se enfrenta a una ballena monstruosa. Y lo que me he encontrado me ha cambiado la concepción de la obra. Me ha abierto un amplio abanico de simbología y terminología cetácea que puede que nunca emplee en mi puesto de trabajo, como las raíces cuadradas y demás, pero que nunca viene mal. Aquí os dejo las curiosidades más destacadas del libro, gracias al catedrático y traductor José María Valverde.


La obra no se valoró hasta los años 20

Se publicó en 1851 y fracasó estrepitosamente. No obstante, con el paso del tiempo ha llegado a ser una de las obras cumbres de la literatura norteamericana. La novela, cargada de una simbología constante de pasajes de la Biblia, no se leyó en su tiempo por la desmesurada carga de términos marinos y cetáceos (en dos años solo se vendieron 50 ejemplares). El escritor montó en cólera ante su fría acogida y le llevó a una profunda depresión. Su obra magna no fue reconocida en vida. Se redescubrió en los años 20, entre lentejuelas y una América cargada de optimismo, concretamente después de la primera guerra mundial, justo cuando Estados Unidos empezó a asumir la hegemonía mundial. Por ello, era necesario crear monumentos nacionales en todos los ámbitos. Y eso fue lo que ocurrió con Moby Dick, que pasó a ser un clásico literario nacional.


Melville fue marinero

Melville (1819-1891), huérfano neoyorkino, vivió en Boston, centro de gravedad literaria. Un día se embarcó como grumete hasta Londres. En 1841 navegó por el Pacífico en un ballenero, y esa fue realmente la base para la trama de Moby Dick. De hecho, se cuenta que realmente tuvo ocasión de ver a su Moby Dick particular en las costas de Chile, suceso narrado por el historiador Nathaniel Philbrick en In the Heart of the Sea: the Tragedy of the Whaleship Essex. En las islas Marquesas se pasó a otro ballenero, y fue así enlazando barcos a la vez que recorría mares y océanos: los mares del Sur, Haití, Hawai, México, Perú... Sus libros posteriores, de hecho, relatan viajes marineros.

Es casi un tratado de biología cetácea

Moby Dick debería ser obligatorio en las clases universitarias de biología marina. Ismael nos presenta a los cetáceos en sus múltiples versiones. Te desmigaja cada parte de su cuerpo en cada capítulo: la cola, los ojos, el aceite de esperma, las aletas, la carne, cómo preparar la carne, como cazar a las ballenas, sobre el número de veces que expulsa el chorro de agua, sobre la blancura de la ballena, su cabeza, masa craneal, las medidas de su esqueleto, sobre la leche de ballena, la que «han probado los hombres y va muy bien con fresas» (nota del capítulo 87). Ya sabéis con qué agasajar a vuestros comensales. ¡Todo un manual, vamos! es una enciclopedia informativa digna de cualquier estudioso.

showfilmfirst

Entre las costillas y a cada lado del espinazo, está provista de un laberinto cretense, notablemente enredado de conductos como macarrones, los cuales, cuando abandona la superficie, están completamente hinchados de agua oxigenada. Cap. 85.

Se marca unos monólogos sensacionales sobre la defensa de la caza de ballenas.

La ballena, diréis, no tiene ningún escritor famoso, ni la pesca de la ballena tiene cronista célebre. ¿Quién escribió la primera noticia de nuestro Leviatán? ¿Quién, sino el poderoso Job? ¿Y quién compuso la primera narración de un viaje de pesca de la ballena? ¡Nada menos que un príncipe como Alfredo el Grande". "¿Qué la pesca de la ballena no es nada respetable? ¡La pesca de la ballena es imperial! Por una antigua ley estatuida por los ingleses, la ballena se declara pez real (...) Desde este momento atribuyo en previsión todo el honor y la gloria a la pesca de la ballena, pues un barco ballenero fue mi Universidad de Yale y mi Harvard. Cap. 24.

La trama no es muy extensa 

El libro tiene 135 capítulos. Los hay de todo tipo: cortos y largos, pesados y livianos, polifónicos, aburridos, saturados, mojados, ensangrentados... Bien, de esos 135 capítulos, solo 35 (y digo muchos) de ellos siguen una trama lineal. El resto te habla, como no podía ser de otra manera, sobre..., ¡eso es!, sobre ballenas. Premio a la señorita de la tercera fila.


No debería titularse Moby Dick

Una opinión personal, por supuesto. Más que nada para crear un poco de controversia en esta entrada. Es cierto que la ballena es un ente que eclipsa el libro, pero por su corta aparición, voy a proponer otro título: Pequod, nombre del barco ballenero. ¿Por qué? Porque de 134 capítulos, Moby Dick solo aparece en 3. ¡En 3! Es más, hasta el capítulo 41 no se nombra a Moby Dick. Por otro lado, podría considerar el Pequod como una representación de la humanidad, ya que en él viaja toda clase de países: Inglaterra, Holanda, Chile, Malta, Haití o Portugal. Vamos, un título que englobaría más de un concepto significativo.

Hay varios tipos de narradores

En los primeros capítulos, Ismael nos cuenta la historia desde su posición de protagonista; pero luego es un mero observador de lo que ocurre en el barco, aunque es verdad que en ocasiones no está en lo que ocurre y el narrador se camufla en omnisciente. Por cierto, Ismael fue: zoólogo, albañil, excavador de zanjas, canales y fuentes, bodegas de vino, sótanos y cisternas de todas clases (cap. 104). La delicia del manitas.

Ismael no es el protagonista del libro

Llamadme Ismael, es uno de los comienzos más famosos de la historia de la literatura. Pero lo adelanto, Ismael no es el protagonista del libro. Es cierto que él empieza a contar la historia, pero a los pocos capítulos deja de ser el centro de su propia narración. El protagonista (sin contar a la ballena) es Ahab, el capital del barco ballenero, nombre bíblico del Primer Libro de los Reyes. Él es el rey rebelde contra Dios, el marido de Jezabel. Y en el libro, Ahab también se rebela contra el monstruo que se le ha impuesto. Moby Dick, en este caso, sería un Dios malo. Pero Ahab, capitán soberbio de cuerpo mutilado con pata de palo, lucha en vano. Es una batalla contra el mal, en este caso la Ballena Blanca, que dura demasiado, y el capitán Ahab enloquece por su captura. Es una persecución constante que se convierte en venganza. Lo curioso es que no es una lucha entre el bien y el mal, o entre dos males sin reconciliar. De principio a fin, Moby Dick se presenta como un canto profético de persecución hasta dar con ella de una forma catastrófica. 

Hay una constante por llamar Leviatán a la ballena

A steampunk Captain Ahab vs. 
a prehistoric Moby Dick 
Illustration by Josh Guglielm
Leviatán es el gran monstruo marino que aparece en la Biblia (Job, 3, 8). En el siglo XVII, el filósofo Thomas Hobbes escribió su obra Leviatán como símbolo del Estado surgido de un gran armisticio. Mi pasaje preferido a este respecto lo vemos en el capítulo 87, cuando habla de los pequeños leviatanes hasta con cierto sentimentalismo. Una no sabe si reír o sentirme en un adorable infierno leviatánico.


Así vio ahora Starbuck largos rollos del cordón umbilical de Madame Leviatán, que parecían sujetar todavía al joven cachorro a su mamá. No es raro que, en las rápidas vicisitudes de la persecución, ese cable natural, con su extremo maternal suelto, se enrede con el de cáñamo, de tal modo que el cachorro quede preso. Algunos de los más sutiles secretos de los mares parecían revelársenos en ese estanque encantado. Vimos en la profundidad juveniles amores leviatánicos.

Parece que solo existe Moby Dick en el mar

Mostrando IMG_20170303_204636.jpgNo sé cuántas ballenas blancas había en el mar a mediados del siglo XIX, pero apuesto a que sería complicado ver a la misma más de dos veces. Y, más que eso, reconocerla. Primero porque todas parecen iguales y después porque, por aquel entonces, no había dispositivos de localización. Lo curioso es que Ahab recorre el ancho mundo marítimo con la intención de dar caza a su leviatán. ¿Lo encontrará entre un centenar de cachalotes? ¡Bingo!, si no la historia no tendría gracia. Aquí os dejo un extracto de esa investigación sin fin para encontrar a Moby Dick. Barco que se encuentra por el camino, barco al que pregunta. Y la flauta sonó. 


Melville en la música

Nuestro autor ballenero ha dejado una descendencia artística. Lo vemos en Richard Melville Hall, más comúnmente conocido como Moby, músico compositor y dj estadounidense. Herman Melville fue su tío bisabuelo. Y la música sigue rodeando a Moby Dick, esta vez en Madrid, dando nombre a uno de los clubes más conocidos de la capital de música indie y pop-rock, abierto desde 1992.


Melville en el café

Lo que jamás hubiera imaginado nuestro grumete ballenero es que una marca como Starbuck se hubiera fijado en él. En la novela, Starbuck es el primer oficial del barco del capitán Ahab. Al cofundador de la empresa, Gordon Bowker, le gustaba el nombre de Pequod, pero su socio creativo, Terry Heckler, no lo vio apropiado dada la semejanza entre Peequod y pee (que en inglés significa pis). No es de extrañar que se fijaran en un clásico literario para el nombre de Starbuck, puesto que los tres socios fundadores son un escritor, un profesor de historia y uno de ingles. 

*  *  *

Os dejo con una de las frases de Melville al terminar la novela: «He compuesto un libro perverso, y me siento tan inmaculado como un cordero». No dejéis de disfrutar el libro con un cuenco de leche de ballena y fresas. ¡Así, sí que se disfruta de la literatura! Gracias, Melville.


Escrito por María Bravo




lunes, 20 de febrero de 2017

Nicholas Avedon: «Hablar de tecnología es el peor pecado que se puede cometer en la ciencia ficción»



Ingeniero de software de 41 años. Español de nacimiento, pero con referencias culturales a caballo entre diferentes países. Experto en redes y seguridad informática, publica su primera novela en 2016 (11,4 sueños luz), acompañándola meses después de una recopilación de relatos de corte fantástico y ciencia ficción (Histerias ficticias). Le gustan las historias complejas, los personajes atormentados y oscuros, las historias sucias y los finales felices. Sus universos están poblados de cielos grises, mentiras, drogas y emociones intensas. Sin embargo, en todas sus historias hay hueco para la esperanza y la búsqueda de la belleza oculta.



P- ¿De qué trata tu novela, Nicholas?

R.- Es un thriller futurista ambientado en Paris con varias historias entralazadas. Como buena novela ciberpunk, tiene un ambiente muy cargado, crítica social, tecnología, drogas y protagonistas con personalidades complejas. La historia principal habla de cuatro personajes que coinciden en el mayor reto de la humanidad: un programa de colonización en un planeta fuera del sistema solar. Es la excusa para descubrir por qué luchan por huir de la Tierra y las relaciones que existen entre ellos.

P.- ¿Qué beneficios aporta a la novela el narrador en primera persona, en este caso, Ariel Santos?

R.- Ariel es un director de arte, y quería transmitir sensaciones y emociones de primera mano, de forma muy personal y directa. Su visión del mundo inhumano de París es la del lector, ya que el propio Ariel es un outsider en esa metrópoli alienada.

P.- ¿Por qué decidiste ambientarla en París? Y, tengo curiosidad, ¿cómo está la Torre Eiffel en el siglo XXIV?

R.- La Torre Eiffel fue destruida en un atentado terrorista en el siglo XXII. Se construyó una réplica exacta, pero todos saben que no es la misma. Es la metáfora perfecta de la degradación de la cultura y tradición Europea. París representa la esencia de nuestra cultura occidental y por eso debía transcurrir ahí.

P.- Hablas de un futuro distópico propio del ciberpunk. ¿Qué tenemos en la actualidad que se refleje en 11,4 sueños luz?

R.- En 11,4 sueños hay dos mundos. El ideal y ficticio, y el real. El ideal está poblado de tecnología, mentiras y manipulaciones a un nivel que tarde o temprano llegaremos. El real, es oscuro y sin salida. Ambos son extrapolaciones de nuestra realidad. A pesar de ser ciencia ficción, no describo un mundo muy diferente del actual. Lo mismo ocurre con las cosas hermosas, aun en el futuro, siguen teniendo la misma base que en nuestra realidad.

P.- Háblanos del sistema Procyon. ¿Qué tiene de peculiar?, ¿qué puede sorprendernos?

R.- Procyon está lo suficientemente lejos como para ser un ideal, pero sin embargo, puede ser una realidad para los hijos de los protagonistas, algo que les fuerce a luchar y sacrificarse. En el siglo XXIV, con una sociedad postrada al ocio y dominada por las multinacionales, nadie pretende cambiar nada.

forums.cdprojektred.com
P.- Blade Runner, Gattaca o Johnny Mnemonic son algunos ejemplos de películas ciberpunk; así como William Gibson o Philip K. Dick autores literarios ¿Qué es lo que te atrae de este tipo de género en todas sus variantes (cine y literatura)?

R.- El ciberpunk clásico (Gibson, Shirley, Sterling) posee tres cualidades únicas: ambiente, carga social y cierto realismo sucio. Se diferencia de la ciencia ficción hard por su desprecio a la tecnología, y porque da más importancia a las historias humanas. Es exactamente lo que busco con 11,4 sueños luz, hablar de las personas y lo que las conmueve. Lo de que sea tres siglos en el futuro no deja de ser un vehículo, pero no es lo más importante.

P.- ¿Qué novelas recomendarías a alguien que nunca ha leído nada sobre cyberpunk?

R.- Le recomendaría que empezara por los recopilatorios de relatos Mirrorshades y Quemando cromo, y por supuesto la obra maestra del Ciberpunk: Neuromante. En ese orden, ya que Neuromante puede ser una obra difícil si no se ha entrenado antes el paladar.
P.- Eres ingeniero de software de profesión, ¿qué te aporta tu trabajo a la hora de escribir?

R.- Me gusta mucho la inteligencia artificial y soy experto en seguridad en redes y sistemas. Sin embargo procuro no utilizar mis conocimientos, lastrarían la historia. Me sirven para saber que hablar de tecnología es el peor pecado que se puede cometer en la ciencia ficción, ya que en pocos años todo quedará obsoleto y parecerá ridículo. No obstante la realidad virtual y la IA (Inteligencia Artificial) es parte integrante de la novela.

P.- ¿De dónde sale tanto personaje atormentado oscuro, tanta drogas y mentiras?, ¿por qué te sueles centras en historia de índole similar?

R.- Me encantaría tener una respuesta, pero la verdad es que sale solo. La técnica de la escritura se aprende con el tiempo, las historias se pueden fabricar, pero la textura de la realidad que tejes  viene de dentro. Los problemas son una forma de exponer a los personajes y a su humanidad, me gustan las cosas complejas y ambiguas. En la oscuridad siempre hay algo más, algo que se esconde. Me gusta que haya espacio para la imaginación. La felicidad y la luz del día son demasiado explícitas.
daroz.deviantart.com
P.- Una pregunta que tratas en tu blog, ¿por qué escribes?, ¿cuál es tu motivación?

R.- Es una huida a mi propio mundo, donde soy Dios. Disfruto mucho sacando una historia  dentro de mí. Hurgando cada personaje, imaginando cada giro. No planifico casi nada, me dejo llevar y lo siento de forma muy intensa. Escribiendo he llorado, reído y gritado. Aunque lo normal es no poder dormir hasta que no escribo lo que tengo dentro.

P.- Recomiéndanos una novela de ciberpunk escrita por una mujer.

R.- La única autora del círculo de los fundadores del ciberpunk es Pat Cadigan que hasta hace unos minutos pensaba que era un hombre (en esta me has pillado y he tenido que hacer trampas en Google). En español solo hay algunos cuentos traducidos, uno de ellos aparece en la antología Mirrorshades de la que hablo al principio. No he leído su novela clásica Mindplayers (no está traducida). Por otra parte, aunque no es exactamente ciberpunk, se le parece mucho: oscura, inquietante y con tremenda carga social. Una de mis novelas favoritas tiene el curioso título de Mendigos en España, escrita por Nancy Kress. Más ciberpunk y además española, es Piel de Elia Barceló, pero es más bien una novelette que una novela al uso, es muy cortita, pero excelente.


Entrevista realizada por María Bravo.



*   *   *
 
¡ATENCIÓN!

Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)






miércoles, 8 de febrero de 2017

Los Goya de la Literatura

Soñemos. Estaba yo en el sofá de mi casa viendo la gala de los Goya cuando se me ocurrió una idea de lo más verosímil (juas). ¿Y si hicieran una gala de los Goya de Literatura? Escritores vestidos de etiqueta haciendo el paseillo por la alfombra azul (por ejemplo, así, a lo loco), ocupando butacas, captados con las cámaras durante el evento con cara de sopor. Sería una gala donde el presentador (quizá algún ministro de cultura se ofrece como becario o voluntario) interactuara con el público, con Almudena Grandes, Vila-Matas, Rosa Montero o Lorenzo Silva; donde se realizaran algunos números musicales (con uno nos bastaría) con una orquesta, aceptamos al director de orquesta de este año 2017 con Neo a la batuta; se proyectara el típico obituario de escritores fallecidos (momento idóneo para ir al baño) y se le diese un Goya de honor a un escritor español por toda su trayectoria. Y todo esto, claro, con el booktrailer correspondiente.

comunicae.es

Los premios literarios más prestigiosos de España, Planeta, Cervantes, Nadal, Nacional de Narrativa, Clarín o Primavera, también aunarían sus fuerzas para que este proyecto saliera a delante. ¿Os lo imagináis? ¡Lo que todo el mundo estaba esperando! 9 de cada 10 habitantes echa en falta literatura en televisión, 8 de cada 10 viajeros leen en el Metro. Todo muy creíble para esa rama del arte que no aparece ni en los títulos de crédito de los anuncios de aceitunas sin hueso. Esa rama del arte apiñada en terturlias bibliotecarias y centros culturales (talleres de escritura y crítica literaria). Según el informe de 2017 de la lectura en España, el 39 % de la población no leyó ningún libro. Una lástima. 

Digamos que el cine existe porque lo echan por el medio de comunicación más importante: la televisión. Por eso, las aceitunas sin hueso existen por la misma razón. Todo lo que tiene visualización mediática, existe de cara al espectador. ¿Pero qué ocurre con la literatura? Y aquí es cuando dejo de ser sarcástica. La literatura no existe en televisión más que en alguna mención en algún concurso de entretenimiento (¿Quién escribió 100 años de Soledad? Tic-tac-tic-tac) y ahora en el conocido programa Convénzeme, del que no opinaré en esta ocasión. En relación a esto, podéis leer la entrada publicada en el blog sobre las series de televisión basadas en novelas españolas en el siglo XX, y también en el siglo XXI.

La pluma de oro
Vale, ahora, sigamos enlanzando. Si la literatura no se ve por televisión, su fomento es nulo, y si es nulo, no podemos exigir que el número de lectores se incremente día a día, tanto para adultos como para niños. Y los escolares lo tienen más fácil, porque al menos respiran literatura en el colegio. ¿Y qué tipo de literatura? Venga, aquí vuelvo a mi sarcasmo. Manolito, hoy te toca leer el Quijote, un libro ameno y divertido del que pillarás todas las bromas. Seguro que es el libro perfecto para impulsarte las ganas de leer. Podría asegurar y aseguro que si los jóvenes leen no es gracias a sus lecturas escolares, sino a algún adulto que le recomienda un libro, a un amigo o, azares de la vida, porque casualmente se encontraron con el libro en cuestión. Un niño no empatiza con la Celestina ni con el Conde Lucanor.

Venga, soñemos de nuevo. ¿Os imagináis un país donde se cierre una media de dos librerías al año y se abra una media de cinco al trimestre? ¿Os imagináis un país donde la literatura sea visible para todos en cualquier medio de comunicación? ¿Os imagináis que le dan tanta visibilidad a la literatura como al fútbol? ¿Y a un Ministro de Cultura hablando de literatura? Venga, esto último no cuela ni siendo sarcástico.

Cervantesvirtual
Y si la imaginación se hace realidad, volvamos a los Goya. ¿Qué nombre le pondríamos? Yo opto por los premios Gloria, aunque otros nombres pueden ser igualmente válidos, ¿qué os parece los Premios Chacel?, ¿y los Zayas?, ¿y los Espina? No podemos dejar a la estación de metro madrileña sin su puesto. Siento la falta de autores varones, pero creo que hay una sobreabundancia de nombres masculinos en casi todo. Queremos ver a Jorge Herralde (Anagrama), Sandra Ollo (Acantilado) o a Antonio Muñoz Molina dando un discurso frente al atril entre nominación y nominación. ¡Lo ansiamos!, ¡tenemos cientos de rosas y peluches esperando ser arrojados al escenario!

¡Así que originalidad a punta de pistola! Aquí os dejo mi propia lista de las diferentes candidaturas a los premios literarios 2016. No están todos los que son, pero sí todos los que están. Es juego es muy sencillo, id completando huecos a las lecturas publicadas del 2016. Tened en cuenta que se publica una media de 250 libros al día, así que tenéis títulos, autores, cubiertas, maquetaciones o presentaciones para aburrir. ¡Che, para que no se diga de la literatura, la industria cultural más antigua! 

*** 


Mejor cortometraje de animación/ Mejor relato breve de ficción adultos
Mejor cortometraje documental/ Mejor ensayo breve
Mejor cortometraje ficción/ Mejor relato corto de ficción

Mejor película europa/ Mejor novela europea
Mejor película iberoamericana/ Mejor novela iberoamericana
Mejor película documental/ Mejor ensayo
Mejor película de animación/ Mejor novela juvenil

Mejores efectos especiales/ Mejor novela de cienca ficción
Mejor sonido/ Mejor promoción

Mejor maquillaje y peluquería/ Trama más original
Mejor diseño de vestuario/ Mejor novela histórica

Mejor dirección artística/ Mejor labor editorial
Mejor montanje/ Mejor maquetación y cubierta (libro objeto)

Vanitatis

Mejor dirección de fotografía/ Mejor novela ilustrada
Mejor dirección de producción/ Mejor cómic

Mejor actriz revelación/ Mejor escritora novel
Mejor actor revelación/ Mejor escritor novel

Mejor actriz de reparto/ Mejor escritora negra
Mejor actor de reparto/ Mejor escritor negro

Mejor actriz protagonista/ Mejor escritora
Mejor actor protagonista/ Mejor escritor

Mejor canción original/ Mejor revista literaria
Mejor música original/ Mejor librería

Mejor guion adaptado/ Mejor adaptación al teatro, cine, etc.
Mejor guion original/ Mejor crítica literaria y crítico literario

Mejor dirección novel/ Mejor editorial novel
Mejor dirección/ Mejor editorial

Mejor película/ Mejor libro


Está claro que nos dejamos muchas nominaciones en el tinterio: mejor booktrailer, mejor conjunto poético, mejor poeta, mejor libro infantil y juvenil así como escritor y escritora etc. Hay un sin fin de posibilidades, tantas como las ganas ver cambios en la cultura, de acercar la literatura. Quizá la solución no sea crear un Goya de la Literatura, pero como proyecto utópico, es la hipérbole de los sueños.

Y el Premio Chacel al mejor libro es para... ¡Hagan sus apuestas!

Escrito por María Bravo