martes, 27 de mayo de 2014

"No fue por casualidad", de Josep Játiva

Páginas: 136
Género: suspense, humor negro y gore
Comprar libro
El acusado seguía inmóvil en su silla, relatando lo ocurrido, cuando el joven abogado empezó a hacerle preguntas:
     —Así que todo viene por el robo de una ilustración. ¿Y cómo es eso de que la justicia no actúa ante estos casos?
     —Mi intención no era matarlo. Una cosa llevó a la otra y acabó muerto.
     El joven abogado buscó entre sus papeles la ficha de la víctima.
     —¿Y me puedes explicar cómo terminó de esta forma —Rubén le enseñó las fotografías del crimen. En ellas se veía a la víctima bañada en sangre, desmembrada, sin cabeza. Una escena grotesca que mostraba hasta donde podía llegar la locura de la raza humana.
     El asesino las miró.
     —A eso iba, pero me has interrumpido con tus preguntas...


1.- Cuéntanos un poco de qué trata No fue por casualidad.
     Trata sobre el robo de ideas y sus consecuencias. En plena era digital, en la cual se tiene acceso a cuanta información se desee, hay que pensarse muy bien qué robas y a quién porque tarde o temprano acabarán por descubrilo y las consecuencias pueden ser terribles. La novela explota esta posibilidad en forma de vengaza.

2.- Rubén y Alejandro son los personajes principales, ¿cómo los describirías?
     Por una parte tenemos a Rubén, el verdadero protagonista de la historia. Pese a estar ninguneado en el bufete de abogados para el que trabaja, todavía conserva esa ilusión y esa alegría propia de los jóvenes que empiezan su carrera profesional en aquello para lo que llevan preparándose toda una vida. Alegre, luchador y digno de confianza.
     Por otra parte tenemos a Alejandro, un joven al que la vida le ha llevado a perder toda esa ilusión y esperanza en el mercado laboral y en la sociedad. Cada uno de sus intentos, todos fallidos, va despertando su deseo de justicia. Desesperado, un día decide ponerlo en práctica con nefastas consecuencias. Amargado y aunque buena persona su actual situación lo lleva a desconfiar de todos y a hablar sin tapujos.

3.- ¿Cuál crees que es el punto fuerte de tu novela?
     Personalmente creo que el punto fuerte es esa realidad que se refleja en la historia, de la que nadie quiere hablar en el mundo real, mezclado con consecuencias sangrientas que perfectamente podrían ocurrirle a más de uno. Hace que te pienses más de una vez el adjudicarte la autoría de un trabajo que no has realizado. 

4.- La venganza es uno de los temas principales en No fue por casualidad. ¿Cómo lo relacionas con la portada?, ¿acaso la venganza consiste en exprimir, literalmente, a la víctima?
     No exactamente. Cuando diseñé la portada mi intención era hacer algo divertido y dotarla de un doble sentido. Unos pueden interpretarla como ese aprovechamiento de las personas que sólo te quieren sacar el jugo y otras pueden verla como esa venganza sangrienta con la que hacer justicias. 

5.- Tu novela tiene un punto de humor negro, pero también conjugas la crítica social, la sangre, la abogacía o las redes sociales. ¿Con qué mensaje o sensación pretendes que se quede el lector?
     Vivimos en una sociedad que busca el interés individual, además de ser egoísta y pícara. Si a ella le sumamos la facilidad y rapidez con la que nos podemos comunicar hoy en día, tenemos como resultado un posible castigo que no tiene porque ir de la mano de la ley. ¿El mensaje? Toda acción tiene su consecuencia, nada pasa por casualidad, así que si lo haces y te pillan no busques excusas.

6.- Visitando tu blog, he visto que tienes otra publicación titulada Sí, fue por casualidad. ¿Qué nos podrías contar sobre ella?
     Los lectores me pidieron saber más sobre algunos aspectos que no se desarrollan en la novela principal. A modo de agradecimiento, decidí hacer este relato corto y autoconclusivo que profundiza el resto de asesinatos que comentió Alejandro. Una especie de precuela que se puede leer de forma independiente a la novela original o como complemento de ella. La podéis obtener de forma gratuita en mi blog.

7.- ¿Qué tal tu experiencia con la autopublicación?, ¿la recomendarías?
      Es una experiencia enriquecedora. Llegar al público por tu cuenta y conocer las diferentes opiniones de los lectores sobre tu trabajo te ayuda a comprender y evitar errores en futuras historias a parte de animarte para continuar intentándolo. Es una de las mejores decisiones que he hecho en estos últimos años. Si te lo estás pensando, te animo a que lo intentes. Son más las ventajas que los inconvenientes.

8.- Vendes No fue por casualidad en formato digital y en formato papel. ¿Te decantarías por alguna?, ¿cuál te ha resultado mejor de cara a las ventas?
     Sin duda la mejor opción en cuanto a ventas es el formato digital. Las facilidades a la hora de publicarlo y distribuirlo así como el bajo coste de publicación en plataformas como amazon, te dan la posibilidad de ofrecer tu historia a un gran público desde el principio.
     La versión en papel la realicé porque me hacía ilusión tenerlo físico y algunos conocidos también lo querían así, pero la experiencia me ha hecho ver que entre el formato físico y el digital no hay apenas diferencia más allá del precio.

9.- ¿Cuál será tu próxima publicación?
     Sinceramente, no lo sé. Estoy dándole vueltas a diferentes argumentos.

10.-¿ Qué estás leyendo?, ¿nos podrías recomendar algún libro?
     Actualmente estoy leyendo “Interview with the vampire: Claudia’s Story” la novela gráfica basada en la novela de Anne Rice e ilustrada por Ashley Marie Witter , espectacular. Cuando lo termine quiero empezar “UBIK” de Philip K. Dick.
     ¿Un libro para recomendar? Os recomiendo Serpientes y piercings de Hitomi Kanehara, por su breve pero intensa historia sobre la juventud y sus modas. 


Gracias por la entrevista, Josep. Espero que tu novela guste al lector y, sobre todo, que disfruten con ella. Desde luego, promete. 


Josep Jativa (Valencia, 1984) es licenciado en Publicidad y RR.PP. Sueña con convertirse en un gran director de arte publicitario algún día. Por el momento, este escritor novel, compagina su trabajo como publicitario, con su afición a la escritura. Su personalidad creativa, su sensibilidad, y su afán de superación le hacen destacar en diferentes ámbitos, como la música (a la que ha dedicado media vida como contrabajista) tanto en el conservatorio musical José Iturbi de Valencia, como en diferentes orquestas de música clásicas. Hoy en día, la grabación de cortometrajes, el mundo del diseño y la fotografía (donde presta especial interés a los reportajes fotográfico que realiza), ocupan su vida profesional. Además, entre sus aficiones se encuentran la lectura, el cine y la cultura japonesa. No fue por casualidad es su ópera prima, y al mismo tiempo, una gran apuesta personal,  puesto que la ha autoeditado. Aunque sus primeras incursiones en el mundo de la escritura, son guiones de cortometrajes y relatos, es ahora, cuando da el salto a la novela especializada, con la intención de no dejar al lector indiferente. 


DATOS DEL AUTOR: 
     -Blog oficial de Josep Játiva.
     -Comprar el libro en formato papel o digital.
     -Leer gratis su relato Sí, fue por casualidad.


* * *

¡ATENCIÓN! 

Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista o ver tu libro reseñado en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

martes, 13 de mayo de 2014

"El asesino hipocondríaco", de Juan Jacinto Muñoz Rengel

Hasta donde mi memoria alcanza a recordar, mi relación con los médicos comenzó un 4 de abril de 1971. Entré en la clínica de aquel odontólogo como un niño sano y feliz, y salí con un diagnóstico de frenillo de labio inferior traccionante e insuficiente banda de encía queratinizada, con la sensación de que perder todos mis dientes era ya solo una cuestión de tiempo, y sin ser capaz de volver a sonreír jamás. Luego, mi cuerpo transido de enfermedades me ha obligado a depender de los médicos allá donde estuviera (pág. 183). 

Random House Mondadori
Género: humor negro
País: España
Año: 2012
Páginas: 215
En el blog siempre suelo recomendar libros que lo merecen y dedicar una reseña por la buena pluma de los escritores. De hecho, rechino ante la idea de publicar una entrada explicando porqué no me ha gustado una novela. Y más si el autor es español. Así que vista la portada, leída la introducción, ya sabéis por dónde van los tiros con El asesino hipocondríaco. 
     Lo he dejado claro. Más que no gustarme, me ha parecido floja. La novela trata sobre un asesino a sueldo, llamado M. Y., que está obsesionado con todas las enfermedades y síndromes que campan a sus anchas por su cuerpo. Cada día que pasa, se sorprende de estar vivo. Esto se complicará cuando reciba el encargo de matar a Eduardo Blaisten, y todo resultará ser un desastre. 
     Hasta aquí, Muñoz Rengel nos presenta una idea original. Yo, al menos, nunca había escuchado de un desastroso asesino a sueldo que encima sufriera de hipocondría. Solo por ello, el libro te llama desde la estantería. Aunque la portada es muy atrayente y tiene decenas de detalles curiosos (mencionada ha quedado). 
     La historia nos la cuenta el propio M. Y. en tiempo presente, aunque en ocasiones lo intercala con el pretérito para contarnos algo referente a su profesión o su enfermedad. Conoceremos a los principales escritores que sufrieron toda clase de enfermedades durante toda su vida, como Poe, Kant, Tolstoi, Swuit o Descartes (que pienso, concho, pero M. Y. es asesino, no literato). Aprenderemos síndromes extraños y truculentos que parecerán sacados de la chistera de Tamariz, como el síndrome del Acento Extranjero, síndrome de Proteus, síndrome de Meniere o síndrome del Espasmo Profesional.
    Creo que el narrador es un acierto, al igual que la información adicional sobre los escritores (aunque sigo pensando que a un asesino a sueldo poco le importa la vida de tanto escritor, a no ser, claro, que confiese su afición, cosa que no hace). En su totalidad, resulta un libro entretenido y encima aprendes con él. Sí, eso es lo que se ve en la superficie. Pero hay aspectos cogidos con pinzas, aspectos que ralentizan la historia. Tú vas leyendo las peripecias de M. Y de pronto ¡zas!, parón y relato literario. Quizá lo podría haber unido a la trama principal.  Bueno, no seré yo quien resuelva este conflicto.
Edición francesa
      En total, en la novela creo que transcurren un par de días. Lo que me choca es que el asesino lleva un año y medio intentando matar a Eduardo Blaisten. ¿Qué asesino puede durar tanto tiempo con el mismo encargo?, y, lo más gracioso (un 'gracioso' con la ceja levantada), la persona que le ha encargado el trabajo sucio ¿no se ha cansado de esperar? Caray, ya te cuesta moralmente mandar el encargo como para torturarte un año entero con la idea de que esa persona sigue viva. Pero, mira, he de reconocer que me ha gustado quién lo encarga, cómo se descubre y que exista un enlace. No obstante, lo improcedente está en la razón del encargo. En la página 208 ya se sabe la razón, y viene a decir algo así como que esa persona es una mandona y una tarada y por eso decidió matarle. ¿Perdona?, ¿no hay más explicaciones? Desde luego, es una razón de peso. Sí, señor, vaya trayéndome una ración de ironía. 
     El problema no está en el libro, sino en el autor. Recordando el verbo matizar, vamos a hacerlo efectivo. El libro me habría gustado si lo hubiera escrito otra persona con un currículum diferente. Me explico, un escritor doctor en filosofía, que ha colaborado en importantes publicaciones, que ha sido reconocido en distintos certámenes literarios y que encima su novela ha sido elogiada por escritores de renombre en nuestro país (no lo digo yo, lo dicen las solapas del libro) debería de haber escrito algo superior a lo que acabo de leer. Y me atrevo a redundar con un muy superior o un muchísimo más superior. 
  
Me he reído en ocasiones, pero eso no ha bastado. Así que no creo que Muñoz Rengel vuelva a caer en mis manos. No creo que vuelva a escribir otra entrada sobre alguna de sus novelas. Acabamos así, lo siento, ¿con el síndrome de la Indiferencia?, ¿con el del Lector Crítico? No, siempre queda algo positivo, hasta cuando los planes no salen como uno se espera.