lunes, 28 de abril de 2014

"Porvenir", de Pablo A. García

—¡No puedo detener la hemorragia! —gritó el médico— ¡Por el amor de Dios, date prisa! 
—¿Por qué no le pones otra inyección? —sugirió Janis—. Antes funcionó.—Imposible —replicó Relow—, otra inyección tan pronto acabaría con él  antes incluso que la pérdida de sangre.
—Maldita sea —murmuró Brown accionando los mandos.
El transbordador expelió un chorro de gases calientes, corrigió su trayectoria y enfocó un punto en las pantallas de a bordo que señalaba la posición de la Porvenir. Uldin, desde el puesto del copiloto, comprendió que Brown se disponía a acercarse directamente a la nave y activó los láseres reflectores.
—No existe rutina en el espacio —dijo para sí el comandante. 
(pág. 69-70)

He tenido el privilegio de leer tu novela y, desde luego, puedo afirmar que Porvenir ha sido un gran hallazgo. Te felicito. La devoré en tres días. Por eso, me gustaría que los lectores te conocieran. 

1.- ¿De qué trata exactamente tu novela?
     En Porvenir seguimos los pasos de una expedición científica que, tras dos años de viaje, encuentra una luna aparentemente habitable en un conjunto planetario a once años luz de la Tierra. Dicha luna parece el gran descubrimiento que estaban buscando: un mundo lo suficientemente similar a la Tierra como para convertirse en un nuevo hogar para la humanidad. Sin embargo, el hallazgo pronto revela una siniestra cara oculta… Más allá de la trama, la novela intenta ser una advertencia sobre el nefasto futuro que puede esperarle a la humanidad si continúa contaminando el planeta, agotando sus recursos, superpoblándolo de manera insostenible y dejándose llevar por la codicia y el enfrentamiento.

2.- ¿Sabes?, en ciertos momentos de la trama, me hubiera gustado formar parte de la tripulación, por ejemplo, cuando pisan la luna de Procyon-3, el planeta gaseoso, y están ante un terreno selvático por descubrir. Pero no nos desviemos, tú te centras en el personaje de Raven para construir la historia; sin embargo, ¿te hubiera gustado sacar alguna trama adicional de otro personaje o desde el principio te quisiste centrar en él?
     Raven fue el primer personaje, durante mucho tiempo el único. Es el hilo conductor de la historia, y el que surgió con más facilidad. Crear los demás personajes me costó un poco más. Al principio orbitaban en torno a Raven y estaban un poco limitados, sin embargo poco a poco fueron cobrando importancia y aportando su grano de arena, hasta el punto de que la historia no sería la misma sin ellos. No solo enriquecieron la historia, también al propio Raven. Pero respondiendo a tu pregunta, reconozco que en algún momento pensé en profundizar algo más en todos los personajes, sobre todo en su pasado, pero finalmente decidí no hacerlo para evitar que el ritmo a la narración decayera.

3.- ¿De dónde se te ocurrió la idea de la novela?  
    Tenemos que remontarnos a mis años de universidad. Estudié Psicología en Santiago de Compostela. Realizando un trabajo para una asignatura leí El porvenir de una ilusión, de Freud. En la obra el autor plantea que el hombre creó la cultura en su afán de subyugar la naturaleza, y con tanto éxito que la cultura le ha dado medios no sólo para someterla, sino incluso para destruirla. Algo que, llevado al terreno de Freud y a lo que él denominaba instinto de muerte, nos puede llevar a una gran ironía: el hombre creó la cultura para dominar la naturaleza y ese afán de dominio puede acabar en su destrucción. Decidí poner a prueba estas ideas en un entorno espacial, y así surgió Porvenir. Como ves, el título de la novela (que también es el nombre de la nave espacial en la que viajan nuestros protagonistas) es un claro homenaje a esa obra de Freud. Pero que nadie se asuste, en la novela no hay nada de psicoanálisis.


4.- ¿Siempre te ha interesado la idea de los viajes espaciales para encontrar un terreno apto para la vida humana ante una Tierra desbordada de guerra y explotación?
     Reconozco que siempre que haya una nave espacial me verás metiendo las narices, sea novela, película o serie; con respecto al género apocalíptico o post-apocalíptico me sucede lo mismo, tiene para mí un encanto especial. Pero me atrae la ciencia ficción en la mayoría de sus vertientes, ya sea distopía, space opera, especulativa o ciencia ficción militar-aventurera. En definitiva, un poco de todo.

5.- ¿Qué opinas sobre la ciencia ficción en nuestro país?
     El panorama me parece un poco desconcertante. Me explico: por una parte, en España tenemos el premio con mayor dotación económica del mundo en el género (ciencia ficción, terror y fantasía), el Premio Minotauro. Pero por otra, como género literario parece que no termina de tener la aceptación comercial y el prestigio que sí goza en países anglosajones, pese a contar con un público muy fiel. Quizá, como señala Mariano Villarreal (creador del portal Literatura Fantástica) lo que sucede es que carecemos de títulos emblemáticos para que el género dé el salto al gran público y a las listas de los más vendidos. Cada mes salen a la luz por lo menos entre diez y veinte novedades que intentan aspiran a ser ese título, espero que alguno lo consiga pronto.

6.- ¿Qué parte te gusta más de la ciencia ficción?, ¿cuáles han sido tus escritores de referencia (cine, cómic, literatura, ciencia...)?
     Me aficioné a la ciencia ficción desde niño gracias a películas como Star Wars, 2.001 o Stargate. Con respecto a la literatura, en su día me fascinaron libros como Fahrenheit 451, de Ray Bradbury y, sobre todo, El Invencible, de Stanislaw Lem, una novela absolutamente brillante que reivindico siempre que tengo una oportunidad. La serie de televisión (tristemente cancelada antes de tiempo) Firefly está entre lo más memorable del género para mi gusto. Otras novelas me han deslumbrado son La guerra interminable, de Joe Haldeman; Pensad en Flebas, de Iain M. Banks; La Tierra permanece, de George R. Stewart; Un planeta llamado Traición, de Orson Scott Card; o Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester.

7.- Eres licenciado en psicología, pero, ¿lo de la escritura es solo un entretenimiento para ti o aspiras a cambiarte al bando de las letras?
     ¿Dónde hay qué firmar? Me encantaría poder vivir de lo que escribo, sería el sueño de mi vida. Hoy por hoy estoy lejos, no, lo siguiente, de conseguirlo. Pero mientras pueda permitírmelo dedicaré todo mi tiempo a abrirme camino en este mundo.

8.- ¿Qué fue lo que te hizo dedicarte a la escritura?, ¿realizaste algún curso o taller o fuiste autodidacta? ¿Qué te resultó más complicado a la hora de escribir Porvenir?
     No sé muy bien qué me hizo querer dedicarme a la escritura. Prácticamente desde que tengo memoria me gusta leer y, al menos desde la adolescencia (si no antes) la fantasía de convertirme escritor no ha dejado de rondar por mi cabeza. Me puse a ello en serio hace unos tres años, justo después de irme al paro. Soy autodidacta. Lo que hago es leer mucho, pero analizando lo que leo, es decir, identificando en otros escritores aquello que me gusta y aquello que no, ya sean estilos narrativos, recursos, palabras, expresiones, etc. Creo que lo más complicado a la hora de escribir Porvenir fue construir la disciplina y encontrar mi método de trabajo. Escribir Porvenir supuso dos trabajos en uno: por una parte escribir una novela, y al mismo tiempo “aprender” a escribir.

9.- ¿Qué tal con la experiencia de la autopublicación?
     En general estoy muy contento. Lo que más me preocupó a la hora de autopublicar fueron los aspectos formales (maquetación, revisiones, correcciones, diseño de la de portada, etc). Quería presentar mi novela con un mínimo de calidad. Me llevó tiempo y esfuerzo, pero finalmente creo que conseguí un resultado más que digno. Lo mejor de la autopublicación es que tú controlas todo el proceso, lo que garantiza que va a estar a tu gusto. Además, gracias a Amazon puedes publicar tanto en papel como en digital, y todo sin ninguna inversión económica previa. Lo más duro: la promoción. Cada día es una campaña constante (en redes sociales, blogs, medios, el boca a boca…), pero la alegría que se siente cuando alguien compra un ejemplar hace que valga la pena el esfuerzo. Además, las críticas que me han llegado hasta ahora han sido muy buenas, otro motivo de alegría.

10.- Cuéntanos cuál será tu próximo proyecto literario y si también seguirás la misma estela de ciencia ficción. Por cierto, pensar en un Porvenir II no estaría nada mal, como tampoco hacer una recopilación de todas canciones y piezas musicales famosas que pones en la novela. Se nota tu gusto por la música.
     En mi siguiente novela continuaré moviéndome dentro de la ciencia ficción, pero seguiré un estilo un tanto diferente de Porvenir. Tendremos a una comunidad humana viviendo en planetas y lunas terraformados en otro sistema solar, unos cinco siglos en el futuro, y habrá muchos más personajes, más escenarios, más subtramas, más aventura, más sexo, más violencia, más mezcla de géneros… Es un proyecto bastante ambicioso. Espero terminarlo pronto y que los lectores se lo pasen tan bien leyéndolo como yo escribiéndolo.
     Con respecto a una continuación de Porvenir, no eres la primera persona que me lo plantea, y cada vez estoy más convencido. De hecho, tengo anotadas ya algunas ideas interesantes de por dónde pueden ir los tiros. Así que, quién sabe, tal vez el día menos pensado me ponga con ellas.

11.- ¿Qué estás leyendo ahora?, ¿qué libro recomendarías a los seguidores de La boca del libro?
     Me he decido por Galápagos, de Kurt Vonnegut, una novela que a veces se encuadra dentro de la ciencia ficción catastrofista, aunque lo cierto es que es del todo inclasificable y trasciende todo género. Muy innovadora, excéntrica, satírica y, sobre todo, tremendamente divertida, en el sentido más amplio de la palabra. Una maravilla.

Muchas gracias por la entrevista, Pablo. La boca del libro te desea suerte con tu novela.


P. A. García nació en Pontevedra en 1982. Tras licenciarse en psicología en 2005 trabajó como psicólogo forense, principalmente en el ámbito de la evaluación de guardia y custodia (en procesos de separación y divorcio). Durante ese periodo se inició en el mundo de la escritura con sendos relatos de terror: Ecce Homo y El Vigilante.          Fue en 2011 cuando P. A García se volcó en la escritura de Porvenir, su primera novela de ciencia ficción, autopublicada finalmente en 2013.
 
  


Si estáis interesados en la novela Porvenir, de P. A. GARCÍA, la podéis comprar o encontrar en:
     -Amazon, en formato papel y digital. 
     -Payhip, en formato digital. 
     -Su web de autor.
     -Facebook.
     -Twitter.


*  *  *
¡ATENCIÓN! 

Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista o ver tu libro reseñado en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

lunes, 14 de abril de 2014

"Claus y Lucas", de Agota Kristof

Me acuesto y, antes de dormir, hablo mentalmente a Lucas, como vengo haciendo desde hace muchísimos años. Le digo más o menos lo de siempre. Le digo que, si está muerto, tiene suerte y que me encantaría estar en su lugar. Le digo que a él le ha correspondido la mejor parte, que yo debo llevar la carga más pesada. Le digo que la vida es de una futilidad total, que no tiene sentido, es aberración, sufrimiento infinito, invento de un No-Dios cuya maldad rebasa comprensión (pág. 439).

El Aleph
Género: el drama de la guerra
País: escrito en Suiza.
Nacionalidad: húngara.
Año: 1987, 1988 y 1991.
Páginas: 444
Premios:
  -Premio Europeo de Literatura Francesa
   por El gran cuaderno (1986).
  -Prix du Livre Inter
   por La tercera mentira (1992).
No suelo leer libros que versen sobre las guerras que asolaron la Europa del siglo XX, pero esta vez me he dejado llevar por la buena prensa de esta novela. Además, ¿quién era esa escritora con nombre semejante a Agata Christie? ¡Tenía que descubrirlo! Así pues, me lancé como ave de rapiña a por Agota, y lo que degluté, pese al mal sabor de boca que deja el marco de la guerra, me ha convencido. 
     Hay libros que merecen ser reseñados nada más leer las primeras hojas. Y he aquí Claus y Lucas, tres novelas recogidas en un volumen donde leemos la historia de dos hermanos gemelos en un entorno de guerra, paz, miseria y debastación humana.
     El primer libro se titula El gran cuaderno (1987), es el germen de la historia, donde los dos hermanos se quedan al cuidado de su abuela, una mujer analfabeta y atroz. La historia nos la cuenta Claus en un estilo aséptico. No hay lamentaciones, no hay dolor. Solo hay hechos aberrantes envueltos en diálogos cortos y cortantes. Diálogos que producen sangre sin hender en la piel. La zoofilia, las palizas o las bombas serán la excusa idónea para poner en marcha el plan de la supervivencia. ¿Cómo lo lleverán a cabo? Ahí está la clave de este primer libro.

     La abuela no se lava jamás. Se seca la boca con la punta de su pañoleta cuando ha comido o bebido. No lleva bragas. Cuando tiene que orinar, se queda quieta donde está, separa las piernas y se mea en el suelo, por debajo de la falda. Naturalmente, eso no lo hace dentro de casa. La abuela no se desnuda jamás. La hemos visto en su habitación, por la noche. Se quita la falda y lleva otra debajo. Se quita la blusa y lleva otra debajo (pág. 12).

    En La prueba (1988), Claus cruza al otro lado de la frontera y se interna en un país extranjero. Se le pierde la pista y se destruye el lazo de unión fraterno. ¿Quién cuenta la historia entonces? Un narrador onmisciente. Gracias a él sabemos qué hace Lucas solo en la ciudad y cómo va creciendo dentro del régimen totalitario con el acuciante de la pérdida de su hermano. Conocerá a mujeres, se hará cargo de Mathias, un niño que nace con una malformación, y abrirá un negocio. Uno con el que siempre ha soñado. Las escenas de crudeza no cesan. El sentimentalismo continúa inexistente, y todas las buenas obras que Lucas lleva a cabo se realizan a través del tapiz de la normalidad.
El niño pregunta: 
-¿Puedo quedarme los esqueletos? 
-No, es imposible. Imagina que entra alguien en tu habitación. 
-No entrará nadie en mi habitación. Solo Yasmine, cuando vuelva. 
Lucas dice: 
-De acuerdo. Puedes quedarte los esqueletos. Pero los esconderemos detrás de una cortina, de todos modos (pág. 245).
     En La tercera mentira (1991) el tiempo regurjita presente y pasado a cada capítulo. Claus vuelve a escena para narrarnos en primera persona su vuelta al país y, sobre todo, cuántas mentiras hay exactamente en su vida. Nos explica la primera, la segunda y la tercera. ¿Sinceramente?, ya no importa, la tercera mentira no ayuda a apaliar nada. Absolutamente nada. El daño ya está hecho.
     Es bueno contar verdades, y diré que este último tomo es el que menos me ha gustado. Fatiga y en ocasiones queda inoportuno tanto presente y pasado, tanto ahora sí ahora no. Me ha dado la sensación de que me han tomado el pelo, y no quiero culpar a Kristof, creo que ha hecho un maravilloso ejercicio de huellas abotargadas. Mi segunda verdad es fácil de intuir, los dos primeros tomos son una obra maestra difícil de superar.

Sobre el escenario, no hay muchos datos geográficos. No hay que perder de vista que la autora es de origen húngaro, y le será muy sencillo trasladar a la novela lo que experimentó. Las ciudades descritas podrían ser cualesquiera. Los países fronterizos también (como si no hubiera suficientes fronteras en el país). Solo hay tres referencias geográficas: la ciudad de D., S. y K. No creo que signifiquen nada, simplemente había que situar la historia en una zona de la Europa del Este durante la II Guerra Mundial, aunque esta tampoco aparece con nombre propio.

La autora, como ya he mencionado, nació en Csikvand, Hungría, en 1935. En 1956 abandonó clandestinamente el país junto a su marido y su hija recién nacida. Se refugiaron en la Suiza francófona, donde ella empezó a trabajar en una fábrica de relojes. En 1987 publica su primera novela El gran cuaderno. Finalmente, muere en el país de acogida en 2011. 
     Hay escenas que no se te borrarán de la mente. Detalles macabros vividos con absoluta normalidad, suspendidos entre la paz y el fuego. Según palabras de Kristof:

No ha sido fácil recuperar las memorias desagradables de mi pasado. No puedo volver a leer mis libros, porque me hieren de verdad, o tal vez sea porque me parezco demasiado a mi escritura seca, negativa, desesperanzada.

Desde luego, el talento brilla en la oscuridad. Me quedo con la novela de La prueba y después con El gran cuaderno. No lo dudo, quiero leer más a Agota Kristof. No me importa su dureza. Gracias a Kritof he vuelto a las novelas de ácido bélico, aquellas que uno desea leer, pero jamás vivir.

 CURIOSEANDO... 
Por cierto, nunca critico las portadas de los libros. Hay editoriales que nos ofrecen magníficas historias con pésimas ilustraciones de portada y viceversa, pero he de admitir que Claus y Lucas refleja perfectamente la esencia de los tres volúmene: los gestos, la vestimenta, la simetría o el color. Vaya, que yo le dedicaría una ovación.


Os dejo con el trailer de la película El gran cuaderno estrenada en Hungría (como no podía ser de otra manera) en el 2003. Creo que a la película le falta algo, quizá otra mentira. Pero no quiero desvelar nada, no quiero que mi tercera verdad esté presente. Al menos de momento. 



miércoles, 2 de abril de 2014

De Anaku a España

No, España no viene de una mala traducción de la rumba gitana "Ay, qué dolor" al inglés "Es pain". La relación no ha estado muy acertada, lo admito. Pero esta entrada no trata sobre relaciones, sino sobre... chan-cha-chan... ¡nuestra querida patrina!
     El nombre de los países se ha ido transformado a lo largo de la historia según las características que lo definían y según quién lo denominara. He redactado una lista más o menos acorde al cambio que ha ido experimentado el nombre de España. Puede que algunos no correspondan y otros que falten. Y, por supuesto, me he ahorrado exponer todas las hipótesis que me he ido encontrando. Así que necesitaré de vuestros conocimientos ilustres a ver quién puede arrojar un poco de luz sobre el tema.
1983. Joan Miró
Anaku. Los antiguos asirios la llamaron así, que traducido sería "Tierra de Estaño".

Meschesch. Los sirios-palestinos en el siglo X a.C la denominaron la "Tierra de los Massienos de los Pueblos del Mar".

Iberia. Entre los siglos IX y VIII a. C los griegos denomiaron así a la península (aunque ellos lo escribían con h). Contra lo que se cree generalmente, no viene del río Iber o Ebro, sino del Híber, antiguo nombre del río Odiel (Huelva). Así lo dice Avieno y Herodoto, quien también escribió el nombre con h. Por lo tanto, Hiberia era la región de Huelva, y el río Hiberus se identificaba con uno de los ríos onubenses.

Ishepanim, Ispamia, I-shapan, I-schephan-im. He agrupado estas cuatro por su parecido fonético. En hebreo, shapan significa "conejo", y todo ello da "Tierra de conejos". Aluden a las grandes cantidades de estos animales que había y que podían cazarse en los bosques que casi cubrían la península. En algunas monedas acuñadas en la época de Adriano se reconoce a una dama sentada y un conejo a sus pies.

Sefarad. Es el nombre que en lengua hebrea se da a España y que en la tradición judía, al menos desde época medieval, se aplica a la Península Ibérica. De Sefarad toman su nombre los sefardíes, descendientes de los judíos originarios de España y Portugal.

Tarschisch. Así es como la conocían los fenicios, y como aparece nombrada en la Biblia, en las referencias al vivo comercio mantenido con el rey Salomón.

Spanija. La llamaban así los cartagineses.

Hesperia (Isbariya). Significa "Tierra del ocaso", "Tierra de Vesper" y "la Tierra de Occidente". La llaman así Homero y Hesiodo al incluirla en los viajes de sus héroes. Los escritores antiguos optaban por un origen griego de la palabra: esperos era el nombre de la primera estrella que se observaba tras el crepúsculo en el occidente. Los griegos llamaron (H)Esperia a Italia y a España, ya que se encontraban a su occidente; por una mutación de fonemas es posible que Hesperia pasara a ser Hispania. Otros creían que la palabra procedía de alguna manera del dios Pan.

Ophioussa. Significa "Tierra de serpientes". La llama Avieno en su Ora Marítima, por el mismo motivo que los fenicios la llamaron tierra de conejos.

Hispania. Nombre puesto por los romanos en el siglo II a. C pero de origen fenicio. Algunos defienden una derivación del topónimo "Spal", que fue evolucionando de la siguiente manera: Spal>Hispalis>Hispania>España. Por cierto, y poniéndonos eruditos, a las gentes del protorromance les costaba pronunciar la s seguida de la consonante p o t. Por ello añadieron una i de apoyo que más tarde pasaría a ser una e (denominada "e protética"). Otra teoría es que Isban era el hombre que por aquel entonces la rigió.

Al-Andalus. Este nombre tiene diferentes teorías etimológicas. Desde que se basa en la adaptación al árabe de "atlántidos" (referida a la mítica Atlántida y al océano Atlántico) hasta que al-Andalus es la arabización de la expresión goda "Landa-hlauts" ("landa"-tierra y "hlauts"-sorteo). Ya que los visigodos repartían las tierras conquistadas mediante sorteos.

Spania, Espainia, Espanya. Figuran entre otras variantes de España.


. DATO CURIOSO .
Por último, os dejo con un dato sorprendente. Es una cita de la Biblia:  
Cuando cumpla esta misión y haya entregado la colecta, emprenderé mi viaje a España y pasaré por ahí (Carta a los Romanos 15:28). 
¿Lo chocante? Saber cómo el apóstol San Pablo en el siglo I d. C pretendía vistar España antes de se conociera este nombre y de que esta naciera como tal. Con lo bonito que hubiera sido haber dejado el nombre original.


Ya sabéis, si tenéis algo que aportar, algo no os encaja o queréir rebatir alguna hipótesis, yo estaré encantada de ver vuestros comentarios. Y más si eres de otro país y quieres compartir con nosotros la etimología del nombre de tu país.

Me despido... desde Anaku con amor y hasta otra entrada.



Enlaces y fuentes:
   -Para los curiosos, en este enlace hay muchas más hipótesis. Entre ellas, podéis leer el parentesco entre  el verbo hibernar e Iberia.
     -Para saber más sobre el origen etimológico de al-Andalus, visitad este blog.
     -Para tener un acercamiento con la etimología, esta página os será de gran ayuda.