viernes, 7 de marzo de 2014

"El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon

Me llamo Christopher Jhon Francis Boone. Me sé todos los países del mundo y sus capitales y todos los números primos hasta el 7.507 (pág. 11).
 
*  *  *
Y él me dijo: 
-¿Cuánto es 251 por 864?
Y yo lo pensé y contesté: 
-216.864. -Porque era un cálculo realmente fácil, porque solo hay que multiplicar 864x1.000 que da 864.000. Entonces lo divides por 4 que da 216.000 y es 250x864. Entonces solo hay que sumarle otro 864 para conseguir 251x864. Y eso da 216.864 (pág. 92).


Narrativa. Salamandra
País: Inglaterra
Año: 2003
Página: 268
Traducción: Patricia Antón
ISBN: 978-84-7888-910-5
 Premios: Whitbread y Commonwealth
Siempre he pensado que esta novela era de humor. ¿Qué me llevaba a pensar así?, ¿su rocambolesco título?, ¿el hecho de que un perro condujera un coche? Después de leerlo, me ha transmitido candidez, inocencia y admiración por los personajes que rodean a Christopher, un niño de 15 años, 3 meses y 2 días que tiene problemas de conducta. No le gusta que le toquen, grita y gime cuando está enfadado y confundido, no le gustan las cosas amarillas o marrones, no sonríe, no se da cuenta de que la gente está enfadada con él y no entiende las metáforas. ¿Christopher es autista?, ¿tiene el síndrome de Asperger o el síndrome del sabio? No lo especifica, aunque no creo que el nombre de la patología sea lo más importante. 
     ¿Y qué tiene que ver un perro en toda esta historia? Siete minutos pasados de la medianoche, nuestro protagonista ve cómo Wellington, el perro de los Shears, yace muerto sobre la hierba. Alguien lo ha matado y su próximo objetivo será descubrir quién ha cometido tal tropelía. No obstante, ese no será el único misterio que tenga que resolver, y pronto se verá envuelto en una serie de descubrimientos que cambiarán la vida de Christopher.
     La historia está narrada en primera persona. Nos la cuenta el propio Christopher: ...y escribí un libro, y eso significa que puedo hacer cualquier cosa (pág 264). Desde luego, es del todo creíble, no solo por el léxico, sino también por su manera copulativa de expresarse:
  
Y entonces encuentro las llaves del coche de alguien y me meto en su coche y conduzco, y no importa si choco con las cosas y conduzco hacia el mar y aparco el coche y salgo y está lloviendo mucho. Y cojo un helado de una tienda y me lo como. Y entonces bajo hasta la playa. Y la playa está cubierta de arena y grandes rocas y hay un faro en una punta, pero la luz no está encendida (pág. 242).  
     Es Christopher quien estructura el libro. Los capítulos están numerados de manera aleatoria, o eso es lo que al principio puede parecer.  
Para marcar los capítulos de los libros se suelen usar los números cardinales 1,2,3,4,5,6 etcétera. Pero he decidido usar en mis capítulos los números primos 2,3,5,7,11,13, etcétera porque me gustan los números primos (pág. 22). 
El protagonista es un amante de las matemáticas, tanto que cuando quiere relajarse, se dedica a pensar problemas de cálculo con fórmulas imposibles o ecuaciones de segundo grado.
     La acción se desarrolla entre Swindon (una pequeña localidad al oeste de Londres) y Londres. Los protagonistas colindantes a Christopher son esenciales para comprender la historia, aunque no seré yo quien revele de qué manera influyen en él. 
   Recientemente, he podido leer a otra autora inglesa llamada Annabel Pitcher. Bien, me ha sorprendido encontrar similitudes entre ambos escritores. No solo por los escenarios ingleses, sino por el personaje infantil y juvenil que borda a la perfección en el lenguaje, por la ausencia de la figura materna, por alzar al padre como el que se ocupa mayormente del hogar y por focalizar la trama principal en un misterio.

                                                          · DATO CURIOSO ·

En las 286 páginas de El curioso incidente del perro a medianoche he encontrado númerosos nombres propios cuya letra capital ha sido la s. Paso a listar algunos: Sarah, Shears, Siobhan, Steve, Swindon, Scrabble, Stapleton, Selden, Smarties y Somerset entre otros. Personalmente, creo que esto tiende a confundir. Imaginaos que en una novela corta nos encontramos con estos nombres: Camila, Carina, Carla, Carolina, Catalina, Cristina, Consuelo, ¿qué?, ¿sigo? Uno ya no sabe quién es quién en la novela y hay que volver numerables veces a releer el párrafo. ¿Realmente consideráis que esta cacofonía desorienta al lector?

Por último, os hablo brevemente sobre Mark Haddon (Northampton, 26 de septiembre de 1962). El escritor trabajó durante un tiempo con personas que padecían deficiencias físicas y mentales. Antes de El curioso incidente del perro de medianoche, escribió libros infantiles y realizó las ilustraciones. Actualmente es profesor de escritura creativa. ¿Sinceramente? Su novela me ha convencido. Ha sabido transmitirme los sentimientos del protagonista sin caer en el dramatismo fácil. ¿Y vosotros?, ¿habéis leído alguna novela con un personaje realmente especial, como Christopher? 

10 comentarios :

  1. Lo leí, y me gustó mucho. No suelo leer en inglés y me atreví con él, y además de ser facilito y tal, Christopher me cayó fenomenal. El mundo del asperger es muy difícil, tanto para el que lo vive (bueno, él vive en su lógica, pero es difícil en cuanto a que la lógica de su mundo no coincide con el nuestro) y a los que le rodean. Pero aun así, me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Sparda. Ellos creen que su mundo es totalmente normal. Desde luego, el padre se porta como un campeón pese a todo lo que sufre.
      Mil gracias por el comentario. Siempre anima que alguien te escriba ;)

      Eliminar
  2. Tienes razón, María, en el dato curioso. No entiendo que haya que complicarle la vida al lector sin causa justificada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me pasa con algunos libros que leo, de lengua hispana como de otras lenguas. Y siempre pienso que están poniendo a prueba al lector XD
      ¡Gracias por el comentario, José Luis! :)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Da para pensar, desde luego. Hasta el color rojo tiene su significado en el libro.
      ¡Gracias por pasarte por el blog, Facu!

      Eliminar
  4. Hola! Hace unos 5 años leí este libro para el instituto y me gustó bastante. Es un libro curioso, que te enseña bastantes cosas sobre las matemáticas y trucos útiles. A mí me gustó mucho ^^

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Trucos fáciles? Mira, no había visto ese punto, será que una es de letras por naturaleza y cuando ve una cifra la salta hasta dar con una palabra. Desde luego, esto demuestra que un libro tiene diferentes puntos de vista según quién lo lea ;)

      ¡Gracias por hacerte seguidora y por tu comentario, Esther!

      Eliminar
  5. me suscitaba curiosidad este libro, me he pasado para leer tu opinión, y me quedo por tu blog, te sigo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por hacerte seguidor, kabu. Si finalmente lo lees, no dudes en dejarnos tu opinión ;)

      Eliminar