jueves, 14 de junio de 2012

"En el país de la nube blanca", de Sarah Lark


-No. Es más bien inusual que se ofrezca tal visión al viajero. Y seguro que trae suerte... -Sonrió contento a ojos vistas de volver a contemplar su hogar-. Al fin y al cabo se dice que el país se presentó precisamente así a los viajeros de la primera canoa, que transportaba a gente de Polinesia hacia Nueva Zelanda. De ahí procede el nombre maorí de Nueva Zelanda: aotearoa, la tierra de la gran nube blanca (pág. 122). 


A ojos vistas, Sarah Lark ha conseguido hacerse un hueco dentro del mercado editorial español con su novela, publicada en abril de 2011, En el país de la nube blanca. He tenido la oportunidad de leer el primer libro de esta escritora afincada en España, seducida por la cultura, la historia y los paisajes de Nueva Zelanda; y, personalmente, creo que ha tenido una merecida notoriedad.
     En el país de la nube blanca es una de esas novelas gordas, enormes (ya decir monstruosa sería excederme), que podrían calzar la pata trasera del sofá. Aunque lo cierto es que la historia transcurre en veintidós años, y parece que no da para tanto, pero sí, sí da. Hay toda clase de personajes: desde la mujer buena y valiente corrompida por los prejuicios de la época, pasando por el hombre borracho dueño y señor de su casa, y llegando a personajes tan controvertidos que hasta dudas de su vileza.
     La trama se divide en cuatro grandes momentos: “La partida” (Londres, Powys, Christchurch, 1852), “Algo así como el amor” (1852-1854), “Algo así como el odio” (Llanuras de Canterbury- Costa Oeste, 1858-1860) y “Llegada” (Llanuras de Canterbury-Otago, 1870-1877). Como ya he dicho anteriormente, en total transcurren veintidós años llenos de intensas emociones.
     La historia, contada en tercera persona por un narrador omnisciente, se basa en dos jóvenes mujeres: Gwyneira Shilkhman y Helen Davenport, que parten en 1852 desde Inglaterra a Nueva Zelanda con el único propósito de casarse con unos maridos que todavía no conocen. Las dos protagonistas entablan amistad en el barco, y desde entonces crearán un lazo entre ellas que no podrán cortar. Una vez en el país de la nube blanca, conocerán a sus maridos. Claro, no voy a desvelar nada sobre ellos, pero ya os podéis imaginar que allí conocerán el odio, el amor y sus sacrificios, la confianza o la enemistad.
     La verdad es que hay muchos personajes, y creo que de todos ellos (quizá a excepción de uno o dos) se podría hacer un buen retrato psicológico puesto que están muy bien perfilados; es decir, no me parecen personajes ni muy buenos ni muy malvados. Todos tienen personalidades muy bien definidas y presentan momentos de debilidad, orgullo, odio o simpatía que cada lector podría debatir si verdaderamente aquello que transmiten al lector constituye parte esencial de su carácter. El personaje por el que he sentido debilidad ha sido Fleurette (cuyo apellido no desvelaré). Siempre te alienta este tipo de caracteres. Nada está perdido, aunque todo tu entorno se desmorone.

Fleurette tomó una profunda bocanada de aire, atrapada entre el enfado y el pánico. ¿Por qué, maldita sea, nadie la escuchaba? Decidió decir claramente y sin ambages lo que opinaba. Esos hombres tenían que ser capaces de aceptar hechos sencillos (pág. 578). 


     Otro punto importante de la novela ha sido el escenario cargado de verdes montañas y praderas, ciudades a medio construir o buques balleneros mugrientos. La autora ha tenido que documentarse sobre las razas de ovejas, la calidad de sus lanas (que constituyeron una parte esencial de la economía de entonces), la historia de Nueva Zelanda, la emigración que sufrió en el siglo XIX o la cultura maorí. Y todo ello me ha gustado, Sarah Lark me ha permitido conocer un país desconocido. Me he sentido parte del escenario.
      Una singularidad de la lectura que he hecho es la de veces que me he encontrado en el libro la expresión 'a ojos vistas' (que significa 'de manera clara'). Creo que en mi vida he leído esta palabra tantas veces como aquí.
     Bueno, para terminar, os dejo con una frase que exclamó una lectora cuando se leyó la novela: “la verdad, es que los hombres han hecho en la historia lo que les ha dado la gana”. Ahí lo dejo, pero verdaderamente es la sensación que te causa el libro cuando llegas al final. 

     Si a alguien le gusta especialmente los países del otro lado del globo terráqueo (siempre teniendo como referente España, claro), especialmente Nueva Zelanda, puede leerse también la segunda novela de Sarah Lark: La canción de los maoríes. No es la continuación de En el país de la nube blanca, pero los personajes son los nietos de este primer libro. Para que os hagáis una idea, podéis ver este vídeo que aúna los dos libros, así de práctico:




 -Sarah Lark, En el país de la nube blanca, Ediciones B, Barcelona, 2011. Número de páginas: 747.

lunes, 4 de junio de 2012

Reto Tridente Literario II: Personajes

Del blog "Eleazar escribe"

Ya está aquí la segunda parte del Reto Tridente Literario, ¿os acordáis de la primera parte? Trataba sobre los libros que más me habían marcado: el más triste, el que siempre me anima o el que tiene peor final (si queréis echar un vistazo, podéis pinchar aquí)
    Esta vez trata sobre los personajes de las novelas que más nos han impactado: el antagonista peor construido, el mejor narrador masculino o nuestra mascota literaria favorita.
    Algunas respuestas podrían haber tenido una lista entera de personajes, pero había que escoger solamente uno. Bien, espero que os guste y que os haga reflexionar a vosotros también sobre vuestras prefercias literarias.



1. Personaje favorito: Sin duda todas las heroínas de los best-seller de Ken Follett: Aliena, Caris, Maisie, Maud o Ethel entre muchas otras. Son mujeres valientes y luchadores dentro de una sociedad de hombres que, sufriendo más que ellos, son capaces de superar cualquier circunstancia social. Bueno, he puesto el ejemplo de Ken Follet, pero disfruto igualmente cuando un escritor o escritora le da vida a una mujer de estas características (Sarah Lark o Rebeca Gablé entre otras).


2. Protagonista más odiado: Bernarda Alba, de La casa de Bernarda Alba (Federico García Lorca).

http://www.cine25.com
Dejando a un lado a los malos malísimos de las novelas ambientadas en las guerras, opto por esta mujer asexuada: Bernarda. Es un personaje intolerante y severo que recrea un ambiente de odio, rencor y muerte. Reprime a sus hijas a ocho años de riguroso luto sin salir de casa tras la muerte de su marido. No cumple la función de hija ni de esposa ni de madre, simplemente el papel de dictadora: 
¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera doncella. ¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen! ¡Avisad que al amanecer den dos clamores de campanas! (…) Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! ¡A callar he dicho! ¡Las lágrimas cuando estés sola! ¡Nos hundiremos todas en un mar de luto! Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído? Silencio, silencio he dicho. ¡Silencio!


3. El antagonista más carismático: Gollum, de El señor de los anillos (R. J. J. Tolkien).

lahormiguitalucida2.blogspot
¡No hay que olvidar todo lo que ha dado de sí Golum en El señor de los anillos! Es el personaje de las mil caras. Va desde un simpático bonachón corrompido por un "simple" anillo, hasta un ser despreciable y malvado trastornado por un anillo lleno de poder.
    Gollum es un personaje de la Tierra Media en el universo de historias de J. R. R. Tolkien. Su nombre original era Sméagol y posteriormente fue nombrado como Gollum en referencia al ruido regurgitante que hacía con su garganta.






4. Personaje secundario que te gustó más que el protagonista: Tras pensarlo mucho, creo que pocos han sido los secundarios que me han gustado más que el protagonista, exceptuando los libros que calificaría como 'malos', ya que intentaría buscar algo positivo en ellos.



5. Grupo de personajes preferido: Luces de Bohemia, (Valle Inclán). 

Entre Max Estrella, Don Latino, Claudinita o Zaratrusta forman un cuadro perfecto del Madrid de los años '20. Corrompidos, deformes y esperpénticos son los personajes que Valle ironiza en ese espejo cóncavo de la sociedad de antaño; y es que las imágenes más bellas son absurdas en este espejo cóncavo.






6. Personaje que más te ha hecho reír: Ignatius, de La conjura de los necios, (Jhon Kenedy Toole).

brainstomping.wordpress.com
Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él. ¿Os suena? Sí, esta cita la podréis encontrar en La conjura de los necios. El protagonista del libro es Ignatius Reilly un joven de treinta años que vive con una madre consentidora. Es un personaje repulsivo, mentiroso y egoísta que se niega a trabajar. En la novela le suceden todo tipo de sucesos estrafalarios que describen a la sociedad estadounidense de los años '50. Solamente hay que mirar la fotografía para saber que muy normal no es.





7. El antagonista peor construido: Nadie lo ha visto (Mari Jungstedt).

Fue mi primera novela de la literatura negra escandinava y no me dejó un buen recuerdo. Se supone que hay un asesino que mata por alguna razón, sí; pero las razones que argulle se vuelven previsibles (y un poco banales) desde la mitad del libro.
     La temporada turística empieza en la aparentemente tranquila isla sueca de Gotland. Como cada año, Helena, que ahora reside en Estocolmo, vuelve a la isla en la que pasó los primeros años de su vida y celebra una fiesta con sus amigos de la infancia. Pero Helena bebe más de la cuenta y acaba bailando con su amigo Kristian y provocando los celos de su marido Per. Cuando ya no puede soportarlo más, Per reacciona de forma violenta y pone punto y final al buen ambiente que se respiraba. Al día siguiente, Helena está paseando por la playa reflexionando sobre lo ocurrido cuando es salvajemente atacada. Cuando se encuentra su cuerpo, cruelmente asesinado, su marido es inmediatamente inculpado. Pero unos días más tarde aparece muerta Frida, una compañera de colegio de Helena, que ha sido asesinada en las mismas circunstancias. La psicosis se apodera del pueblo y el inspector Anders Knutas debe acelerar las investigaciones antes de que el asesino golpee de nuevo. Para ello cuenta con la colaboración, no siempre deseada, del inquieto periodista Johan...



8. Personaje más frío que conozcas: La Papisa (Donna W. Cross).


 De los miles que hay, elegiré uno en concreto de esta novela. Cuando Juana (la futura Papisa) es joven, y después de pasar por todo tipo de perversas injusticias de la época, da con una familia adinerada. En un momento dado, la mujer de la casa (de cuyo nombre no puedo acordarme) sale al bosque con el carro y sus sirvientas. Entre ellas Juana. El carro tiene que pasar por un río estrecho, pero al hacerlo, se inclina ligeramente y una de las criadas cae al agua y es aplastada por una rueda del carro. La dueña, ama y señora sigue su camino, impertérrita. Cuando Juana la exclama lo sucedido, sin poder creer que su ama ha dejado de lado a la fallecida que yace boca abajo sobre el agua, esta responde: Voluntad de Dios, y Juana farfulla: ¿Voluntad de Dios?, no, señora, tus órdenes.
    Esta frase se me quedó grabada, no solo por lo cruento de la escena, sino por las referencias religiosas de la frase (las cuales no voy a desarrollar) 


9. Personaje que te gustaría haber creado: William Rackham, de Pétalo carmesí, flor blanca (Michel Faber). 

En este personaje hay una evolución que va desde el cielo a los infiernos. El narrador construye tan perfecta esa gradación que casi ni te enteras de cuándo fue el momento en que cambió todo. Un libro muy recomendable, por cierto; y con una protagonista femenina que bien podría ir en el número 1 de esta lista.
www.canalplus.es
    "Sugar tiene diecinueve años y ejerce la prostitución desde los trece, cuando su madre introdujo a uno de sus clientes en su cama. William Rackham es un caballero de treinta y un años, educado en Oxford, condenado a suceder a su padre en la industria familiar, pero que siempre ha deseado llevar una vida de goces intelectuales. Está casado con la hermosa Agnes, a la que ama, aunque ella odia el sexo y abomina la maternidad. Un día en que William se siente más iracundo que nunca, cae en sus manos un folleto donde recomiendan el prostíbulo de la señora Castaway, y elogian a su pupila Sugar. La jovencita seduce a William. Y él decide no compartirla con nadie, aunque tenga que optar por la empresa de su padre, y dividirse entre el pétalo carmesí y el blanco... Versión posmoderna de la novela victoriana, es también una apasionante indagación en el enigma de la femineidad".


10. Personaje que te gustaría ser por un día: Caris Wooler, de Un mundo sin fin (Kent Follett).

Elegiría a un personaje de otra época ¡qué esta ya la tengo muy vista! Y, como no, elegiría también a una mujer como Caris, aunque solo por un día, que en el medievo se sufría mucho... 

    Mujer adelantada a su tiempo, de ideas revolucionarias, independiente, inteligente, con mucha capacidad de decisión, de gobierno, con carisma, apasionada... Su sueño de estudiar medicina es una meta imposible, por ser mujer. Su vida siempre se verá marcada por eso. Sus dudas acerca del poder de Dios, y sobre todo de la Iglesia, no le impide sacrificarse por los demás.









11. Personaje al que querrías entrevistar: A Henri Charrière, de Papillón.
henricharriere.fr

Recuerdo que a medida que lo estaba leyendo, quería hablar con él y saber de primera mano por todo lo que había pasado. Aunque, por otro lado, siempre que leo un libro que me marca siento una urgente necesidad de hablar con los protagonistas.
    Acusado por un crimen que según él no cometió, Henri Charrière, conocido como "Papillon", fue sentenciado a trabajos forzados a perpetuidad en las colonias francesas. En su libro "Papillon" cuenta las memorias de su encarcelación en la colonia penal, sus aventuras tratando de evadirse, sus intentos fallidos, sus amistades y finalmente su libertad. 





12. Personaje más sexy: La verdad es que sería incapaz de decantarme por uno, porque cuando un escritor describe a un personaje así, es imposible no imaginártelo sexy, atractivo y encantador. Voy a decir dos personajes (que podrían ser muchos más): 1) Arnau, de Catedral del mar (Ildefonso Falcones). A ver, al chico me lo ponen a trabajar como cantero, con su cuerpo tornado por el sol y unos abdominales generosos, encima es guapo y bueno. Imposible no ser sexy; 2) Percy, de Las rosas de Somerset, (Leila Meacham). Este personaje es descrito como rubio, ojos azules, porte increíble y atractivo, ¿qué más se puede pedir? (si queréis conocer más sobre esta novela, pulsad aquí).


13. Mejor narrador masculino: Adso de Melk, de El nombre de la rosa (Umberto Eco).

http://www.canalplus.es/petalo-carmesi-flor-blanca
El es el personaje que pone voz al libro. Y desde luego que lo bordó. Me pareció una novela medieval ejemplar.
   Voz narradora de la novela, es presentado como hijo de un noble austríaco, el Barón de Melk, que en la novela combatía junto a  Luis IV de Baviera, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Novicio benedictino, mientras se encontraba con su familia en la Toscana es encomendado a Guillermo por su familia como amanuense y discípulo, y ayuda a su mentor en la investigación. El personaje, como se menciona en la novela, comparte nombre con Adso de Montier-en-Der, abad francés nacido en 920 que escribió una biografía sobre el anticristo.


14. Mejor narradora: Harriet, de El quinto hijo (Doris Lessing, Premio Nobel de Literatura)

   Este libro me impresinó muchísimo en su día. Harriet es una dulce mamá que en su vida todo es perfecto: clase social, marido e hijos. Pero cuando se queda embarazada por quinta vez todo se complica. Por cierto, esta novela no es apta para mujeres que desean quedarse embarazadas o ya lo están. Es muy angustioso.
  Harriet y David están enamorados, deciden casarse y formar un hogar en donde poder criar felices a sus hijos. Después de los cuatro primeros niños, la llegada del quinto parece prometer aún más dicha a la pareja. Sin embargo, el bebé se empieza a mover en las entrañas de Harriet demasiado pronto y con demasiada violencia. Harriet da a luz en un difícil parto y eso no es más que el comienzo: el niño se desarrolla de forma inusual y se convierte en un extraño para sus hermanos... Un inquietante retrato de familia que habla crudamente de la naturaleza humana.


15. Peor narrador. Daniel, de Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven (Albert Espinosa).

Me hubiera gustado no tener que haber escrito nada en este número 15. De todas formas, querido Daniel, yo creo que tu historia era buena, quizá lo que te fallaron fueron las formas.
    Dani se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarle, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda.
El caso le conducirá a Capri, lugar en el que aflorarán recuerdos de su niñez y de los dos personajes que marcaron su vida: el señor Martin y George. El reencuentro con el pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida, sobre la historia de amor con su pareja y sobre las cosas que realmente importan.




16. Personaje con más arquetipos que conozcas:  Cualquier personaje del escritor Federico Moccia.

Sus personajes son guapos, jóvenes, enamoradizos, con un nivel social alto y viven un amor dulce y apasionado con desilusión incluida (porque uno mintió al otro) y reconciliación. Vamos, que sabes lo que va a pasar ya desde el título. Aún así, considero que literatura es todo lo que te emociona y crea sentimientos y reacciones en ti, así que este número 16 no tiene porque ser del todo malo, ¿no?
 



17. Mascota literaria favorita: Kurt, La huella de un beso (Daniel Glattauer).


No es que sea mi mascota literaria favorita por excelencia, pero está muy bien construida en el libro y te hace reír. Por cierto, Kurt es un perro: 
    Kurt es el braco alemán más perezoso que ha existido jamás. Max quiere escapar de la rutina, los traumas, la navidad y volar a Las Maldivas, pero ¿quién cuidará de Kurt mientras él esté de vacaciones? Katrin busca un pretexto para no pasar su 30 cumpleaños con sus padres, que no entienden cómo es posible que la hija perfecta siga soltera y sin compromiso. Su padre odia a los perros así que Kurt es la excusa perfecta. Kurt, Max y Katrin entrecruzan sus vidas en una refrescante comedia que Daniel Glattauer, de forma ágil e ingeniosa, cimienta con altas dosis de humor y romanticismo.
 


18. Personaje secundario del que te habría gustado saber más: Lucas Warden, En el país de la nuble blanca (Sarah Lark).

   Todavía no he terminado de leer la novela (que próximamente comentaré en el blog; de hecho, ya podéis pinchar aquí), pero me decantaría por este personaje que sufre la ignorancia que le hace ser persona. Desgraciadamente, desaparece demasiado pronto de la historia, aunque quizá vuelva a aparecer antes de terminarla, ¿quién sabe?
   Londres, 1852: dos chicas emprenden la travesía en barco hacia Nueva Zelanda. Para ellas significa el comienzo de una nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. Gwyneira, de origen noble, está prometida al hijo de un magnate de la lana, mientras que Helen, institutriz de profesión, ha respondido a la solicitud de matrimonio de un granjero. Ambas deberán seguir su destino en una tierra a la que se compara con el paraíso. Pero ¿hallarán el amor y la felicidad en el extremo opuesto del mundo?



19. Personaje con el que te identifiques: Hay un personaje que estoy construyendo ahora que tiene mucho de mí. Se llama Hannak (aunque su nombre puede cambiar en un futuro próximo), y su caracter oscila entre el torbellino y la calma absoluta.



20. Personaje más extraño: Renfield, el ayudante de Drácula.

http://justineshalloween.blogspot.com.es/
    La verdad, con la siguiente descripción no hace falta decir más de este personaje:
    "El es un recluso en el hospital psiquiátrico del Dr. John Seward. Sufre de delirios que lo obligan a comer seres vivientes con la esperanza de obtener su fuerza vital para él mismo. En un pricipio comienza consumiendo moscas, luego desarrolla un plan de alimentación: con las moscas alimenta arañas y después da de comer las arañas a un grupo de avces, a fin de acumular más y más fuerza vital. Cuando le niegan la posibilidad de tener un gato para alimentarlo con las aves, empieza a comerse a las aves. El Doctor John Seward lo diagnostica como un "maniaco zoophago".



21. Si eres escritor, personaje del que estés más orgulloso de haber creado: Daniel, Los ojos del nuevo mundo, María Bravo Sancha.

    Este joven hombre que ha ido cambiando con el tiempo, me ha servido de inspiración para posteriores personajes, escenarios y sentimientos que he ido creando. En mi novela, pese a no ser el protagonista, constituye una parte esencial dentro de la trama. Junto con Sarah, la protagonista, conocerán el otro lado de la vida o, lo que es lo mismo, las múltiples caras que entraña la experimentación. 








Y hasta aquí el Reto Tridente Literario II. Seguro que vuestra mente os ha hecho pensar y analizar cuáles han sido vuestros personajes más destacados. ¡Hasta la próxima entrada!