lunes, 13 de febrero de 2012

"Maldito Karma", de David Safier

El día de mi muerte no tuvo ninguna gracia. Y no solo porque me muriera. Para ser exactos, eso ocupó como mucho el puesto número seis de los peores momentos del día” (pág. 9). A veces la muerte puede ser algo bastante engorroso para el que fallece. Sobre todo si has ido recolectando mal karma a lo largo de tu vida.
    Esto mismo le ocurre a Kim Langue, protagonista de Maldito Karma, del alemán David Safier. Ella es una mujer que lo tiene todo en la vida: un trabajo bien remunerado, un marido excelente y una hija adorable. Sin embargo, ella no ha hecho otra cosa más que ser infiel a su esposo, desatender a su hija y ser un incordio para algunas personas de su entorno. Un día, ella fallece (de la manera más absurda posible) y dadas todas las malas acciones que ha ido acumulando le tocará reencarnarse en una hormiga.

    En el hormiguero conocerá a Buda, el encargado de llevar el asunto de las encarnaciones para aquellos que no creen en ninguna religión; y al enamoradizo Giacomo Casanova (escritor y agente secreto veneciano del siglo XVIII). Poco a poco, ella, totalmente consciente de quién es realmente, se irá dando cuenta de que la vida en un hormiguero es dura y tendrá que ir acumulando buen karma para conseguir lo que anhela: llegar a convertirse de nuevo en humana y recuperar a su marido (que se consuela en brazos de otra mujer) y a su encantadora hija. Es decir, ahora, cuando ve que su presente de hormiga es peor que su vida familiar se descubre su verdadero carácter egoísta, y creo que esta es una de las máximas características de la protagonista: Kim Langue.
    Sin embargo, su vida kármica no solo quedará en ser un simple himenóptero, sino que también se reencarnará en escarabajo patatero, en lombriz o en vaca; aunque podría ser peor, ya que los dictadores renacen en bacterias intestinales (que digo yo, ¿y estas a su vez habitarán en el intestino de otro dictador?, ¡qué intrincados son los caminos del karma!). Claro, toda esta serie de vidas las pasa mientras organiza un plan para estar cerca de su familia y arruinar a la novia de su marido hasta conseguir romper su relación:“Aquel amor no era tan fuerte como el nuestro de antes. Podía destruirlo. Si hasta había logrado cargarme el nuestro” (pág. 273).


Todo este galimatías de encarnaciones y karmas animales, está contado, a lo largo de 58 breves capítulos, en primera persona; es decir, desde el punto de vista de la protagonista Kim Langue y también de las breves acotaciones que Casanova ofrece a modo de memorias. El libro en general está bien, tiene momentos chuscos y graciosos, pero lo que no me ha terminado de convencer ha sido el mensaje final, el cual no puedo desvelar ya que remitiría al final del libro. Me ha dejado una sensación de cuento de hadas ni real ni convincente, pero claro, si consideramos que es un libro de ficción, finalmente llegas a asumir (en mi caso con pinzas) ese final que te deja con un sabor interrogante, ¿realmente todo vale en esta vida?
    Otro dato curioso sobre Maldito Karma, es que a lo largo de sus páginas me ha dado la sensación de que en vez de un escritor era una escritora. No sabría decir porqué, aunque quizá tenga mucho que ver que la protagonista sea una mujer.
    Es un libro que te lo lees en dos días, es ameno y divertido con muchas frases ingeniosas. Lo recomendaría a todo aquel que fuese budista, judío, cristiano, o que simplemente quisiera pasar un buen rato kármico sin necesidad de estar 'asociado' a ninguna religión.



Recientemente David Safier ha publicado dos libros traducidos al español que quizá conoceréis: Yo, mi, me... contigo y Jesús me quiere. Ambos giran en torno al mismo tema de las misteriosas leyes del Uuniverso. El primero retrocede hasta los sentimientos de Shakespeare y el segundo trata sobre  una hilarante relación entre Jesús y una ciudadana normal. Vamos, que, siguiendo la estela Safier, sus libros son un buen remedio para pasar un buen rato en medio de esta anodina vida.

-David Safier, Maldito Karma, Seix Barral Biblioteca Formentor, Barcelona, 2009. Número de páginas 313.

5 comentarios :

  1. Ya me hablaron de este libro antes y prometí leerlo, pero el tiempo ha pasado y aún no lo he hecho.Ya va siendo hora.

    Pienso que una no valora lo que tiene hasta que no lo pierde, ya sea reencarnándose o llorando la pérdida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me lo compré en formato kindle y me costó sólo 9 euros. Me lo he leído de un tirón, y me ha encantado. Es una reflexión sobre la vida, la muerte y el amor, con sus valores asociados. Me he divertido mucho con el gato Casanova y sus amores no correspondidos, con el paseo zoológico a lo largo del libro, y por la manera tan desenfadada de tratar uno de los temas más terribles de la vida humana: la muerte.
    Es un libro que recomendaría a cualquiera que quiera pasar un rato agradable.

    ResponderEliminar
  3. TriniReina: gracias por pasarte por aquí :)Ya me dirás si alguna vez te animas a leer el libro.

    Jesús: La verdad que sí, se lee de un tirón porque es muy ameno. Solo por saber qué será en la siguiente vida lo lees muy deprisa. Yo también creía que era una reflexión sobre la vida, la muerte y las segundas oportunidades, pero el mensaje final me desencantó por completo. Las acotaciones de Casanova eran muy buenas, sobre todo porque contrastaban con la manera de hablar de Kim.
    ¡Gracias por el comentario Jesús! Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. ¿Y tú María? ¿Crees el el karma? ¿Si hacemos algo malo, nos pasará factura en el futuro?

    Tu más fiel lectora.

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi querida J...
      Suerte que tengo las respuestas de todo y te puedo contestar. Si hacemos algo mal, en el futuro, empleando la ley de la inversión proporcional (y desproporcional), seguramente nos irán las cosas bien, tendremos dinero, trabajo y ropa de marca. Lo que no sé es en dónde hay que apuntarse para eso. Mientras tanto, fiémonos de la divina providencia :p

      ¡Un saludín!

      Eliminar