Fernando G. Lobo: «Me indigna que la Memoria Histórica no tenga carácter humanitario»


Fernando García Lobo, L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona, en 1976. Su novela, La vida al fin y al cabo, publicada en 2016, fue su estreno en el mundo literario. Ese mismo año, su relato El último viaje de Marisa, fue premiado en el Concurs Relats Curts Online,  de la empresa Transports Metropolitans de Barcelona. Sus relatos, inspirados en la realidad cotidiana, están cosidos con un lenguaje directo y profundo. En sus historias, nos invita a sentirlas desde el alma de todos los personajes. Lo fundamental, no es lo que hacen, sino lo que sienten. Lecturas que nos harán reflexionar sobre todos los aspectos de la vida. En esta ocasión, le entrevistamos para que nos hable sobre su última novela publicada, El silencio de los justos.
 





P.- ¿De qué trata El silencio de los justos, Fernando? 

R.- Unas flores en la tumba del padre de Jose, que es el personaje inicial (no me gusta decir que es el protagonista, porque eso lo decide el lector), le obligan a investigar sobre el autor de esa ofrenda y sobre todo el porqué. La historia está narrada en dos líneas argumentales pasado/presente, y al principio de la novela es como si el lector se enfrentara a dos historias independientes. La segunda línea, o la primera según se vea, se inicia con la huida de un maestro republicano de Villafranca del Bierzo, León, ante la inminente llegada de las tropas franquistas. Está ambientada en la Guerra Civil española y el periodo de la posguerra, a caballo entre Barcelona, la comarca leonesa de El Bierzo, donde transcurre buena parte de la trama, y Asturias. El trasfondo sería denunciar las injusticias cometidas durante este periodo, un homenaje a toda una generación que lo dio todo por la libertad, un reconocimiento al colectivo de los maestros, a los mineros, a las mujeres con arrojo, a los que perdimos... Pero no sólo eso: indago sobre todo en las relaciones personales y en cómo nos ayudamos los unos a los otros para resistir al naufragio colectivo cuando todo se ha hundido alrededor. Tanto en un tiempo como en el otro.

P.- Háblanos de Jose, el protagonista. ¿Cómo es su crecimiento a lo largo de la novela?

R.- El crecimiento de Jose es el mejor que puede tener una persona: hacia dentro. El crecimiento más importante y el viaje más apasionante de todos nosotros, es hacia nuestro propio interior. Jose crece a medida que reflexiona, gracias a la búsqueda en el pasado de su familia, especialmente el de su padre, e indaga en sus traumas, dramas y frustraciones para encontrar la paz del perdón. 

P.- ¿Por qué la has querido ambientar en el Bierzo, León?

R.- Mi padre era de allí y, por lo tanto, yo también. No deja de ser un homenaje hacia a él, a su pasado, desde la portada hasta el epílogo. El Bierzo también es un lugar que me encanta y visito a menudo. Además, conozco muy bien su historia y su trágico pasado. Y, sobre todo, es un lugar fantástico para viajar y soñar historias.
 
P.- Alguien puede decir, «otra novela más de la Guerra Civil», ¿qué aporta tu obra al panorama literario actual?

R.- La verdad es que yo mismo me hice esa misma pregunta: ¿es realmente necesaria otra novela sobre la Guerra Civil? Y si me decidí a publicarla, es que creo que sí. Nace de la necesidad personal de querer aportar mi granito de arena, pero también de una necesidad colectiva de tomar conciencia de todo lo que sucedió. Aporta mi particular punto de vista, mi forma de expresar a través del alma de todos mis personajes. Una visión fundamentalmente humana de unos hechos inhumanos. 

P.- ¿Te costó reconstruir las dos líneas argumentales de pasado y presente?


R.- No especialmente, porque lo hice a mi manera: a las bravas. Como te he comentado antes, al inicio de la novela el lector se enfrentará a dos lecturas totalmente independientes, al reto de leer dos novelas diferentes. Pero todo acabará en una. El presente es herencia del pasado, y el futuro depende de cómo conjuguemos esos dos tiempos. Es como cuando hacemos una trenza: primero separamos tres mechones para cepillarlos por separado, y cuando los tenemos bien trabajados, dos ellos (pasado y presente) los trenzamos sobre el tercero (futuro) para obtener la unión de todos ellos en uno sólo. Y el resultado, ese entrelazado, es como nuestro ADN. Eso es lo que pretendo hacer en mi novela.

P.- Aunque el trasfondo no es el mismo, parte del argumento de la novela me ha recordado a la película Loreak, ¿cuáles son tus referentes culturales?


R.- Muchos y variados. En la literatura actual me gusta mucho el estilo de Albert Espinosa. Niebla, de Miguel Unamuno, también está entre mis libros favoritos. La música también me acompaña a diario, y debo confesar mi envidia hacia los músicos por tener éstos el privilegio de interactuar en directo y en tiempo real con su público, algo imposible tratándose de la literatura.



Villafranca del Bierzo. Fuente: Diario de León













P.- Has publicado obras como La vida al fin y al cabo
o El último viaje de Marisa, ¿qué temas tratas en tus escritos?


R.- Temas cercanos narrados desde el interior de las personas. Situaciones cotidianas, reales. Para mí, lo importante es lo que sienten mis personajes y no lo sólo lo que hacen, algo que aplico en todas las facetas de la vida. 

P.- ¿No te gustaría publicar en catalán?

R.- Me gustaría y de hecho tengo alguna idea en mente para hacerlo más adelante.

P.- Ya que has probado ambas, cuéntanos tu experiencia con la autopublicación y con una editorial independiente como Hades.

R.- Ambas experiencias han sido muy positivas, cada una con sus ventajas e inconvenientes. Es indudable que al publicar con una editorial, se te abren muchas más puertas que haciéndolo de forma totalmente independiente. Además, la experiencia con Ediciones Hades ha sido, y es, extraordinariamente positiva ya que todo se hace desde el acuerdo común y sin ninguna imposición.

P.- Una pregunta comprometedora, ¿qué opinas sobre la Ley de Memoria Histórica?

R.- Te lo podría resumir con una sola palabra: insuficiente. Me horroriza pensar en todo lo que se debería hacer y no se hace. En que estemos en 2018 y sigamos soportando tener un mausoleo que honra al fascismo. Que las cunetas sigan sembradas de dignidad y libertad sin placas ni honores. Me duele que estemos a punto de perder a los últimos testigos de todo el horror franquista sin compensarles con al menos un reconocimiento oficial. Me indigna que todo el tema de la Memoria siga teniendo carácter reivindicativo y no humanitario, que sigan existiendo dos bandos y que sea el verdugo quien decida que hay que olvidar.  

P.- ¿Cómo explicarías y acercarías la Guerra Civil a los niños, a las nuevas generaciones, a través de la literatura?

R.- A través de la educación, la República intentó una transformación a nivel educativo, entre otros, que de no haber triunfado el golpe de estado fascista, nos hubiera llevado a estar en una situación colectiva muy diferente a la actual. La literatura también tiene que ser una herramienta de enseñanza y homenaje, como otras tantas, pero debe ser fundamentalmente en las escuelas donde verdaderamente se explique bien qué paso, cómo pasó y por qué pasó, con el objetivo de tomar conciencia y que no se repitan hechos como aquellos, tan lejanos en el tiempo como posibles de repetirse a tenor de los discursos políticos que lamentablemente escuchamos a diario.


P.- ¿Hay algún libro que leíste que te impulsase a ser escritor?

R.- El conjunto de todos ellos. El mayor impulso para atreverme a escribir ha sido ser lector. Y de ser lector empedernido, nació la idea de escribir algo que me gustara leer.

P.- ¿Nos podrías recomendar alguna novela ambientada en la Guerra Civil que te guste especialmente?


R.- La trilogía de Josefina Aldecoa: Historia de una maestra, Mujeres de negro y La fuerza del destino. Es una historia que además también está ambienta en la comarca del Bierzo y León. Y si me lo permites, una obra que debería ser de obligada lectura en las escuelas, como ejemplo también de lo que te decía antes de basar en la educación el conocimiento de nuestra historia: El holocausto español, de Paul Preston. Un libro rotundo con el peso de las trágicas cifras, con el horror de los datos y el estudio de la verdad.


🔻🔻


ENLACES DE INTERÉS



-Comprar la novela en La Casa del Libro. 
-Blog: Fernando García Lobo. 
-Página Facebook: Fernado García Lobo. 
-Youtube: LoboTV.  
-Booktrailer: El silencio de los justos.

*  *  *


¡ATENCIÓN! 




Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)
 
Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios