miércoles, 26 de abril de 2017

Día del Humor: 26 de abril

Hoy, día 26 de abril, se celebra el Día del Humor, y, si nos ponemos exquisitos, el Día de la Propiedad Intelectual. Pero quedémonos con el primero, es mucho más gracioso. Por eso, he querido traer un libro que no es un referente del humor. No es Tom Sharpe ni Gerald Durell, si no Moby Dick. Hace poco tiempo ya os hablé de este libro, tratado de biología cetácea. Pero dejó tanto huella en mí, que hasta encontré extractos de humor, para que veáis lo poliédrica que puede llegar a ser una novela.


¿Quién se iba a imaginar que un libro como Moby Dick iba a ocasionar diversión sin límite? Pues sí, tiene partes cómicas e irónicas, ya que juega con lo grotesco y lo caricaturesco. Aquí os dejo, por orden de risa, las intervenciones más chuscas. Si Melville hubiera vivido en el siglo XXI, nada más verle, lo habría contratado para el Club de la Comedia. Queda dicho. Así pues, vayamos al ranking más jocoso de Moby Dick.
6 -----------------
Las dimensiones del esqueleto que ahora voy a anotar están copiadas literalmente de mi brazo derecho, donde me has hice tatuar; ya que, en mis locos vagabundeos de ese periodo, no había otro modo seguro de conservar tan valiosas estadísticas. Pero como andaba escaso de espacio, y deseaba que las demás partes de mi cuerpo continuasen como páginas en blanco para un poema que entonces estaba componiendo -al menos, las partes no tatuadas que me quedaban-, no me molesté en las pulgadas fraccionarias, y desde luego, tampoco deben de entrar en absoluto en una medición adecuada del cetáceo (capítulo 103).
Imaginad que vais por el desierto en busca del tesoro del Alí Babá cuando de pronto se os aparece un duende mágico. Os dice un proverbio que debéis declamar de memoria a la entrada de la cueva. Necesitáis papel, pero no tenéis. A) Os lo aprendéis de memoria, B) os lo tatuáis en el brazo, total, piel en el cuerpo hay mucha y mal aprovechada.

 5 -----------------
Cambiando mi carretilla de mis manos a las suyas, me contó una divertida historia sobre la primera carretilla que había visto. Fue en Sag Harbour. Los propietarios de su barco, al parecer, le habían prestado una para llevar su pesado baúl a la posada. Para no parecer ignorante sobre la cosa, aunque en realidad lo era por completo en cuanto al modo exacto en que manejar la carretilla, Quiqueg puso el baúl encima, lo ató sólidamente, y luego se echó al hombro la carretilla y se fue por el muelle arriba (cap. 13).

Curioso cuanto menos esta historia de la carretilla. Vale que no hubiera visto una carretilla en su vida, pero un poco de imaginación no hubiera estado mal. Que la carretilla está para aligerar peso, no para añadirlo, señor Quiqueg.
4 -----------------

Éramos amigos entrañables, y que moriría alegremente por mí si hiciera falta (cap. 10).

Esto es lo que dijo sobre su amigo Quiqueg. Vamos, que si mueres alegremente, todo lo demás no importan; es más, puedes conmutarlo por años cotizados y al final de tus días, si has muerto alegremente, te suben un 75 % tu jubilación. Si es que con la alegría, todo son ventajas.

3 -----------------
En una palabra, Quiqueg, el infierno es una idea que nació por primera vez de un flan de manzana sin digerir, y desde entonces se ha perpetuado a través de las dispepsias hereditarias producidas por los Ramadanes (cap. 18).
Reconozco que la idea de que el infierno provenga de un flan de manzana da mucho que pensar por su verosimilitud. No sé cómo no se le ha ocurrido antes a ningún profeta de cualquier religión. Yo, desde luego, me liaría con una nueva Biblia ahora mismo. Ya lo tengo todo muy bien hilado en mi cabeza. Creo que seguidores tendría unos cuantos, que a todos nos gustan las manzanas (y los flanes).  

2 -----------------
La sangre de una ballena polar es más caliente que la de un negro de Borneo en verano (cap. 68).
Lo justo sería probarlo. Llamar a Tip y Coll para que nos expliquen, en francés si es preciso, cómo medir distintas temperaturas: "se coge un vaso de sangre de una ballena polar, se pone al fuego. Se trae a un negro de Borneo, se le pone el termómetro...", y así sucesivamente. Oye, que el tema da para una tesis.  

1 -----------------
 El barco estaba pesado de cabeza como un estudiante en ayunas con todo Aristóteles en la cabeza (cap. 110). 
Y tener a todo Aristóteles en la cabeza, y encima en ayunas, es para suicidarse, créanme. Lo mejor sería tomarse un flan de manzana para comenzar a digerir a los clásico griegos. Es más, yo me tomaría todas las mañanas el flan de manzana, que luego las digestiones se hacen pesadas (por muchos infiernos que haya).


* * *

Correcto, Moby Dick no es el mejor ejemplo de humor en la literatura, pero por ello lo he querido traer aquí. No te esperas encontrarte ni un ápice de humor en sus 900 páginas (páginas arriba o abajo, depende de la edición), pero Melville tenía su vena irónica. Respiraba humor cada mañana al levantarse, cogía su carretilla, y se inspiraba viendo pasar a los cetáceos, como quien a los pájaros en el tendido de la luz.


Escrito por María Bravo




viernes, 7 de abril de 2017

3 palabras monstruosas

Decía Álex Grijelmo (Burgos, 1956) que el diccionario es solo el pórtico de las palabras. Una vez que traspasamos ese pórtico, las palabras se descubren ante nosotros según su origen, concepto, significado dentro de la frase o su sonoridad. Y es que las palabras tienen un mensaje oculto con respecto a lo que evocan. Tienen una fuerza de seducción que no reside en la función gramatical de cada palabra (poco nos importa si son nombres, verbos o adjetivos) ni en su significado. Su magia se encuentra en su sonido, en la historia de la palabra, cómo ha evolucionado y cómo se ha comportado con otros términos.



Las palabras ostentan un poder que pasa muchas veces desapercibido en una comunicación. Es un elemento subliminal cargado de fuerza con gran musicalidad en cada una de sus sílabas. Llegan directamente a nuestros sentimientos en forma de frío o calor, ocurre en publicidad, en política o en poesía. Por ejemplo, ¿no os da la sensación de que la vocal i tiembla de frío? iceberg, hielo, frío. Lo mismo que la o, tan redonda y rellenita, connota algo gordo y orondo. ¿Y qué me decís de las palabras que denotan algo grande, inmenso y, en ocasiones, monstruoso? Aquí os dejo tres palabras que, por su sonoridad, no tienen medida, han quedado desfasadas o son ciclópeas. 

Tricotosa

Me recuerda algo grande y desproporcionado. Las dos oes ayudan a que me imagine un objeto de proporciones descomunales. Este sustantivo tiene su origen en el francés. Hoy en día lo entendemos como una máquina para hacer tejido de punto o, y esto ya es un poco más antiguo, a una operaria que trabaja con una tricotosa. Apareció por primera vez en el Diccionario general y técnico hispano-americano de Manuel Rodríguez Navas y Carrasco en 1918. Con tanto tricotar por aquí y por allá, en 1974 se empleó más esta palabra, pero hoy en día ha quedado obsoleta en nuestro vocabulario.
Catalítica

O más comúnmente conocidas como estufas de gas con llama azul. Su sonoridad me transporta a un mundo antiguo, quizá por su similitud por el periodo Calcolítico o Edad de Cobre. Vete tú a saber los chanchullos que hay por mi mente. En cualquier caso, esta palabra viene del griego καταλυτικός katalytikós, y se refería a algo capaz de disolver o de poner fin. En la actualidad, se relaciona con la catálisis, que es la variación en la velocidad de una reacción química producida por la presencia de un catalizador. Tomen sus propias conclusiones. 

Maxicosi

Sí, también me parece monstruosa. Lo curioso es que está palabra está relacionada con el maravilloso mundo del bebé. Una maxi-cosi es una silla para el coche con un montón de características y certificados llenos de color y variedad. A mí el maxi ya me lleva a algo máximo, y la o de cosi ya ni te cuento. Una cosa máxima, grande. ¿Os imagináis un planeta de bebés gigantes? Es más, yo me imagino a un bebé de 800 toneladas diciendo maxicosi, quizá así empezó el big bang, ¿quién sabe? Seguro que la maxi-cosi viene de un mundo extraterrestre, por que si no, no me lo explico.


¿Y a vosotros, qué palabras, por su sonoridad, os remiten a algo grande, descomunal, gigantesco y sinónimos por el estilo? Podéis extrapolar el ejercicio y dejaros seducir por palabras que os transmiten amor, calor o vergüenza. Para terminar, os recomiendo el libro La seducción de las palabras, de Álex Grijelmo (2000, Santillana), una delicia que no debéis pasar por alto: Las palabras denotan porque significan, y connotan porque contaminan. 


Escrito por María Bravo.




domingo, 2 de abril de 2017

Día del Libro Infantil y Juvenil: «La caja viajera»


Francisco Pérez, autor de La caja viajera, se cuela hoy en el blog con motivo del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Una festividad que coincide con el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. Seguro que en vuestra localidad hay varias actividades para festejar este día. Aquí, en el blog, os traemos La caja viajera, un proyecto que ha dado la vuelta al mundo y que ha tardado ocho años en fraguar. Francisco Pérez es su autor, cartero durante 20 años de profesión y actualmente cartero de vocación. Ha escrito varios temarios postales y un libro de divulgación local.


P.- Háblanos de La caja viajera, ¿en qué consiste?
R.- Yo lo denomino un libro-experiencia. En la primera fase el lector descubre las aventuras que les ocurren a cuatro chicos que crean por casualidad una caja viajera, un invento que piensan no llegará muy lejos, y que sin embargo les permitirá descubrir lugares insospechados. En la segunda fase el lector, puede poner en práctica su propia caja viajera al estar el libro acompañado de una caja y un código de registro, de esta forma el lector puede bautizar su caja y ponerla en práctica, realizando un seguimiento mediante el área reservada de la web. 

P.- ¿Cómo sabe el cuarto destinatario que debe de enviársela a quien empezó el juego?

R.- Dentro de la caja, el creador introduce las instrucciones para que todos los receptores tengan claro la dinámica de la caja. Esta dinámica está basada en la confianza, si todo el mundo pasa la caja a alguien de confianza, las probabilidades de que termine en manos del creador de la caja son muy altas.

P.- Si un niño de 10 años quiere ponerlo, ¿qué tiene que hacer?

R.- La caja puede crearse en ámbitos muy cercanos de modo que nunca salga del barrio, pueblo o círculo de amistades o; por el contrario, lanzarla a cualquier destino, en este caso lo más normal es usar el servicio de Correos. La caja se puede registrar fácilmente en la página web gracias al código que la acompaña, en esta tarea el niño puede estar ayudado por sus padres y maestros.

P.- La caja viajera es un libro de 226 páginas, con más de 40 ilustraciones de Manuel Romero y con la revisión de Ana Punset (El Club de las zapatillas rojas). Parece un libro muy cuidado, ¿de dónde surgió la idea?

R.- Efectivamente es un proyecto que tiene más de 10 años y en el que se han cuidado todos los aspectos, la idea creció como un simple regalo para mi sobrina en su comunión y fue creciendo con el paso del tiempo, al ver las posibilidades que ofrecía para el lector y su universalidad.

P.- ¿Qué temas se tratan en el libro?

R.- El libro trata de transmitir a los más pequeños valores como el esfuerzo, el trabajo en equipo, la solidaridad y el conocer realidades distintas a las del día a día. Este proyecto tiene una parte digital, pero trata de poner en valor un mundo como es el postal que hemos conocido todos los que ya tenemos cierta edad y que los más pequeños en su mayoría desconocen. Este mundo permite un tipo de comunicación sosegado, reflexivo y muy creativo. Es un placer ver cómo los niños se ilusionan al oír historias sobre cartas que viajan muy lejos y paquetes de contenido enigmático.

P.- ¿A qué blico va dirigido el libro?

R.- En principio a un público desde los 10 años, que le guste la lectura y quiera poner en práctica su propia aventura. Aunque hemos tenido casos de adultos que han creado su propia caja en ámbitos como la familia, los primos o compañeros de trabajo (como si fuera un grupo de Whatsapp). 

P.- Al hacer este juego viajero, ¿nos estaríamos metiendo dentro del libro como en un juego de rol?

R.- Bueno, es una dinámica que puede ser independiente del libro y que en todo caso puede moldear el lector a su gusto; número de etapas-objetos, tipo de objetos etc.

P.- La caja viajera es como un bookcrossing pero con objetos que viajan alrededor del mundo. ¿A qué países ha llegado?, ¿te has sorprendido de algún destino?

R.- Pues ya han pasado cajas viajeras desde lugares muy pequeñitos dentro de España como a otros países; Italia, India, Canadá, Líbano etc. La más sorprendente es una que ha llegado a la Antártida, en esta ocasión se ha prestado la misión española allí presente que ha colaborado en la difusión de este proyecto, ¡y nos ha prometido retornar la caja con alguna sorpresa!



P.- Susana, Pedro, Eva y Dani son los protagonistas de La caja viajera, ¿cómo son estos niños?, ¿les ocurre algo en este proyecto postal (sin spoilers)

R.- Cada uno de los personajes tiene sus propias características y afrontan la idea de crear una caja, desde distintos puntos de vista. En todo caso, y sin contar nada que desanime la lectura, el crear la caja les aporta mucho a cada uno de ellos de distinta forma, lo cual no quita las lógicas diferencias entre ellos.

P.- Eres de Lantejuela, provincia de Sevilla, como los niños de la novela. ¿Te has inspirado en tu pueblo, ambientación, personajes, para crear el libro?

R.- Sí, soy de Lantejuela y me he basado en recuerdos e ideas sobre mi pueblo. Creo que todos en alguna forma pertenecemos a un lugar, yo estoy muy orgulloso de ello, lo cual no es óbice para que tengamos cosas por mejorar. De eso trata el libro, de valorar lo que tenemos y conocer otros lugares, ¿qué mejor manera de enriquecernos? Os animo a visitar  Lantejuela.

P.- Has sido cartero más de 20 años. Te confiesas un enamorado del mundo postal, ¿qué te atrae de las cartas?

R.- Mi primer contacto con el mundo postal fue cartearme con gente lejanas, mediante un curso por correo me presenté y aprobé las oposiciones, luego he escrito temarios para futuros carteros, colecciono sellos de forma amateur. Me confieso enamorado del mundo postal y creo que es un medio fantástico para descubrir y enseñar a los niños. 

P.- ¿Quién lee más, los niños o los adultos?

R.- Creo que tenemos últimamente mucha distracción con los soportes tecnológicos, yo el primero, pero aun así queremos que nuestros pequeños no pierdan ese contacto con el papel. La lectura en papel, así como la escritura son mecanismos muy reflexivos y que nos hacen pensar un poco más en profundidad  y con menos inmediatez.

P.- ¿Podrías recomendar a los padres algún libro infantil o juvenil para sus hijos?

R.- Yo recuerdo siempre La historia interminable con mucho cariño con aquellos cambios de color, de letras, entrando y saliendo de los mundos. Me parece un clásico para todos los tiempos.

P.- Por último, ¿dónde podemos adquirir el libro?

R.- El libro ha sido por ahora autoeditado y tiene un precio muy reducido, 15 euros y se puede adquirir en la web www.lacajaviajera.com recibiéndolo, como no, por correo.



Entrevista realizada por María Bravo.


*  *  *

¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)





martes, 28 de marzo de 2017

Noelia Hontoria: «Creo que el nuevo género chick lit se está degradando y saturando mucho»

Noelia Hontoria nació en Motril en 1988. Diplomada en Turismo por la UNED y Máster en Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa por la Universidad Jaume I de Castellón, actualmente trabaja como gestor de contenidos y redactora en diferentes medios digitales. 



P.- ¿De qué trata tu novela, Noelia?

R.- La chica de los ojos tristes es una novela romántica pero también con un poco de intriga. Está ambientada en Malta, todos los escenarios son reales por lo que tiene también algo de literatura de viajes. Diría que la propia isla de Malta es un personaje en sí mismo en la historia. Nos cuenta la historia de Adriana, una chica con un gran secreto a sus espaldas del que intenta deshacerse mientras rehace su vida…, y hasta aquí puedo leer.

P.- ¿Cómo es Adriana, la protagonista?

R.- Adriana es una chica muy especial. En un primer momento, parece muy frágil y débil, incluso algo huraña, pero cuando la conoces de verdad descubres que es una chica muy fuerte a la vez que muy humana y con un corazón enorme.

P.- La protagonista viaja hasta Malta, ¿qué te hizo ambientar allí la novela?

R.- Hace diez años, pasé allí un verano y desde entonces Malta es uno de mis lugares preferidos. Guardo muy buenos recuerdos de la isla y escribir sobre ella, en parte me ha hecho regresar. Además, Adriana huye de su pasado y creo que no puede existir un sitio mejor que Malta para hacerlo: una isla tan diminuta que ni siquiera sale en muchos mapas es el sitio perfecto para escapar del mundo.

P.- ¿Por qué crees que engancha tu historia?

R.- No es la típica historia de amor. Creo que en la literatura se cae demasiado en los tópicos y es difícil encontrar una historia que realmente sorprenda. En La chica de los ojos tristes, cuando crees que ya tienes todas las piezas y te imaginas lo que va a pasar después, de repente pasa algo que te lo vuelve a desmontar todo. ¡Y del final no os puedo contar nada pero tiene tela!

P.- Si tuvieras que cambiar de residencia, ¿a qué destino te gustaría llegar?

R.- La verdad que tengo una suerte inmensa de vivir en Motril, he tenido la fortuna de viajar bastante pero aún no he encontrado un sitio mejor que mi Costa Tropical, por eso nunca me he planteado cambiar de residencia. Si tuviera que hacerlo, hoy por hoy por motivos profesionales, Madrid; pero por motivos personales, en Italia he estado varias veces y siento una conexión especial con ella.
Malta (fuente: viajesavismar.com)
P.- ¿Cómo ves el mundo literario en España?

R.- Muy difícil, supongo que como en el resto del mundo, si no tienes un gran nombre, es muy complicado que te dejen asomar la cabeza. Pero sí creo que el mundo digital ha hecho mucho por el sector, a pesar de que tiene su parte negativa que es la piratería y que aunque no nos guste, ahí está y es una realidad que no podemos negar. También el formato Kindle ha abierto muchas puertas tanto a los escritores que quieren darse a conocer como para los lectores que consumen bastantes libros (por precio, comodidad, facilidad de acceso a ellos…). El despegue de la autopublicación creo que significa que las tornas están cambiando y que vienen tiempos bastante buenos.

P.- Háblanos de tus gustos literarios.

R.- Me encanta la literatura de viajes y las novelas románticas, también los thrillers de intriga y suspense. El nuevo género chick lit también me gusta bastante, pero creo que se está degradando y saturando mucho. Últimamente me cuesta mucho encontrar una novela de este género que me enganche. Entre mis libros preferidos se encuentran Pasiones Romanas o El Alquimista, son dos joyas.

P.- Eres de Motril, Granada, ¿en qué te ha influido tu tierra a la hora de escribir?

R.- Aunque no seamos muy conscientes de ello, la cultura mediterránea la llevamos bastante interiorizada los que somos de aquí (¡ya lo decía Serrat!), y eso inevitablemente se termina reflejando. En mi novela, aproveché para mencionar Motril en alguna ocasión, quería hacerle un pequeño guiño a mi tierra.

P.- ¿Qué te ha costado más del libro (perfilar personajes, trama, corrección, publicación, etc.)?

R.- La maquetación, es la parte más tediosa, comprobar que todo quede bien cuadrado, que no haya ningún fallo al maquetar, revisar cada página una por una… En el momento en que se mueve una línea o aparece algo extraño, casi hay que volver a empezar.

P.- ¿Podrías recomendarnos una novela de viajes a un lugar exótico?

R.- La pasada Navidad leí Los años viajeros, de Luis Márquez. Este chico trabajó como periodista en el programa de televisión Andaluces por el mundo y en la novela nos cuenta sus experiencias en varios de los destinos que visitó, desde la India hasta Laponia, Egipto, Israel, Estados Unidos o Sudáfrica. Me gustó mucho para leerlo poco a poco e ir disfrutando de cada destino.  


Entrevista realizada por María Bravo.


*  *  *

¡ATENCIÓN! 

Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)




martes, 21 de marzo de 2017

Lilo Acebal: «Cuando inauguramos la librería, no había ni libros ni estanterías. Estaba todo vacío»

Lilo Acebal (derecha) e Ingrid Acebal (izquierda), libreras de Panta Rhei

Es inevitable llegar a Malasaña y no entrar en Panta Rhei. Un librería con mucho diseño situada en la calle Hernán Cortés. En busca de las librerías más emblemáticas de Madrid, hemos ido a conocer a sus dueñas: las hermanas Acebal. En este caso, es Lilo Acebal quien nos recibe en su atalaya roja del buen librero. Panta Rhei nos invita a fluir entre libros, ideas e historias. Las preguntas cambian, y, a la salida, para permanece como al principio. 



P.- Abristeis la librería en el año 2001. ¿Cómo se gestó la idea?

R.- Mi hermana y yo queríamos hacer algo juntas, pero no teníamos claro el qué. Sabíamos que tendría el ingrediente de la ilustración. Y fue dejar nuestros trabajos y lanzarnos. Decidimos que serían libros, ilustración y galería, aunque luego se fueron añadiendo más secciones.
Abajo hay una galería de arte dedicada a la ilustración. Es una galería que está dentro de una librería. A nosotros lo que nos gusta es que la gente vea los originales de los libros, y que diga mira, pues justo los originales están abajo. Y sobre todo que vean la cocinilla del libro y cómo se ha hecho. Eso es lo que les gusta a los ilustradores.  
P.-Teniendo una sala de exposiciones dedicada al dibujo y a la ilustración. ¿Qué importancia le dais al arte? 

R.- Desde el principio, teníamos claro que la librería iba a tener un concepto visual, y ahí entraba de todo. Desde moda, fotografía o libro ilustrado. Pero a la sección infantil sí que le queríamos un énfasis de ilustración. No es que sea una sección muy grande pero nos gusta tener cosas bien elegidas y muy bien ilustradas.  

P.- Al principio, la librería estaba dedicada a las artes visuales, ¿qué cambió para que ahora vendáis otro tipo de géneros, como la novela? 

R.- Siempre quisimos integrar la novela, porque mi hermana Ingrid es muy lectora. Al igual que a mí me encanta la ilustración, a ella le fascina leer. Entonces, las novelas empezaron con una pequeña esquinita de obras elegidas por ella, de lo que a ella le gusta leer. Y al final esa esquinita se ha hecho más grande. Hace tres años decidimos tener una sección de biografías de humanidades, de artistas, escritores. También hemos acoplado la sección de viajes y ahora es más grande que antes. Gastronomía también ha crecido mucho.

P.- Vuestro lema es Todo cambia, todo fluye, nada permanece. En la Grecia clásica, el concepto Panta Rhei se atribuía a la opinión de que todo se encuentra en constante cambio. ¿Con qué se asocia esta idea a la librería? 

R.- Buscábamos un nombre y nada nos cuadraba, hasta que una vez, de manera fortuita, vimos en un texto de Internet Panta Rhei (todo fluye). Me encantó la idea. La palabra en sí misma es muy bonita, y la puedes decir en cualquier idioma. Y se lo dije a Ingrid. La verdad es que fue de la manera más tonta dos semanas antes de abrir. Queríamos un nombre relacionado con las artes, pero ninguno cuajaba. Hasta que al final dimos con ese de una manera casual. Es una bonita palabra positiva y así se quedó.  
P.- Hablemos de las RRSS. Estáis en Facebook y en Instagram. ¿Qué opináis de las redes sociales?, ¿cuáles os resultan más útiles? 

R.- Notamos que Instagram es el idioma que más hablan nuestros clientes. Una cubierta es más fácil de subir. Pero Facebook también es buena. Tampoco nos metemos a lo bestia ni tenemos una persona dedicada a ello, pero sí es verdad que están ahí, muchos clientes nuestros las usan y se está convirtiendo en una cosa importante. Hace dos años creamos Instagram porque nos dimos cuenta de que muchos clientes estaban más aquí que en Facebook. Twitter lo dejamos. Para las presentaciones usamos Facebook y enviamos una newsletter.

P.-¿Cuál es el tipo de cliente más usual?, ¿entra mucha gente joven?

R.- Es un grupo muy ecléctico. Hay profesionales de moda, diseñadores, gente que entra y va directamente a los libros de diseño gráfico y luego se compra un cómic, por ejemplo. Si son mayores vienen a por un libro de la sección infantil y se lo compran a su niño. Es gente que visualmente les gusta los libros. Aunque luego también están los clientes de siempre, que no tienen un componente visual y que compra aquí sus novelas, biografías, etc. Pero insisto en que es ecléctico. No hay un perfil determinado que digas, este es, porque vienen estudiantes y gente joven con libros muy baratos. 
P.- ¿Hay mucha cultura literaria en Malasaña?, ¿qué representa Panta Rhei para el barrio?

R.- En Malasaña hay mucha cultura porque es un barrio muy creativo. Tanto Malasaña como Chueca son barrios como el Soho de Londres, donde hay una ebullición artística a tope. Nosotras antes estábamos en la calle Pelayo, y al venirnos más cerca de Malasaña, la gente nos conoce más y somos referencia. Hay gente a la que no le interesan las artes visuales específicamente, pero nos vienen a pedir libros de biografía, por ejemplo. Y ese es un servicio que hacemos porque es una labor de librería de barrio.
Vivimos inmersos en 
una sociedad de pantalla

P.- ¿Cómo era la librería de la calle Pelayo?

R.- Era mucho más pequeñita. Al final estaba la galería y al principio la librería. Estuvimos allí tres años y nos mudamos porque se nos hizo enana. En las últimas navidades ya no cabíamos. Entonces encontramos este local. Al principio, abajo era todo galería, tampoco queríamos tener una librería tan grande, y como cabíamos aquí bien. De hecho, inauguramos sin libros con una exposición de Isol. Ya la teníamos planeada y dijimos, ¿por qué no inauguramos sin libros, en plan minimalista? Estaba todo vacío, no había ni estanterías. No había nada, solo la exposición. Y luego ya a la semana siguiente empezamos a traer estanterías.

P.- ¿Y no os dio vértigo?

R.- Pues sí, porque todo lo que teníamos estaba vacío. Y era como, ¿y ahora qué hacemos?, y al final ahora no cabemos.

P.- ¿Por qué usáis el rojo como color predominante?

R.- Porque nos gustó. Es un color muy atractivo, que se ve. Lo preferimos antes que el azul, y queda muy bien con las letras en blanco.

P.- No sé si habéis tenido ocasión de leer Mi maravillosa librería, de Hartlieb, donde una librera austriaca cuenta los entresijos de ser librera. Entre ellos, habla sobre la ordenación. ¿Por qué elegisteis esta ordenación de los libros? 

R.- Eso se hace tranquilamente por materias. El único cambio gordo que hicimos fue una vez que la sección de fotografía estaba aquí arriba y, al extender moda aquí, llevamos fotografía abajo. Y a parte de eso, no ha habido grandes cambios.  

P.- Ante el gran número de librerías que han cerrado por la crisis, ¿cómo habéis podido lidiar con ella? 

R.- La crisis la hemos notado, pero como todos los negocios en España la han notado. Sin embargo, no hasta el punto de tener que cerrar. Sí que ha habido que hacer mucho ajuste de compras. Todos los negocios han hecho ajustes: editores, libreros, etc., y al final aquí seguimos. Es importante dar las gracias a toda esa gente que todavía vuelve, que no te deja en la estacada.  

P.- El sector editorial en España está vivo pero, sin embargo, no se lee demasiado, ¿qué opinas al respecto? 

R.- Pero no se lee demasiado porque vivimos inmersos en una sociedad de pantalla, mucha gente está en la pantalla, en la tv. Es un público cautivo de eso, y no lee tanto. Y, por otro lado, es cierto que cierran librerías pero también abren otras. Hay muchos que abrieron en plena crisis también. Pero eso siempre va a pasar. Lo importante en cualquier caso es que la gente siga leyendo, pero eso depende de la educación desde el colegio.
Lo más gratificante es 
el trato con la gente,
ofrecerles un libro y 
que les encante

P.- ¿Entonces, qué opinas sobre las lecturas que leen los niños en el colegio? 

R.- Lo que los niños ven en casa es fundamental. Pero si en casa no ven leer, es complicado, a no ser que tengas súper profes de literatura. También es importante dar con un profesor bueno, que te inspire cuando a tu alrededor no lee nadie.  

P.- ¿Qué es lo más gratificante de vuestro trabajo?, ¿y lo menos? 

R.- Lo más gratificante es el trato con la gente, ofrecerles un libro y que les encante, que se lo hayan regalado a alguien y que me digan que les ha encantado. También ver gente que se conoce a raíz de la librería. Es muy positivo el contacto con la gente. Lo menos gratificante es trabajar los fines de semana. Cuando tienes un comercio tienes que abrir cuando la gente tiene libre, y muchas veces la gente tiene libre y te invita a cosas, no piensan que tienes una librería o un comercio. Lo menos gratificante es no poder acudir a eventos que te gustaría, pero es parte del trabajo.

P.- ¿Por qué es importante leer?

R.- Porque te expande la mente, te hace conocer mundos nuevos, gente diferente, y todo en un libro. Luego puedes leer libros de historia porque te gusta la historia, pero es para aprender, obviamente. A mí me parece una cosa súper necesaria para expandir la mente.

P.- ¿Qué te gusta más de la ilustración?

R.- Lo que más nos gusta de la ilustración es el dibujo. Cada exposición que hacemos es un ejemplo de gente que dibuja de una manera diferente. Puedes expresar muchas cosas con una línea. Y es muy divertido ver cómo los niños cogen un libro, van abajo, donde están los originales, y se asombran al verlos. Ves, por ejemplo, que el artista ha probado a hacer varias cubiertas y se ha quedado con una, o las cuatro cubiertas diferentes que hizo para llegar a la otra. Y eso es muy interesante. A los niños les fascina. El papel del ilustrador es muy importante, no solo es alguien que decora un libro, porque lo que cuenta es diferente a lo que cuenta el escritor, pero deben combinarse.
P.- Como en un cómic.

R.- Claro. Igual. Hay gente que nunca había leído cómic que de repente están leyendo novela gráfica. A lo largo de estos 15 años hemos visto el auge de la novela gráfica. Antes era un sitio muy acotado para la gente que leía cómics. Pero en cambio ahora lee novela gráfica muchísima más gente, y se publica mucho más.

P.- ¿Podrías recomendar un libro para introducirme en la novela gráfica? 

R.- Por ejemplo, Mauss es un clásico antes de cualquier otra. Fue la primera que metió el pie. Mauss es uno de los grandes.  

P.- ¿Qué hace falta para ser una buena librera? 

R.- Ganas, ganas y ganas. Ponerle ganas. Yo venía del mundo de las bellas artes e Ingrid era periodista y ella estuvo cinco meses en Rubiños de voluntaria, que es una librería que ya no existe, estaba por Goya. Era una de las más antiguas de España. Nosotras teníamos muchas ganas de empezar.


P.- Una pregunta de iniciados. ¿Es lo mismo novela ilustrada que novela gráfica? 

R.- No, no es lo mismo. El álbum ilustrado es para adultos. La novela gráfica es más historieta. De novela gráfica a mí me gusta Sangre de mi sangre, de Lola Llorente, y lo recomiendo siempre. Es muy original con un lenguaje que está muy bien. También están los de Camille Jourdy, una chica francesa y gran ilustradora. Hay uno de ella que se llama Rosalie Blum, que es el primero que salió. Es un libro muy divertido y bonito, de acuarela.

P.- Para terminar, ¿qué te gusta más de una novela gráfica?

R.- Lo que me gusta más es cómo se combinan estos dos aspectos: la historia y la ilustración.



Entrevista realizada por María Bravo.



*  *  *


¡ATENCIÓN! 
Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)




viernes, 10 de marzo de 2017

Sorteo de primavera y poesía

Actualizado
20/3/2017

Ya tenemos ganador de nuestro sorteo de primavera y poesía. Muchas gracias a todos por participar. Estad muy atentos porque muy pronto sortearemos más productos literarios de los que nos gustan. Por ahora, solo esperamos que el ganador disfrute de sus poemas.

El ganador corresponde al número 6: 
JCPA @juliocpola


Lista de participantes del sorteo

1.- Isa Castro
2.- Guillermo Rodríguez
3.- Paula Olvera Pérez
4.- Ricardo Garreta Calderón
5.- Patricia Herrero
6.- JCPA @juliocpola
7.- Isa @Iowenstein34
8.- Chispy_06 @Chispy14
9.- Daniel Díaz @dadiacos1980

¡Hasta el próximo sorteo!


*  *  *

Quedan pocos días para que empiece oficialmente la primavera. Y para celebrarlo, vamos a hacer un sorteo muy poético. Porque el 21 de marzo no solo se le da la bienvenida a la primavera, también a la poesía. Una conjunción hecha de miel de azahar difícil de superar. Y si ya metemos un sorteo de por medio, el azúcar implosiona en nuestras venas. En este caso, la poeta Miriam Villares nos ofrece dos poemas muy especiales. ¡Estad muy atentos a este sorteo nacional (España)!



SORTEAMOS
Consigue estos dos micropoemas compuestos y diseñados por Miriam Villares para Bambú y Naranja. Impresos en cartón pluma, numerados y firmados por la autora. Tienen un tamaño de 10 x 15cm, no pesan apenas nada y son muy fáciles de colgar. ¿Ya los estáis visualizando en la pared de vuestro escritorio? 
Página web personal: www.miriamvillares.com


¿Qué tenéis que hacer?

Es muy sencillo participar.
Podéis elegir una de estas tres maneras:
    1) Twitter: @Labocadellibro. Solo tenéis que retuitear la imagen del sorteo con el comentario La primavera la poesía altera.
     2) Facebook: @Labocadellibro (página oficial). Compartir la imagen del sorteo con el comentario La primavera la poesía altera.
     3) Blogger: para quien no tenga redes sociales, debéis escribir aquí abajo un comentario con el texto La primavera la poesía altera.

NOTA: por cada participante, escribiremos en la red social correspondiente el número asignado para el sorteo. En caso de no ser así, puede que no hayas compartido correctamente la imagen ni añadido el texto La primavera, la poesía altera. En cambio, si has realizado los pasos correctamente y no te hemos asignado número, escríbenos, vuelve a RT o a compartir la imagen antes de que se termine la hora del sorteo (en este caso, antes del lunes a las 20:00 h)


¿Hasta cuándo podéis participar? 

Hasta el lunes 20 de marzo a las 20:00. Os apuntaremos por orden de llegada. El nombre del ganador saldrá, como ya hemos hecho en otras ocasiones, por el número de la ONCE. El elegido deberá ponerse en contacto con nosotros y darnos sus datos para que podáis recibir los dos poemas.

¡Mucha suerte a todos!