miércoles, 24 de agosto de 2016

Libros Pop Up en la Biblioteca Nacional (Madrid)

Dícese de los libros Pop Up los que son libros móviles, movibles, mecánicos, animados, tridimensionales, etc. Pero, ¿qué queréis que os diga? A mí eso del Pop me recuerda a las palomitas de maíz. Me imagino el maíz eclosionando en blanco como cuando abres un libro de estas características y se forman reconstrucciones de castillos, bosques o animales de papel. Pues bien, en la Biblioteca Nacional de Madrid se exponen los antecedentes de los Pop Up. Y una, que disfruta del aire acondicionado en verano más que un niño en una piscina de bolas, ha ido a ver la exposición. Y nadie rechaza un lugar fresquito en Madrid.


En la sala se analizan los orígenes del Pop Up en una jungla de libros con solapas o con discos giratorios con el único fin de manipularlos. Y es que, si en la actualidad son disfrutados en su mayoría por niños, en sus inicios fueron manejados por adultos en libros de ciencias, astronomía o biología.

La exposición se desarrolla en apenas una sala con distintas vitrinas y elementos interactivos. El Pop Up atesora cerca de 700 años de historia. En la Edad Media, el beato catalán Ramón Lull, pionero en escribir en catalán y la lengua neolatina para textos técnicos, filosóficos o científicos les dio vida, pero quien realmente realizó un libro impreso con partes movibles fue Johannes Regiomontanus con el Calendario Regiomontanus de 1482; también destacan Compendio, de Rodrigo Zamorano de 1588 o Delineación de González de Urueña de 1740. Todos ellos con un marcado fin científico, ya que entre los siglos XVI y XVII destacan los libros de astronomía y navegación. También calendarios, relojes o astrolabios.

Tadeo Felipe Cortés del Valle y Castillo Calendario romano, general y perpetuo [Manuscrito] / dálo a luz para utilidad del público Tadeo Felipe Cortés del Valle y Castillo, natural de la villa de Madrid, y vecino de la de Oña, arzobispado de Burgos. - S.XVIII. -Numerosos dibujos coloreados, algunos de ellos movibles, intercalados en el texto. Grabado pegado con la esfera y el globo terrestre (fuente: bne.es)

Hasta el siglo XVIII había dos técnicas de Pop Up: las solapas y las volvellae o las ruedas. Dentro de la técnica de las solapas encontramos Catoptrum microcosmicum (1619), de Remmelin, con varias capas de papel ilustradas con los órganos del cuerpo. También hay otros ejemplos con piezas recortables para construirlos con papel pegado o cosido. Las volvellae se aplicaban a libros sobre adivinación, astrología, retórica o criptografía. Entre algunos ejemplos destacan Veridicus Christianus, de Jan David o la Confession coupeé del franciscano Leutbrewer.

En el siglo XVII se popularizaron como libros infantiles hasta convertirse en una mezcla perfecta entre libro y juguete, y no sería hasta 1979 cuando los Pop Up comenzaron a estudiarse. A lo largo de las décadas, se han contabilizado hasta cuatro géneros de este tipo de libros: 1) El infantil, 2) El espectacular, 3) Los manuales de anatomía, 4) Modernos libros de artista. En total, cuatro géneros que se pueden ver en la exposición, aunque es cierto que se le da un mayor énfasis al manual, sobre todo científico.

Le grand cirque internacional de Lothar Meggendorfer, París, 1887 (fuente: bne.es)

Había un par de objetos interactivos, pero he echado en falta tocar, manosear, curiosear libros de Pop Up, recrearme como en una piscina de bolas. Todos sabemos que la Biblioteca Nacional no se caracteriza por su modernidad precisamente, y esta muestra no se aleja de esa línea. Pero me resulta divertido imaginar a los diseñadores de la exposición preguntándose, ¿cómo hacer una exposición de Pop Up lo más "queso curado" que podamos (entiéndase el eufemismo, por Dios)?, ¿pero nuestra idea es atraer a las familias con niños pequeños? No, no, para nada. Es mejor así, todo antiguo, todo Antes del Pop Up. Ni una pequeña muestra del presente. Nada. Y ecco! Conseguido. Se aprende y se disfruta, y creo que es una visita obligada a todos los amantes del Pop Up.

Astronomicum Caesareum de Petrus Apianus, Ingoldstadt, 1540 (fuente: bne.es)
¡Che! Pero aquí no acaba la crítica, junto a esta exposición, había otras repartidas entre las ocho salas del pasillo. Una dedicada a Shakespeare, otra a Don Quijote o a los mejores libros de fotografía, expuestos en cajas de cartón (abanderando el reciclaje). Creo que sería conveniente diferenciar entre una exposición y otra, porque de pronto apareces ante una vitrina que no tiene nada que ver con la anterior como en un agujero de gusano.

Exposición de los mejores libros de fotografía
En cualquier caso, recomiendo ir a todo aquel que quiera pasar un rato fresquito y disfrutar de la cultura. Verás varias muestras en una y te quedará la sensación de haber estado en varios momentos culturales sin moverte del sitio. Así pues, compren su bolsa de palomitas y disfruten de la función al más puro estilo Pop Up.

INFORMACIÓN PRÁCTICA:
  • Del 10 de junio al 11 de septiembre de 2016
    De martes a sábado de 10 a 20 h.
    Domingos y festivos de 10 a 14 h.
    Último pase media hora antes del cierre.
En la Biblioteca Nacional en la Sala de las Musas, Museo.


Escrito por María Bravo

viernes, 19 de agosto de 2016

Eba Martín: «Hay mucho desconocimiento sobre el género de terror en España»

Eba Martín Muñoz nació en Barakaldo (Vizcaya), aunque en la actualidad reside en Madrid. Licenciada en Filología Hispánica, ha trabajado como profesora de Español para extranjer
os dentro y fuera de España (Bilbao, Salamanca, Polonia o Italia), como profesora de italiano e inglés para empresas y como diseñadora de cursos. Fijada su residencia en Madrid, los últimos años los ha dedicado a su actividad docente como profesora de Lengua y de Latín en secundaria y Bachillerato, compaginándolo con la creación literaria y la corrección de textos. Seres malditos. El orígen es la primera entrega de la saga que lleva el mismo nombre. Actualmente, está trabajando en la segunda parte de la saga: Seres malditos. La conversión, cuyo lanzamiento está previsto para finales del verano de 2016.

1.-¿De qué trata tu novela Seres malditos?
Es una novela coral protagonizada por varios seres, algunos sobrenaturales y otros no (vampiros, nigromantes, demonios, humanos…), de ambiente gótico pero fusionado con otros elementos novedosos, como el humor, el misterio, la magia, el horror y la ternura. Invita a dos tipos de lecturas: la superficial y la profunda (que explora al ser humano y nuestra sociedad, con una gran crítica social envuelta en ironía y humor).

2.-¿Qué te lleva a escribir sobre temáticas tan sórdidas?
En realidad, pese a las escenas de violencia, erotismo y terror que hallamos en la novela, como corresponde a su género, esta no se centra ni regodea en ellas, sino que enfrenta las dos caras del ser humano (pues los personajes están bastante humanizados, con lo que no puedes evitar empatizar con ellos y ver el mundo desde sus ojos de criatura): amor y odio, ternura y violencia, humor y terror... Pese a todo, la gran enseñanza del libro es que el amor es el que nos salva de nosotros mismos, de la soledad, nuestros miedos y demonios. No el amor concebido en plan romántico y bobalicón, sino el amor en mayúsculas.

3.-¿Dónde está ambientada?, ¿cómo son esos escenarios?
Los escenarios son múltiples y siempre reales, aunque algunos sean con cambios hipotéticos cuando corresponde a una escena del futuro. Y muy variados: nacionales y extranjeros, góticos y tiernos, interiores y exteriores…

4.-Háblanos de los personajes, ¿qué les conduce embarcarse en un mundo de tanto dolor?
Cada uno tiene un pasado concreto que les marca, así como su propia naturaleza, pero ni siquiera su bagaje condicionará del todo a estos personajes, sino que habrá espacio para ciertas transformaciones y sorpresas, que deben aprender a sortear o gestionar. Por ejemplo, un demonio de la venganza que se enamora por primera vez, un empático que descubre que también puede dañar…

5.-¿Qué te aporta tu trabajo como docente de español para extranjeros y de Lengua y Literatura a la hora de escribir?
Bueno, hace años que no me dedico a la enseñanza para extranjeros. Ahora enseño Latín y Lengua y Literatura, en combinación con la corrección de novelas, y realmente es algo que no me había planteado. Escribo muchas historias y diseño muchas actividades creativas para mis alumnos, así que supongo que mantiene en forma mi imaginación y creatividad. Por supuesto, enseñar literatura hace que domine muchas estrategias y técnicas narrativas, géneros… Todo eso se aprecia en la saga.

6.- ¿Cómo definirías el género de terror en el sector editorial español?
Débil aún. Hay un público fiel pero escaso y mucho desconocimiento del género y de sus subgéneros. Hemos comenzado a caminar hace relativamente poco, si comparamos la trayectoria de USA con nosotros.

7.- Supongo que serás una apasionada de la novela de terror, ¿qué títulos o autores te inspiran a la hora de escribir?
Me gustan infinidad de géneros, tanto para escribir como para leer. Pero en terror adoro a Stephen King, Anne Rice, Stoker, Dan Simmons, Poe y Quiroga.

8.-¿Crees que la literatura de terror da miedo cuando la lees?, ¿has sentido realmente pavor con la lectura de alguna novela del género?
Eso creo que depende del lector, no del libro. Creo que hay gente con una imaginación tan vívida y portentosa que lo pasa fatal leyendo escenas de terror en un libro y esa misma escena en una película la viviría intensamente. Desgraciadamente, el caso mayoritario es al revés: el libro les da menos miedo porque no realizan la composición mental dentro de ellos, pero si esa escena la vieran en una pantalla, con sus efectos sonoros correspondientes… la cosa cambiaría. Respondiendo a tu pregunta, yo soy del primer tipo y me meto mucho en todos los libros: grito, lloro, me río… lo que toque.


9.- Según tu biografía, te mueves en un entorno de cultura literaria. ¿Se te ocurre alguna idea sobre cómo se podría incentivar la lectura, tanto en jóvenes como en adultos?
Es demasiado complejo para contestar aquí, pero en mi caso trato de aportar mi granito de arena con mis alumnos, con programas y actividades que incentiven la lectura y escritura. Actualmente estoy escribiendo una colección de cuentos de misterio, miedo y fantasía para alumnos de la ESO, con actividades sobre cada relato enfocadas al temario de clase y a estimular su gusto por la literatura.

10.- ¿Podrías recomendarnos un libro de lectura ligera para las tardes de piscina en verano?
No soy mucho de “lecturas ligeras”, lo reconozco, porque lo que no me hace reflexionar o emocionarme suele aburrirme, salvo las cómicas. Maldito karma, de David Safier, es siempre una buena opción piscinera para disfrutar.

Enlace de su página de Facebook para contactar con la autora o seguir su avance en la saga.

Entrevista realizada por María Bravo

*   *   *
 
¡ATENCIÓN!

Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

miércoles, 3 de agosto de 2016

«La pasión de Mademoiselle S.», Anónimo

Estoy impaciente por sentir en mi coño la dulce posesión de tu polla, cuya última caricia dejó allí tan delicioso recuerdo. ¿También lo quieres tú? ¿Vamos a saltarnos ahora nuestras normas? Qué le vamos a hacer, te amo demasiado, pero sé que tu vicio sabrá devolverme bien pronto al camino prohibido. Te beso con ternura, amor mío. SIMONE


Editorial: Seix Barral
Título original: La passion de Mademoiselle S.
Año de edición: 2016
País: Francia (París)
Escrito en: 1928-1930
Páginas: 244
Dos simples líneas entrecruzadas en ángulo recto nunca habían transmitido tanto contenido erótico como una imagen explícita. La pasión se esconde en la cubierta, pero al abrir sus páginas, la señorita Simone despliega un arsenal de lascivia y sexo inusual de la época. Así es, estamos ante una novela epistolar ocurrida en París entre 1928 y 1930. La cita del comienzo es solo una pequeña parte del todo. Un todo encontrado detrás de un montón de madera en un desván por el diplomático francés Jean-Yves Berthault, quien se ha encargado de que vean la luz: "Dentro no había más que cartas, amontonadas de cualquier manera y escritas todas con la misma caligrafía".

Así nos lo explica Berthault en el prólogo, quien, después de leer algunas misivas, no le quedó otro remedio que comprar a su amiga la correspondencia que mantuvo Simone con Charles, su amante. Aunque es una correspondencia sesgada, ya que solo se pueden leer las cartas de ella. Su forma de comunicarse con él era mediante el denominado servicio de cartas neumáticas (una red de tubos de aire comprimido que recorrían París a una velocidad de un kilómetro por minuto, que posteriormente fue sustituido por el fax). Se podían escribir hasta un total de 20 líneas de texto, por lo que las cartas de Simone no son muy extensas.

La obra, puramente pornográfica, satura y carga por su repetición. Demasiado sexo, demasiado amor, demasiada lujuria, demasiados genitales restregándose por las páginas en blanco. Solo podemos leer las cartas que Simone escribió, así que tenemos que imaginarnos cómo era Charles, sus gustos, su trabajo o su vida paralela. La correspondencia se nos ofrece de manera unilateral con una elipsis masculina constante. Simone es quien se despacha de una forma nítida sobre sentimientos, emociones y juegos sexuales de todo tipo y perversión.

No hay una clara línea argumental. ¿Qué es lo que realmente ocurre en el libro? Lo único que nos cuenta Simone son sus encuentros íntimos, pero no ocurre nada más. La estructura argumental (inicio, nudo y desenlace) se queda coja a lo largo de 244 páginas. Según Berthault, tardó cerca de un año en seleccionar entre las 200 cartas que quería publicar así como reconstruir la cronología. Me parece un encaje de bolillos. Es decir, al inicio de algunas cartas se puede leer: "miércoles por la noche" o "viernes a las tres". Los que hayan leído Rayuela sabrán que el libro se puede comenzar a leer por cualquier parte. En La pasión de Mademoiseller, abras por donde abras el libro, aparecerán fluidos, lenguas y sexos. Pero en todo ello hay una salvedad, debo ser justa; ya que es verdad que esto ocurre en las tres cuartas partes del libro, pero después sí que hay dos tramas diferenciadas: la práctica homosexual de Charles y el desenlace final de la pareja.

Quisiera descubrir ese auxiliar valioso que aún no tenemos. Con el vientre ceñido por un rabo enorme, así es como me gustaría tomarte. Tu culo ya no se tendería en vano hacia mi vientre, pues con cada embestida sentirías mi polla penetrar más hondo en tu carne, y entonces de verdad creerías que el amante soy yo, pág. 91. 

¿Pero quién fue Simone? De ella sabemos pinceladas que se nos explican en excasas notas a pie de página, como que fue ofinista, culta y de buena familia. Y ahí reside la peculiaridad, ¿por qué una mujer decente empleó ese lenguaje?, ¿dónde lo ha aprendido?, ¿habría alguna obra de la época donde se hablase en tales términos? Recordad la fecha: 1928-1930. Entre los escritores coetáneos, estaban Genet, Pierre Louÿs o Gide, pero ninguno de ellos utilizaba los términos de Simone. No obstante, la protagonista sí vivió en la época de las primera películas pornográficas mudas, de La revista negra de Josephine Baker, así como de un emergente orden amoral parisino. Por último, no hay que olvidar las postales eróticas creadas en Francia, y que circulaban a países de forma clandestina, como los EE.UU.

De cualquier manera, la obra es el súmmun de lo pornográfico. Simone presenta una impecable maestría a la hora de describir gestos, posturas, transgresiones, besos, fluidos, masturbaciones o tríos hasta el punto de adquirir cierto grado de obsesión. En La pasión de Mademoiselle S., no hay un amor platónico, es todo placer físico y carnal de una mujer independiente y liberada. Aunque sí que es cierto que Simone depende de ese amor carnal de Lotte, como apoda a Charles, y los celos se apoderan de ella en decenas de ocasiones:

Siento celos de ti. Celos terribles, y sufriré infinitamente si me entero de que me engañas. Sé que te ocurre alguna vez con tu mujer, por desgracia, pero eso no puedo evitarlo, es así y ya está. Soporto esta situación desde hace dos años, pero sabes que no podría resignarme a verte con otra amante, pág. 235.

Simone y Charles, dos amantes de finales de la década de los años 20. Puede que no fuese en los años 20, o puede que ni se llamasen como tal o, simplemente, que nunca se hubieran encontrado. Aun así, es importante señalar que las cartas existieron relamente, quizá con un transfondo literario. ¿Quién sabe? Pero eso no importa, lo que importa es su contenido: censurado, prohibido, llevado hasta la lujuria más excéntrica. 

Caligrafía ordenada y clara de Simone

Escrito por María Bravo Sancha