miércoles, 5 de octubre de 2016

9 palabras que te harán dudar

En ocasiones veo faltas. Y en ocasiones esas faltas son correctas. No seré yo quien menosprecie el corrector de Word, ¡no, señor! Sin saberlo me ayuda a conocer ciertas palabras que creía incorrectas, defectuosas o descoloridas, para los más poéticos. A lo largo de mi vida wordiana me he encontrado con numerosos subrayados en rojo. Demasiados. Aquí va una pequeña lista de palabras que parecen tan inusuales como bien escritas.

Claude Monet. Serie de almiares, 1890-1891

Almiar

Es curioso escribir esta palabra en Google y que el mismo buscador te la cambie por almíbar. Pero no, esta palabra no tiene que ver nada con el melocotón ni con otras dulcerías por el estilo. Lo único que se le puede parecer es el color. Según el Diccionario almiar es un montón grande de paja o heno, al aire libre, que se forma frecuentemente en torno a un palo vertical para conservalo todo el año. ¿Qué queréis que os diga?, a mí esta palabra me encanta. Lo que daría por descubrir la utilidad del palo en el centro del montón de heno, cual palillo en la hamburguesa.

Boto

Esta amable palabreja no se subrayó de rojo en el Word. Que nadie se lleve a engaño, que no es la conjugación de ningún verbo, sino un sustantivo. En el Diccionario tiene hasta tres acepciones: bota alta y cuero pequeño para echar aceite, vino u otro líquido. La tercera se refiere a un adjetivo: torpe de ingenio o de algún sentido. Vaya, que si alguien es un boto, ya sabéis que muy listo, el pobre, no es.

Enteco

Entero. Eso era lo que quería poner, y si el implacable Word no estalla de ira, yo no me percato. Y no estalló, no. Acudí presta al Diccionario, y me quedé entera y de una pieza, eso sí. Es un adjetivo que se refiere a algo enfermizo, débil, flaco.

Escopo

A veces se escupe en un lugar determinado, y nuestros ojos dibujan una diana determinada. Cuando quieres contar eso en un relato y Word no te reclama que escribas correctamente, algo está pasando, amigos. Resulta que escopo es un sustantivo que se refiere a un objeto o blanco a que alguien mira y atiende. De ahí a escupir, va un pasito pequeño. 

Kevork Cholakian. Diana

Fretar

A veces fregar se convierte en una acción demasiado engorrosa incluso en sus letras. Y no nos alejamos mucho del significado que estamos pensando. Este verbo transitivo se emplea cuando queremos frotar o restregar, ya sea el jabón con los platos o las churras con las merinas. A gusto de cada uno. 

Mollino

Hasta el mismo Don Quijote hubiera regresado de entre los molinos de viento para advertirme de lo mal que estaba escrita la palabra. Y tiene razón, en el caso de que hubiera querido poner mollino, pero lo curioso es que este adjetivo se refiere a la lluvia que cae menuda y blandamente. Una escena bucólica: El agua mollina caía entre los molinos. Olé.


Recazo

Que también podría haber sido regazo. Una palabra preciosa que nos remite a la infancia cuando decimos eso de en el regazo de nuestra madre. Pero no. El cambio de consonante esconde algo más turbio, pues ese sustantivo hace referencia a la parte del cuchillo opuesta al filo; vaya, con la que se puede cortar la mantequilla.

Youqing (Eugene) Wang. Oil on board

Rosto

¡Pero qué dulce rosto tienes, bellezón! No, espera, es rostro. ¿Por qué no ha actuado la sentencia del Word rojo sobre ti? ¡Algo está pasando y quiero saberlo ya! Acudo al Diccionario, ¿qué clase de palabra es? Ajám, un verbo de esos que podrías conjugarlo con un alfajor en la boca. Su infinitivo es rostir, y significa asar o tostar (comida, digo yo). Si indagamos en su etimología es para echarse a temblar, porque su origen lo encontramos en el alemán antiguo, luego pasó al francés antiguo y luego al español. Ahora se comprende todo. Venga, polvorón en la boca: yo rosto, tú rostes, él roste (...), nosotros rostiéramos, etc.


Turnio

Con la Iglesia hemos topado, queridos míos. Si quieres poner turbio y el corrector del Word no se manifiesta con crucifijo en mano, algo oscuro está pasado. Según el Diccionario, turnio es un adjetivo que se aplica a los ojos estrábicos o torcidos, que mira con ceño o demasiada severidad. Si te miran de manera turnia es que tiene mirada turbia, eso sí puede ser.   


Y hasta aquí las palabras que hacen dudar. Mañana más y mejor, seguidores.


Escrito por María Bravo

No hay comentarios :

Publicar un comentario