viernes, 31 de julio de 2015

Ganadores y participantes del II sorteo de verano

Actualizado el lunes, día 3/08/2015

Una pena, pero los dos ganadores no se han personificado en nuestras oficinas centrales. O eso o, efectivamente, no hay cobertura en las islas Caimán. Les he dejado tiempo de sobra para que se pudieran poner en contacto. Por ello, he vuelto a hacer el cálculo pertinente... ¡No podemos quedarnos sin ganador!

El siguiente número adicional de la ONCE ha sido el 65.675. Por lo tanto, el ganador es: 


 Javier Plaza


El siguiente número adicional de la ONCE ha sido el 99.934. Por lo tanto, el ganador es: 
 

 Eva María Gimeno Torrejón


Confío en que os pongáis en contacto. Debéis escribir a mb.sancha@gmail.com para tomaros los datos y poder enviaros el regalo.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Actualizado a las 22:25
¡Ya tenemos ganadores del sorteo más refrescante del verano!

El número de la ONCE ha sido el 98.978. Por lo tanto, el ganador es:

 Luis H.

El siguiente número adicional de la ONCE ha sido el 60.117. Por lo tanto, el ganador es:


 Xesús Rodríguez Roel


Ambos debéis escribir a mb.sancha@gmail.com en menos de 24 horas. En el correo, Luis H deberá añadir su dirección postal y Xesús su correo para poder enviarle el libro en formato ebook.

Mil gracias a todos por estar ahí y por haber participado. Sin vosotros, esto sería imposible. 
¡Feliz verano!


Bases del concurso y premios.
Números de la ONCE.


*  *  *  *  *  *  *  *  *




¡Y el último día de mes anunciamos ganador! Os hemos asignado un número por riguroso orden de llegada a las distintas redes sociales. También, daros las gracias por haber participado y respondido a la gran pregunta literaria: ¿cuáles son las ventajas de leer en verano? La próxima vez ganará la respuesta más ingeniosa. Pero que sepáis que todos os habéis merecido una entrada doble que incluye piscina/playa + piscina + mojitos ricos, ricos. 

PARTICIPANTES:

Guillermo Rodríguez - 01
Luis H. - 02
Paula Olvera - 03
Minerva Fuentes Juan - 04
Xesús Rodríguez Roel - 05
Josep J. - 06
Amparo Msampedro - 07
Jacyra Moreira - 08
Françoise Egron Farges - 09
Rebecca Rodríguez - 10
Javier Plaza - 11
Ricardo Garreta Calderón - 12
Felipe Bollaín - 13
Carmen Bastida -14
Eva María Gimeno Torrejón - 15
Celeste c - 16


16 guapísimos amantes de la lectura. ¿Pues sabéis qué os digo? Que nos hemos vuelto locos y vamos a sortear otro ejemplar de mi novela El vínculo imperfecto. Pero todo esto con una condición, es imprescindible hacerse una foto con la portada del libro y subirla a Facebook o Twitter. 

Por tanto, el número del Cuponazo del Viernes ganará el lote de libros mas los marcapáginas. Y el segundo número adicional ganará solo la novela El vínculo imperfecto. Si los ganadores no contestan o no tienen cobertura en las islas Caimán entre espuma y cocoteros, haré la operación matemática con el siguiente número adicional de la ONCE y así sucesivamente. Hay nueve números adicional. ¡No podéis estar todos en las Caimán!

¡Mucha suerte a todos! Estad muy atentos a las redes sociales a partir de las 21:15.

 

martes, 28 de julio de 2015

Elena Bargues: "El estilo no cambia, es como el carácter de una persona: puedes mejorarlo, pero no cambiarlo"


Elena Bargues Capa (Valencia, 1960) es licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Cantabria. Creció en el seno de una familia que le inculcó la afición a la lectura y, aunque buceó por todos los géneros, le sedujo el histórico, que le llevó a escribir la trilogía El Ducado de Anizy. Además colabora en las revistas digitales EntreTanto Magazine y Artes y Cosas. Tú, como el viento sur es una novela contemporánea en un escenario real: la ciudad de Santander, en la que reside desde los cinco años y conoce tan bien.



1.- ¿Cuál es la sinopsis de la novela?
Valvanuz, a sus cuarenta y cinco años, reúne el valor para divorciarse tras soportar años de maltrato. Deja en Madrid a sus tres hijas para instalarse en la vieja casa de sus padres en Santander y, por medio de su prima Asun, consigue trabajo de camarera en un reputado restaurante en el Sardinero.

Teófilo Van der Voost pertenece a una conocida familia de raigambre en el sector hotelero. Aunque es un enamorado de su profesión, la neurocirugía, comparte la dirección del negocio familiar con sus hermanos, hasta que una fuerte discusión entre ellos lo conduce a replantearse su estilo de vida. Por si fuera poco, un día de viento sur coincide con Valvanuz, a la que conoció en la adolescencia, que ha regresado cargada de problemas: un ex marido rencoroso y una serie de sucesos inexplicables que, con la fuerza del vendaval, arrastrarán la tranquilidad y la rutina diaria de Teo.

2-¿Qué te llevó a escribir sobre el maltrato?
En realidad, no fue ése mi objetivo, vino de la mano del divorcio. Cuando construí la historia de Valvanuz, le adjudiqué uno de los males que me rodean: divorcios de amigos, de familiares. Para la historia de Teo busqué algo similar, cotidiano en cierto modo y familiar para el lector ¿quién no sabe de alguna disputa familiar sobre la herencia de los padres? La guinda del divorcio de Valvanuz fue el maltrato y acoso. Lamentablemente, convivimos con estas situaciones y yo quería que mi novela, además de romántica, mantuviera un pie en tierra firme. La novela romántica no tiene que ser necesariamente irreal.

3- ¿Cómo se siente la ciudad de Santander? ¿Qué vamos a descubrir de ella?
Santander, además de un cambio de escenario para Valvanuz, representa la liberación, el bautismo de una vida nueva. Elegí el Santander veraniego, lleno de turistas, sol, playa, alegría, frente a la vida grisácea y sin futuro de Valvanuz y sus hijas en Madrid con la sombra del exmarido sobre el cogote.
Cualquiera que haya vivido en Santander reconocerá los escenarios, los locales, las calles, las fiestas de las que hablo. Y quien no lo conozca, si lo visita, podrá recorrer los lugares por los que transcurre la vida de Valvanuz y Teo. En mi web, www.elenabargues.com ofrezco fotos de las casas, de los hoteles y restaurantes que cito en la novela. Todo existe. Es otro factor de realidad dentro de una novela idílica, una forma de hacerla más creíble y cercana al lector.

Cubierta de la novela
4.-Eres licenciada en historia Moderna y Contemporánea. En tu anterior trilogía, El Ducado de Anizy, mostraste tu faceta histórica. ¿Por qué has decidido cambiar al género romántico?
Bueno, más que novela histórica, la consideraría novela de aventuras, aunque el fondo sea histórico. Es curioso cómo se catalogan las novelas. Yo me inclino por la finalidad y mi pretensión es la de entretener, no la de ofrecer una clase de historia, ja.ja,ja. En cuanto a lo de cambiar de género, no me parece algo tan drástico, ¿sabes de alguna novela que no roce el tema del amor? Son pocas, y el lector lo echaría en falta. Yo creo que ahora mismo son muchos los problemas que nos agobian y las novelas de evasión han vuelto con fuerza renovada. 
 
5.-Háblanos del título, ¿en qué momento te surgió en la composición de la novela?
El título es el gran calvario para el escritor. Tienes la trama pero no el título. Ya pensaré uno más adelante, te dices, pero nunca llega el momento. Y luego te encuentras con el dilema: que no sea muy largo, que sea atractivo, comercial, que resuma la novela, algo representativo. Sinceramente, para mí resulta muy complejo. En este caso busqué que definiera Santander de alguna forma: el viento sur es muy característico. Pero hasta que llegué a él, elaboré una lista de títulos y pedí el parecer de los amigos. Fue muy discutido.

6.-¿Cómo ha cambiado tu estilo desde El Ducado de Anizy a tu actual novela?
El estilo no cambia, es como el carácter de una persona: puedes mejorarlo, pero no cambiarlo. Tú, como el viento sur es la cuarta novela que escribí, después de la trilogía El Ducado de Anizy de la que ya están publicadas El asalto de Cartagena de Indias y El botín de Cartagena. En otoño publicarán la tercera: En el corazón del imperio español. Además de mejorar el estilo, gracias a los consejos y a la colaboración de amigos metidos en el mundo de la impresión, he ganado soltura a la hora de organizar los capítulos y las tramas. Una novela es algo más que la escritura: labor de documentación, estructura de la historia, construcción de los personajes, escenario…

7.- ¿Cuáles son tus referentes en novela romántica? ¿Cómo la valorarías en el mercado editorial español?
Yo creo que todos entramos en este mundo de la mano de Jane Austen. En España nos falta una figura de este nivel porque se ha despreciado el género; sin embargo, ahora han surgido un montón de nombres que defienden el género sin necesidad de esconderse detrás de nombres ficticios, o bien, ingleses, para que las editoriales las publicaran porque los nombres ingleses se vendían mejor. Hoy en día, una escritora española puede competir en ventas con las autoras inglesas, al menos, en suelo español. Nos falta el salto al extranjero, pero es un género que resulta muy joven todavía.

8.-¿Qué significa escribir para ti?
Diversión, satisfacción cuando concluyes una historia, reto. Cuando me embarco en una nueva novela no sé cómo va a terminar el viaje. Hasta el momento siempre han llegado a buen puerto y me siento orgullosa de ello. Escribo porque me divierte. La escritura es una afición, no puede ser de otra manera porque, en España, no se puede plantear como medio de vida. 

 
9.-¿Sobre qué te gustaría escribir en tu próxima novela? ¿Tienes algún escenario predilecto?
¡Pufff! Muchas historias giran en mi cabeza. La que en ese momento más me apetezca de entre las posibles que tenga en cartera. Es como la lectura, ¿de qué humor estoy? ¿qué me apetece en este momento? Soy una lectora de impulsos porque en mi casa siempre he tenido una biblioteca donde escoger, y lo mismo me sucede con la escritura.

10.- Recomiéndanos un libro para este verano, Elena.
¡Qué difícil! ¡Y qué poco me gusta! Una novela puede ser para mí magnífica por muchas razones que seguramente no serán válidas para otro lector. En mi web, en la sección «Artículos» tengo un apartado «Literatura para Nostálgicos» que comprende una recopilación de los enlaces a una revista para la que escribo. Cada enlace está dedicado a un autor que me impresionó en mi juventud (Zane Grey, Daphne du Maurier, Broomfield…) y reseño un poco una de sus novelas. Allí puede escoger el lector lo que más se avenga a su gusto. En cuanto a autores actuales, lo último que me ha llamado la atención es Okela novela de ficción histórica de Pedro Santamaría o Acordes de seda novela romántica de Ana Iturgaiz, también histórica, no lo puedo remediar. 

*   *   *



¿Dónde podemos encontrar a Elena Bargues? 

Página web: www.elenabargues.com
Twitter: @eleBargues

martes, 21 de julio de 2015

"Oso", de Marian Engel


Acunó en las manos los huevos grandes, peludos y asimétricos, jugó con ellos, los deslizó suavemente en el escroto mientas él la lamía. La polla no salió de su funda larga y cartilaginosa. Me da lo mismo, pensó, no pido nada. No tengo que complacer a nadie. Qué más da si no te excito, te quiero y basta (pág. 135).

Editorial: Impedimenta
Título original: Bear
Año de edición: 2015
País: Canadá
Escrito en: 1976
Páginas: 168
Género: erótica
Premios: Governor General's Literary
Award for Fiction (1976).
Una mujer, una isla, una casa y un oso. La trama: una mujer acude a una casa victoriana en una isla remota y se encuentra con un oso. Fin. Si alguien fuese con esa idea a su editor, probablemente subiría una ceja de incredulidad. Y es que hay libros con sinopsis simples pero con resultados magistrales. Es el caso de Oso. Delicada, sensitiva, fresca y relajante. 
     Un narrador en tercer persona nos habla de Lou, una joven bibliotecaria a la que le encargan realizar el inventario bibliográfico de una mansión victoriana situada en una isla de Canadá. En su soledad, pronto descubre que tiene compañía, la del oso. Ambos comienzan una relación donde las zarpas de la zoofilia rasgan el amor y el cariño. Pero no es una zoofilia que escandalice, más bien acoge con cariño a la protagonista a través de un sexo dotado de irracionalidad por parte del animal y de afecto por parte de Lou.
    El libro mece en un entorno natural que calma y sosiega, que aisla cualquier contacto con el exterior y a la vez atrapa hacia una calided sexual. ¿Zoofilia? Sí, el libro tuvo mucha controversia cuando salió al mercado en 1976, pero no tiene cabida el escándalo. Al contrario. Los dos actúan como amantes, cada uno en su posición de ser vivo. Es un sexo intuitivo con el solo propósito de Lou de sentirse querida y amada. Para la protagonista, todo adquiere sentido cuando está con él, inclusive más que cuando mantiene otras relaciones con hombres sin vello corporal y vacíos de aprecio. Con él (al que pronto nos sorprende con un pronombre personal digno, como su propio nombre indica, de una persona; es decir, personaliza al animal pero sin humanizarlo) se baña en la charca, come, defeca a su lado para que él pueda reconocer el olor de sus excrementos, e inclusive duermen juntos.
     Es tal el contacto con el oso que el lector se pregunta si realmente un plantígrado puede albergar tanta paciencia con una humana, ya que Lou llega hasta sus encías para inspeccionarlas. ¿Es acaso el oso un producto de su imaginación?, ¿o el sexo actúa como canalizador para cambiar a Lou? Eso solo podrá decirlo el lector.
     Oso es una novela explicitamente narcótica donde los sentidos se posan en un entorno silente. El bosque y la casa son dos entes cargados de calma y con altas dosis de sonoridad: 
Lou entró molesta por perturbar aquel silencio precioso y afelpado. Puso agua a hervir, arañando nerviosamente el cazo con el cucharón. Se vistió consciente del chasquido de sus ropas. Se calzó los zapatos y oyó el roce de los cordones al atárselos. El cuchillo de la mantequilla rascó la tostada. Removió el café con una tintineante cuchara. No todo el mundo, pensó, está hecho para convivir con el silencio. 

Y entre medias, el animal. La obscenidad se infiltra en cada página de los 22 capítulos para dejar un poso que puede arraigar o no en el lector. No considero que Lou la perciba como tal, sino como una vía hacia su nueva identidad como persona. ¿El fin justifica los medios? Nuestra protagonista desconoce que esos medios la lleven a algo, simplemente actúa porque gracias a él se siente querida y aceptada, sin pretensiones de convertir al animal en una entidad humana. 

Leedla. Sentid el reposo en cada frase con la cadencia de una hoja descender sobre el arroyo turbulento para dejarlo en calma. Hacedme caso, cada vez que veáis un oso, no lo miraréis con los mismos ojos. Os darán ganas de sentir su pelaje, y hasta de ver (solo ver), de qué se trata ese tal hueso peneano (seré sincera, ojiplática me quedé). La pregunta es, ¿qué puede ver Lou de sexual en un oso? La respuesta, en la mente del lector.

*  *  *

Puedes encontrar otras novelas que han tratado el tema de este singular amor zoofílico hacia los animales: Mi mujer mona, de John Collier, con una chimpancé; Mi perra Tulip, de J. R. Ackerley, con una cachorra; El rabino pagano, de Cynthia Ozick, con un árbol. 




Marian Engel nace en 1933 en Toronto. Licenciada en Lingüística en la Universidad de Ontario, se especializó en literatura canadiense. En 1962 se casó con un productor de la televisión pública, del que se divorciaría en 1977. Su faceta como escritora comenzó en 1964, cuatro años más tarde publica No Clouds of Glory. Aunque su obra maestra vendría en 1976 con Oso. Engel fue activista por los derechos de los escritores y ha sido alabada por escritores como Margaret Atwood, Alice Munro o Margaret Laurence. Fue la primera mujer en tener un asiento en la junta directiva del sindicato de escritores de Canadá. En 1983 fue nombrada Oficial de la Orden Canadiense. Tres años después fallecía de cáncer en Toronto.



viernes, 17 de julio de 2015

II SORTEO DE VERANO 2015


Aquí nos hallamos, intrépidos veraneantes. Espero que todavía no hayáis sucumbido al calor y que las ganas de leer vayan en aumento. ¿Sabéis qué? ¡Nos merecemos un sorteo literario de ámbito internacional! Porque a ver, ¿quién si no iba a soportar este bochorno sin refugiarnos en los libros? Mirad qué preciosidad de lote.


¿Qué sorteo?
  • El ocupante, de Sarah Waters (libro físico). Porque es una brillante escritora británica que consigue que adores la lectura y el acto de escribir. Para quienes hayan podido leer El vínculo imperfecto, sabed que gracias a Waters aprendí mucho vocabulario que pude emplear en la novela.
Un día de verano llaman al doctor Faraday a Hundreds Hall, la mansión de los Ayres, en el desolado centro de la Inglaterra de posguerra. Faraday ya había estado allí cuando era un niño y su madre era una de las criadas de la casa. Pero Hundreds Hall ya no es más que la sombra de sí misma. La señora Ayres aún es una señora elegante, aunque viva entre paredes desconchadas. Roderick, su hijo, ha vuelto de la guerra enfermo de los nervios. Su hermana Caroline, excéntrica y masculina, ha tenido que volver a Hundreds Hall para ayudarlo. Pero los Ayres han llamado al doctor Faraday para que se ocupe de Betty, la joven criada que quizá sólo está enferma de miedo. Y aunque nadie la cree, en la mansión se oyen ruidos inexplicables y se ven sombras fugaces, y las cosas más familiares pueden volverse perversas...
         Parte I: "La Casa Sôlhdre"
         Parte II: "Nueva sangre" 
    ¿Os imagináis un continente dónde solo se hablase una lengua y se conociese una cultura?, ¿os imagináis que esto se hubiese dado durante eras? Os presento Cûrus, un planeta compuesto por cuatro continentes separados por abismos. El extranjero es dañino y peligroso, aunque lo que se sabe de él es una mínima parte. Los habitantes de Prasia, uno de los cuatro continentes (Kṫeriἀ, Ms”ari, Yert’i y Prasia), llevan eras conociendo una sola lengua y una sola cultura. Nunca se ha dado la mezcla entre razas. Nuestra protagonista, Hnnak Siêguen, vínculo viento, se verá envuelta en una posible apertura de fronteras. Se avecinan tiempos de cambio, y el corazón está inscrito en ellos. Pero en ocasiones, los acontecimientos históricos pueden destrozar el camino marcado.  La sociedad de El vínculo imperfecto es moderna. La tecnología no varía mucho a la que tenemos actualmente, como tampoco el sistema social o educativo (aunque es más estable). Sin embargo, hay elementos diferentes. En Prasia existen vínculos, personas asociadas a un elemento de la naturaleza que les sirve para defenderse del enemigo proveniente del este, continente de Kṫeriἀ. Son personas corrientes y en ningún momento son consideradas poderosas.

    • Dos marcapáginas poco literarios y muy propicios para el verano. Dos graciosas moscas decorativas para separar los documentos que más incordio te ocasionen.



     ¿Qué hay que hacer para participar?

    Podéis participar de tres formas distintas. Escoger la opción que más os guste, pero siempre respondiendo a la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las ventajas de leer en verano?

    1) Twitter: con el hasta #Labocadellibro + respuesta, ¿ventajas de leer en verano?

    2) Facebook: compartir la imagen del sorteo de nuestra página de Facebook (Lecturas en La boca del libro), y deberéis responder a la pregunta de cuáles son las ventajas de leer en verano.
    3) Blogger: dejando aquí un comentario respondiendo a la pregunta, ¿ventajas de leer en verano?

    Recordad, con una de las tres opciones es suficiente, aunque si queréis hacer un acto de caridad, encantados de ver el anuncio del sorteo allá donde vayamos.

    ¿Hasta cuándo podéis participar?

    Podéis participar hasta el día 30 de julio, jueves, a las 00:00 de la noche. El viernes día 31 haré una lista con los ganadores que se han ido apuntando, y por la noche saldrá el número ganador que anunciaré como si no hubiera un mañana.


    ¿Cómo saldrá el ganador?

    Este método ya lo he empleado en otros sorteos. Voy a escoger el número del Cuponazo de la ONCE del viernes 31 de julio

    Nº premiado del Sorteo de la ONCE del Cupón Diario del 31/07/2015 [MOD*] 
    Nº participantes = Nº del ganador
    *Función MOD de la calculadora de Windows en visualización científica.  
    Ejemplo: 77777 [MOD] 20 = 17

    El ganador deberá escribirme a mi correo, mb.sancha@gmail.com, su dirección postal para poder remitirle su regalo.


    Gracias a todos por seguirnos y por compartir el gusto por la literatura.

    lunes, 13 de julio de 2015

    Yanet Acosta: "En la novela negra clásica se bebe más que se come"



    Escritora, periodista y profesora universitaria. Es directora de la plataforma de formación académica en comunicación y gastronomía The Foodie Studies y autora de las novelas El Chef ha muerto (2011) y No hay trabajo bueno (2013) y del libro de relatos ilustrado Noches sin sexo (2014). Ha participado en la elaboración de El mundo del vino de la editorial Larousse (2013) y ha colaborado con el cocinero Paco Roncero en la escritura y creación del libro Correr, cocinar y ser feliz (2014) publicado por Ediciones B.
         Es fundadora del fanzine gastronómico enCrudo y ha colaborado como columnista en la Cadena Ser, así como en los periódicos El Mundo, El País y Público y en las revistas nacionales Sobremesa, Spain Gourmetour, Distribución y Consumo y El Gastronómico y en las internacionales Status (Brasil) y Mundo Gastronómico (México).
         Fue responsable de la información gastronómica en la Agencia Efe durante nueve años y ha sido profesora universitaria en el Centro Universitario Villanueva, en la Universidad Camilo José Cela y en la UCM, donde fundó el Curso de Experto en Periodismo Gastronómico y Nutricional. 



     
    1.- Literatura y gastronomía. ¿Qué tienen en común?, ¿por qué es importante divulgar y fomentar ambas especialidades como un binomio? 
         Desde los comienzos de la literatura con la epopeya del Gilgamesh existen referencias a la gastronomía. Comer forma parte de un hecho cultural social que de una manera u otra aparece reflejado en la literatura.

    2.-Este año en Madrid, se ha celebrado por primera vez el Festival Archigula, que conjuga literatura y gastronomía. ¿Tuviste la oportunidad de acudir?, ¿qué autores participaron?
         Es una iniciativa fantástica de APunto y el momento más emocional fue el del recuerdo de Maruja Torres dedicado a Manuel Vázquez Montalbán, el autor que nos enseñó mucho de gastronomía a los españoles durante la Transición a través de sus novelas protagonizadas por Pepe Carvalho.

    3.-El Chef ha muerto se publicó en 2011, No hay trabajo bueno en 2013, la antología de relatos Noches sin sexo, en 2014. ¿Qué le lleva a una profesora, periodista y profesional de la gastronomía a ser escritora?, ¿cuándo comenzaste a interesarte por la escritura y por qué?
         Yo soy escritora. Enseñar es compartir experiencias y ser periodista, una forma de ganarse la vida, ahora mismo, ya no tan buena.

    4.-El Chef ha muerto es novela negra. ¿De qué trata? ¿Crees que este género y la gastronomía han estado siempre relacionados?
         El investigador privado Ven Cabreira tiene que esclarecer las circunstancias de la muerte del mejor cocinero del mundo, que apareció asfixiado por la ingesta de pulpo vivo en una isla de Corea del Sur (un plato tradicional coreano). En su búsqueda de sospechosos viaja a los mejores restaurantes de Europa haciéndose pasar por un inspector de la guía Michelin, aunque Ven es un tipo que sólo se alimenta de fabada enlatada.
         En la novela negra clásica se bebe más que se come, pero siempre ha existido una estrecha relación. En los últimos años se ha dado un paso más allá con la aparición de un subgénero: novela negra gastronómica. Desde la aparición de El Chef ha muerto, a finales de mayo de 2011, han aparecido nuevas novelas negras gastronómicas como Fabada a muerte en Cocina Fusión de Falsarius Chef y Gran soufflé de Lola Piera. También con un tinte futurista se encuentran Los insaciables de Jakob Gramss y El vasco que no comía demasiado de Óscar Terol. La última que se suma a este lío gastronómico literario es El aroma del crimen de Xabier Gutiérrez.

    5.-¿Podrías recomendarnos una tapa para degustar El Chef ha muerto mientras leemos?
         Cada capítulo de la novela tiene el nombre de un plato y muchos lectores han propuesto la receta, pero por ejemplo podrían ser unas fabes con pulpo en su tinta. Es una receta de Rafa Prades y la grabamos para un programa piloto de literatura y cocina con Juanjo Castro: 

    6.-La literatura está plagada de extractos culinarios y gastronómicos. ¿Podrías citarnos algunos ejemplos de las novelas más características?
         Hay muchos, desde un clásico como Pérez Galdós, que en Misericordia hace un retrato de la pérdida de la clase media a finales del siglo XIX tomando como protagonista y ejemplo a una cocinera o a otro clásico como Joyce que describe a su personaje principal en Ulises de la siguiente manera:
     “El señor Leopold Bloom comía con deleite los órganos interiores de bestias y aves. Le gustaba la sopa espesa de menudillos, las mollejas, de sabor a nuez, el corazón relleno asado, las tajadas de hígado rebozadas con migas de corteza, las huevas de bacalao fritas. Sobre todo, le gustaban los riñones de cordero a la parrilla, que daban a su paladar un sutil sabor de orina levemente olorosa”.

    7.-Has viajado mucho, Japón, Estados Unidos, México... ¿qué escenario es el más evocador para crear una novela donde se conjugue la gastronomía y el género negro?
         Cualquiera es válido, solo hay que escribirlo de forma seductora. No obstante, tengo muchas ganas de poner como escenario a una de mis novelas negra gastronómica la ciudad de Bangkok, como homenaje a Manuel Vázquez Montalbán.

    8.-¿Qué plato asociarías a una novela que te haya dejado un mal sabor de boca?, ¿y una novela que se asocie al sabor umami?
         Algo quemado. Murakami es umami puro.
    umbra.org

    9.-¿Qué novela te parece un postre y por qué? 
         La sonrisa etrusca de José Luis Sampedro porque es dulce como el enamoramiento al final de una  larga vida.

    10.-El 30 de abril presentaste en Santa Cruz de Tenerife la antología Noches sin sexo. ¿Qué podemos encontrarnos en este libro?
         Relatos breves y microrrelatos muchos de ellos inspirados en momentos gastronómicos en los que el humor negro está muy latente. 

    11.- Por último, ¿qué novela nos recomendarías que nos aportara un sabor salado?, ¿y agrio?
         Las mejores novelas, como las mejores comidas ofrecen un equilibrio entre los cuatro sabores primarios: dulce, salado, ácido y amargo, además del umami, que es el quinto sabor. Un plato completo es el que conjuga esto con diferentes texturas, una novela, lo mismo. El chino de Henning Mankel, lo tiene todo, pero también otras muchas novelas más, clásicas y contemporáneas.


    Gracias por el menú literario que nos has ofrecido, Yanet. Nunca está de más brindar con un buen vino para inaugurar nuestra próxima lectura.