martes, 15 de septiembre de 2015

Literatura y cine: "Tomates verdes fritos"

 Escrito por Sheila Barón Rubio

Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop es el título de la historia más famosa de Fannie Flagg, llevada al cine por Jon Avnet con un nombre un poco más corto: Tomates verdes fritos. La historia cuenta la vida de Evelyn Couch, una mujer de mediana edad que se está enfrentando a los problemas asociados a un hecho biológico muy maltratado por el cine, la literatura y la cultura en general: la menopausia. Esta nueva situación hace que la señora Couch no se entienda a sí misma. Sin embargo, encontrará una nueva manera de ver la vida en Ninny Threadgoode, una compañera de la residencia de ancianos donde está su suegra, a la que visitará sin descanso cada semana. 
 
Tanto en la novela como en la película, donde Flagg hizo un pequeño cameo y colaboró, además, redactando el guion, Evelyn y Ninny son las indiscutibles protagonistas. Sin embargo, hay cambios muy significativos entre las dos historias, producidos, en la mayor parte de las ocasiones por las necesarias adaptaciones que los cineastas tienen que hacer de las novelas para que puedan ser trasladadas a un nuevo lenguaje.

Podemos decir que la obra de Avnet está basada en el cambio de mentalidad que se produce en la señora Couch cuando conoce las dificultades por las que tuvieron que pasar dos buenas amigas de Ninny: Idgie Threadgoode y Ruth Jamison. Por el contrario, el tema principal de la novela de Flagg es la historia de los habitantes de Whistle Stop entre los que están también Idgie y Ruth, pero donde hay también otra gran cantidad de personajes que o bien quedan relegados a un segundo plano en la película (como Eva, Smokey o Grady) o ni siquiera aparecen (como Artis, Onzell o Jasper).

La historia de Idgie y Ruth tiene, no obstante, un gran peso en la película. Ambas se conocieron cuando Idgie era tan sólo una niña y Ruth una jovencita algo enamorada del hermano de la primera. Tras el fatal accidente de tren que acabó con la vida del muchacho, Ruth se va del pueblo y aparece muchos años después convertida en una mujer adulta para llevar por el buen camino a Idgie, una jovencita rebelde que ha crecido bastante al margen de su familia. Hasta aquí las historias de Flagg y de Avnet son bastante parecidas. El cambio viene más tarde, cuando Ruth e Idgie se enamoran en la novela, pero son sólo amigas en la película. Parece ser que en 1991, cuando se estrenó la historia de Tomates verdes fritos, era bastante complicado exponer en la pantalla grande una relación lésbica que es, realmente, lo que existe entre Idgie y Ruth. En la historia de Flagg, la relación entre ambas es asumida en todo momento como una relación de pareja. Lo cual no deja de sorprender en una historia ambientada en los años treinta.
Fotograma de la película
De igual modo, podemos ver cómo Frank Bennet, quien se convierte en el marido de Ruth a pesar de que ella está enamorada de Idgie, es un personaje negativo en las dos obras. Sin embargo, lo cierto es que Flagg nos permite conocer mucho más de un personaje que ha violado y maltratado a muchas mujeres además de a la suya propia. Todo este mal parece volverse contra él cuando su mujer, embarazada, lo abandona y, al querer recuperarla en Whistle Stop, es asesinado por Sipsey, una cocinera negra que trabaja para los Threadgoode desde que era prácticamente una niña. Además de matarlo, en la novela lo decapita por motivos religiosos, entierra su cabeza y es acuchillado por el nieto de Sipsey.

Cartel de la película
La familia de Sipsey es muy diferente en la película de Avnet, puesto que su marido en el filme es, realmente, su hijo adoptivo en la novela y su hija, Pájaro Travieso, su nieta. Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop es la historia de dos mujeres lesbianas que forman una familia a principios del siglo XX en Alabama, pero es, sobre todo, la historia de los ciudadanos negros de los Estados Unidos y del sistema racista que se imponía sobre ellos. En la película esto se deja entrever con algunos comentarios y con la aparición de grupos racistas que atacan a Idgie y su negocio de restauración, pero lo cierto es que muchas de las grandes enseñanzas sociales del libro de Flagg quedan en el olvido.

Uno de los cambios más significativos es el final. En la novela la anciana Ninny muere mientras Evelyn está adelgazando en una clínica de California. En la película, la anciana se va a vivir con Evelyn y Ed, su marido, bastante menos educado que en las líneas de Flagg. Además, el director nos confunde dándonos a entender, aunque no con profundidad, que Idgie y Ninny son la misma mujer y que, por lo tanto, Idgie habría sido la amiga (o amante) de Ruth y la madre adoptiva de su hijo. Sin embargo, la autora nos deja bien claro que cada mujer es un personaje y que Ninny ha relatado con todo lujo de detalles a su amiga cómo fue la vida de Ruth, de Idgie y de todos los habitantes de Whistle Stop. 

Escrito por Sheila Barón Rubio. 

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario