miércoles, 23 de diciembre de 2015

Ricardo Ramos: «Carezco por completo del temor al folio en blanco, y en cambio, me aterra la página terminada»

Ricardo Ramos Rodríguez, escritor e ingeniero aragonés, nació en Calatayud en diciembre del año 1992. Graduado en Ingeniería de Tecnologías Industriales por la Universidad de Zaragoza, en la actualidad cursa un Máster en Ingeniería Industrial. Es autor de diversos relatos cortos y de la serie de artículos Bilbilitanos en la Historia, de publicación en prensa y versión radiofónica. La escritura de Las Sombras del Imperio ha supuesto su debut en la novela histórica.
     Desde su publicación en abril de 2015, el libro ha conquistado ya a más de 1000 lectores, ha resultado el título más vendido en las ferias del libro de Jaca y Calatayud, de la cual su autor fue nombrado pregonero, ha figurado en varias ocasiones como el eBook más vendido de España en la categoría «Historia» de Amazon Kindle, y en su versión en papel, cuenta ya con su 5ª edición. Recientemente, Ricardo ha sido premiado por el escritor Lorenzo Silva como autor de «la carta de la semana» de XL Semanal, la revista más leída de España.



1.- ¿De qué trata tu novela, Ricardo?
     Las Sombras del Imperio es una novela histórica ambientada en la España de Felipe II. La acción arranca en enero de 1568, cuando el Príncipe Don Carlos, el heredero al trono, es detenido por su propio padre en sospechosas circunstancias. A partir de ahí, sus tramas se adentran en los misterios del Siglo de Oro, en sus épicas batallas, amores imposibles, e intrigas palaciegas; todo de la mano de personajes como Don Juan de Austria, Miguel de Cervantes o el Caballero del Trébol, y de escenarios tan cruciales como la sangrienta rebelión de las Alpujarras o la batalla de Lepanto. Aunque en realidad, para mí lo más importante es lo que digan sobre ella las personas que la han leído; y por fortuna, en su gran mayoría las críticas han sido muy buenas.

2.- ¿Qué aporta tu novela histórica después de todas las que se han publicado con anterioridad?
     Es cierto que la novela histórica ha sido un género muy cultivado en España en los últimos años (también el preferido por la mayoría de los lectores) y aun así, una de las palabras más repetidas en las opiniones sobre este libro es «sorprendente». El costumbrismo se mezcla con el misterio y con las emociones, la estructura temporal es innovadora, la psicología de los personajes es profunda, nada tópica… Y citando textualmente el comentario de una lectora: «¡Es un libro delirante! Es como si te encontraras personajes históricos contándote sus andanzas… ¡te hace estar allí!».

3.- ¿Cuáles han sido tus fuentes de documentación?
     Muchas, el proceso de documentación es uno de los más importantes en una novela de este tipo. Desde libros de historia, propios o de bibliotecas, hasta mapas de época, textos originales, artículos especializados, visitas (por ejemplo al Monasterio de San Lorenzo del Escorial, al Museo Naval de Madrid, o a la calle Sierpes de Sevilla, donde en tiempos se ubicaba la Cárcel Real, en la que estuvo preso Cervantes…). Además, he tenido también la suerte de poder contar con la ayuda de algunas personas expertas en el periodo histórico que me han dado la tranquilidad de no cometer errores.

Cubierta de la novela
4.- ¿Qué proceso de la novela te ha resultado más complicado y por qué?
     Sin duda, la corrección, el eterno penúltimo repaso. Carezco por completo del temor al folio en blanco, y en cambio, me aterra la página terminada. Soy bastante perfeccionista en ese sentido, pero además, el hecho de ya no poder volver a cambiar nada, de perder el poder sobre la historia y sobre sus personajes, y de que algo que hasta entonces ha permanecido vivo y dinámico de repente se quede quieto… Imagino que es una sensación parecida a cuando un hijo se marcha de casa.

5.- ¿Qué es lo que más te atrae de la Historia?
     Piensa en todo lo que te preocupa ahora mismo: tu trabajo, el chico o la chica con la que coincides en el autobús, pero a la que aún no le has hablado, si habrás acertado o no con tal o cual regalo… Ahora mismo, todo eso te parece importante, pero, ¿quién lo recordará dentro de 200 años? Son muy pocas las cosas que trascienden la barrera del tiempo, y entre las que se lleva el olvido, pueden colarse algunas extraordinarias. Por eso recuperarlas, comprenderlas, incluso recrearlas… es como hacer magia.

6.- ¿Por qué es importante escribir para ti? ¿Qué le lleva a un ingeniero a inclinarse por la escritura?
      Cuando iba a empezar a ir al colegio (aún no había cumplido los tres años), la que iba a ser mi maestra le pregunto a mi madre: “¿desde cuándo habla?”. Su respuesta fue: “yo creo que desde siempre”. Antes incluso de poder empuñar un lápiz, inventaba historias y se las dictaba a mis padres para que ellos las plasmaran sobre el papel. No sabía escribir, pero ya comprendía el concepto de escritura. Siempre he sentido esa necesidad de expresarme y de crear a través de las palabras. Y con respecto a la ingeniería, para mí son actividades que se complementan muy bien y que me dan equilibrio.

7.- ¿De qué manera te influye tu trabajo como ingeniero en tu escritura?
     Eso es difícil de ponderar. Yo creo que no me influye demasiado, aunque todas las facetas de una persona están siempre interconectadas. Puede que el ser ingeniero me haga capaz de pensar y trabajar con estructuras más complejas, que luego se vean plasmadas en mis textos; puede que me haga también algo más pragmático y ordenado; y desde luego, un ingeniero es por definición alguien curioso, con afán por los retos y con ganas de crear cosas nuevas y diferentes.

8.- En un país donde se edita más de lo que se lee, ¿cómo crees que se podría incentivar la lectura?
     Efectivamente, es curioso, y triste, que a la par que la edición se democratiza, la lectura retroceda año tras año en popularidad; en su dimensión de ocio eclipsada por sus competidores digitales, y en la cultural, por el olvido y el desinterés. La solución, sin duda, es acercarla a la gente, integrarla en la vida cotidiana, e introducirla desde muy temprano como un placer, como un camino que explorar, y nunca como una obligación pesada. En cualquier caso, yo soy optimista. Como escuché decir a alguien hace no mucho, «este es el mejor momento de la Historia para ser lector»: los autores proliferan, los formatos se extienden, los precios bajan… Y la ilusión por contar y descubrir historias es indestructible, es inherente al ser humano, igual que las palabras (intenta pensar en algo sin usar palabras…).
Mapa de la novela


9.- ¿Tienes algún proyecto literario en proceso?
     Estoy escribiendo una segunda novela, completamente independiente de la anterior. Tiene algo de histórica, aunque no lo es tanto como la primera; tal vez sí en la ambientación, pero no en la trama. Aún falta mucho para que la termine, pues precisamente mi actividad como ingeniero me está obligando a avanzar más lento de lo que quisiera. No voy a adelantar mucho sobre su contenido, pero creo que va a ser bastante original, incluso sorprendente en su planteamiento (yo al menos nunca he leído nada similar). Lo que sí espero es que tenga al menos tan buena acogida como Las Sombras del Imperio, y que me permita seguir progresando en mi carrera como escritor.

10.- ¿Qué novela nos recomendarías para comenzar este nuevo año 2016?
     Hace no mucho llegó a mis manos Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena, y su lectura me ha resultado fascinante. Supone toda una inmersión en el prodigio de la mente humana, de la que tanto tenemos todavía que aprender, y también en sus más oscuras sombras y callejones. Esa es la novela que recomendaría para empezar el nuevo año con una buena reflexión. Y por otro lado, aprovecharé también la ocasión para recomendar un regalo para estas fechas: un libro.

Podéis encontrar a Ricardo en: 
     -Facebook: www.facebook.com/ricramosr 
     -Twitter: @ricramosr 
     -Comprar eBook. 

*   *   * 

¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

miércoles, 9 de diciembre de 2015

¿Cuánto leemos en España?

Escrito por Sheila Barón Rubio

Hace ya muchos años, Karina cantaba una canción que venía a decir algo así como que cualquier tiempo pasado nos parecía mejor. Es cierto. Si revisan concienzudamente algunas de las palabras que nos han llegado del sabio Platón, éste decía que la generación de Aristóteles destruiría la Humanidad y, años más tarde, el propio Aristóteles, con un afán de destruir bastante endeble, nos dejaba ver que su pensamiento no distaba mucho del que Platón tuvo en su madurez. Y es que esa es la verdad. Las generaciones venideras siempre se nos aparecen como rompedoras de la estabilidad moral de nuestro mundo. 
 
Tumblr

Personalmente, creo que esto no es cierto. Cada generación aporta sus luces y sus sombras a la Humidad, pero, desde luego, no sólo aporta sombras. Y esto es así también en el plano de la literatura. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de "los jóvenes no leen"? Vamos a comprobar si esta afirmación es cierta o si, por el contrario, no representa más que una opinión más o menos generalizada.

Aportemos datos concretos. En los años 70 en España, el porcentaje de analfabetos y analfabetos funcionales era de un 17 %. En la actualidad, el porcentaje de personas que saben leer en nuestro país supera con creces el 97 % (Blog del Salmón). Teniendo en cuenta estas proporciones, ¿no es más lógico pensar que ahora se lee más que antes? Vamos a trasladar estos datos a un ámbito menos polémico. En España, en la década de los 90, en porcentaje de mujeres que tenían conducían habitualmente era de un 33 %. En la actualidad, este mismo porcentaje supera el 42 % (datos extraídos de la página web del INE). Por la misma razón que antes, es lógico pensar que en España cada vez más gente conduce, al igual que es lógico pensar que en España cada vez se lee más.

Tumblr

El problema, quizás, sea una vez más semántico. La literatura, como otras tantas cosas, ha cambiado diametralmente y es necesario reformular su concepto para poder adecuarlo a las necesidades de las sociedades contemporáneas. Una persona de 25 años en la actualidad quizás no haya leído Por quién doblan las campanas. Sin embargo, seguro que ha leído miles de micronarraciones, microrrelatos, cartas, documentos gráficos e historias a través de las redes sociales. Si el famosísimo texto de Monterrosso era literario, ¿no ha de serlo cualquier otra microhistoria que se nos cuente a través de Facebook, Twitter o Instagram?

Por otra parte, podemos aportar también el dato de los libros. Si miramos al pasado, el acceso a la literatura y a los libros en general era mucho más limitado. Las bibliotecas no tenían tan libre acceso, no había libros online y las posibilidades de encontrar una obra que quisiéramos leer muchas veces se desvanecían. Pero en la actualidad, cada treinta segundos se publica un libro (como indica Gabriel Zaid en Los demasiados libros, Anagrama). Si volvemos a utilizar el mismo razonamiento de antes, ¿no es más lógico pensar que hay un público receptivo a leer en un negocio que produce semejante cantidad de textos al año? 


Escrito por Sheila Barón Rubio

lunes, 23 de noviembre de 2015

La literatura en la televisión en el siglo XX. I Parte

La literatura en la televisión es como buscar vida en Gamínedes, el satélite congelado de Júpiter. Inexistente es poco. Sin embargo, los osados piensan que si rascas, algo se puede conseguir. Está ahí, aunque algunos no la vean, es como un vapor incoloro. Hoy en día, podemos ver literatura encubierta en series adaptadas, en los programas de literatura (vamos a ponerlo en singular, Página 2. Fin), y en algunos programas de entretenimiento como en el Hormiguero (de acuerdo, son libros de famosos, puede que no sea literatura) o Saber y Ganar.

¿Y tú creyendo que no había, eh? Bien, vamos a centrarnos en los vestigios más evidentes: los libros adaptados a la pequeña pantalla. En el siglo pasado Televisión Española se llevó la palma con las series literarias, a cada cual de índole más clásica. ¿Las vemos? 

El pícaro, Siglo de Oro, 1974

Fernando Fernán Gómez
Escrita y dirigida por Fernando Fernán Gómez. Se ambienta en el siglo XVII en España e Italia, y narra las aventuras Lucas Trapaz, un pícaro que junto con Alonso de Baeza recurrirán a todo tipo de artimañanas para sobrevivir. El guion se basa en los textos de los autores del Siglo de Oro español, como Mateo Alemán, Quevedo, Cervantes, Vicente Espinel o Salas Barbadillo. 

El jardín de Venus, 1983

Verónica Forqué en su papel en la serie

Dirigida por el cineasta José María Forqué. La serie consta de trece cuentos eróticos inspirados en otros relatos de los cinco primeros episodios del Decameron, de Boccaccio, y otros autores como Guy Maupassant, María de Zayas o Braulio Foz. Se rodó en el castillo de Viñuelas (Madrid).


Fortunata y Jacinta, Benito Pérez Galdós, 1980

Maria Luisa Ponte y Ana Belén en los papeles de doña Lope Rubín y Fortunata

Adaptada y dirigida por Mario Camus. Basada en la novela de Benito Pérez Galdós (1887), una de las novelas que mejor representan el realismo literario español. Se ambienta en el Madrid de la segunda mitad del siglo XIX y narra la vida de dos mujeres (en el papel de Ana Belén y Maribel Martín) de diferente ámbito social. Desde el 2009 se puede ver íntegra en la web de Radio Televisión Española. 


Los gozos y las sombras, Gonzalo Torrente Ballester, 1982
 
Amparo Rivelles y Carlos Larrañaga en los papeles de Doña Mariana Sarmiento y Carlos Deza

Dirigida por Rafael Moreno Alba en 1982. Fue el mismo escritor de la novela, escrita en 1957  por Gonzalo Torrente Ballester, quien supervisó el guión. Lo sorprendente es que 25 años más tarde, el libro alcanzó el éxito gracias a la serie de televisión. Más tarde, en 2008, fue elegida como la primera serie completa del archivo histórico de TVE para ser digitalizada y emitida en Internet. 
     En total la serie suma trece capítulos que se ambientan en Pueblanueva del Conde, una villa imaginaria de la Galicia de los últimos años de la II República. En ella vemos cambios económicos y sociales donde Carlos Deza es uno de los protagonistas principales.

Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes, 1992


Fernando Rey y Alfredo Landa y los papeles de Don Quijote y Sancho Panza

Se estrenó durante la celebración del V centenario y se compuso de 5 capítulos. Producida por Emiliano Piedra cuando Pilar Miró era directora de RTVE (Manuel Guitiérrez Aragón le sucedió). Alfredo Landa es Sancho Panza, y Fernando Rey, con 72, don Quijote, tuvo que adelgazar 12 kilos. En una de las escenas se rompió dos costillas, pero mereció la pena, ya que la serie fue muy importante para él, ya que consiguió el Fotogramas de Plata. El rodaje de exteriores se desarrolló en la Cartuja de Talamanca del Jarama. Emiliano Piedra le dijo al director cuando empezó el rodaje: "Tu hazlo bien hasta lo de los molinos. A partir de ahí no se lo ha leído nadie". En la serie se pudo disfrutar de un gran plantel de actores tales como: José Luis López Vázquez, Manuel Alexandre, Emma Penella, Hector Alterio, Aitana Sánchez Gijón, Carmelo Gómez, Terele Pávez...


Cañas y barro, Vicente Blasco Ibáñez, 1978
Victoria Vera y Manuel Tejada en los papeles de Neleta y Tono

Dirigida por Rafael Romero Marchent. Está basada en la novela de Vicente Blasco Ibáñez (1902). Con esta serie, TVE comenzó a producir series de grandes clásicos españoles de los siglos XIX y XX.
    La serie refleja los conflictos sociales y personales a los que se enfrenta una saga familiar, Los Paloma, a lo largo de tres generaciones. Algunos personajes son: el patriarca, el tío Paloma; Tono, el hijo del Tío Paloma, que se dedica a la ganadería y al cultivo en la Albufera de Valencia; o su madre Borda.


La barraca, Vicente Blasco Ibáñez, 1979

Capítulo 0 de la serie con actores como Álvaro de Luna o Victoria Abril

La historia que Blasco Ibáñez escribió en 1898 fue dirigida por León Klimovsky. En la historia vemos las dificultades de la vida en la Valencia rural del siglo XIX. D. Salvador expulsa al tío Barret de las tierras que ha cultivado su familia durante generaciones al no poder pagar la renta al propietario. Sus vecinos Pepeta y Pimentó hacen causa común con el resto de los habitantes de la huerta para impedir que esa finca vuelva nunca a ser cultivada.
     Cuando la obra fue traducida al francés, se convirtió en el primer éxito del autor dentro y fuera de las fronteras españolas.

Juanita, la Larga, Juan Valera, 1982
Violeta Cela en el papel de Juanita
Dirigida por Eugenio Martín. La historia se ambienta en Villalegre, una villa española a mediados del siglo XIX. Juanita, de origen humilde, es la joven lugareña más bella y deseada del lugar. Se convierte en objeto del deseo de Don Paco. No será sencillo para Juanita responder a ese amor, por las presiones sociales de la España de la época. Pese a los contratiempos, triunfa el amor y la pareja finalmente se casa.

El mayorazgo de Labraz, Pío Baroja, 1983

Pío Baroja

El escritor Pío Baroja completó en 1903, junto con La casa de Aizgorri y Zalacaín el aventurero, esta trilogía literaria llamada Tierra vasca. Su sobrino, Caro Baroja, fue el responsable de llevarla a Televisión Española. Se compone de cuatro capítulos y un prólogo con un presupuesto de 84 millones de pesetas. Cada capítulo comienza con la llegada de Pío Baroja a un pueblo imaginario enclavado en la antigua geografía cántabra (hoy es parte de La Rioja alavesa), llamado Labraz. Allí descubre a un curioso pintor inglés que le entrega el manuscrito de la novela de El mayorazgo de Labraz. Esta constituye una dura crítica social y anticlerical.

Los pazos de Ulloa, Emilia Pardo Bazán, 1985

Actores principales de la serie
Emilia Pardo Bazán escribió la novela en 1886. La serie fue producida para Televisión Española. Se emitió en otros países como en Uruguay o Argentina. La serie se rodó en Santiago de Compostela, El Espinar, Pazo de Gondomar, Puenteareas, Tuy y en los Estudios Luis Buñuel de Madrid.
     La serie se ambienta en 1880, en los Pazos de Ulloa, un lugar plagado de brujería, miseria y religión en plena naturaleza. Con la llegada de don Julián, el cura que viene para administrar la hacienda del Marqués, Don Pedro, se suceden imprevisibles consecuencias. Otros personajes son Nucha, con quien quiere casarse el Marqués o Sabel, la criada. 

La Regenta, Leopoldo Alas Clarín, 1995

Aitana Sánchez Gijón y Carmelo Gómez en los papeles de

Dirigida por Fernando Méndez-Leite. Se compone de tres episodios (302 minutos). La historia, publicada en 1884 y 1905, se desarrolla en el siglo XIX, en la ciudad imaginaria de Vetusta. Se narra la historia de Ana Ozores una hermosa mujer aburrida de su matrimonio burgués con el ex regente, mucho mayor que ella, y que se debate entre el amor espiritual y místico que siente por su confesor, el magistral Fermín de Pas, y la pasión carnal que le provoca el cacique y donjuán Álvaro Mesía.


*  *  *

Seguro que te viene algún ejemplo más a la mente y te asombras de cuánta literatura hubo en la televisión en el siglo pasado. ¿A que no es tan raro? ¿Y qué, sigues pensando que en Gamínedes no hay vida?

martes, 27 de octubre de 2015

Desirée Ruiz: "Si un personaje me pide más protagonismo, yo decido cómo es, su peso en la historia y su destino"


Desirée Ruiz Pérez (Zaragoza, 1973), es licenciada en Derecho en la Universidad de Zaragoza, trabaja desde 1999 como profesora de Educación Secundaria en la especialidad de Formación y Orientación Laboral. Actualmente reside en Castellón de la Plana con su marido y sus dos hijas, donde ejerce la docencia en el IES Matilde Salvador. Ha participado en la redacción y publicación de libros de texto de su especialidad (FOL. Boreal Libros, 2011).
      Resultó ganadora en el I Certamen de Relato Corto Bohodón con “Tarta de manzana”, y finalista en el mismo concurso con “Escarcha en los ojos” y “El dandy y la princesa” (Tarta de manzana y otros relatos. Bohodón Ediciones, 2009). Su relato “Ananké” fue publicado en la antología Relatos de mujeres 6 (Ediciones Torremozas, 2009). Su microrrelato “Las mariposas de Matilda” resultó seleccionado y publicado en la antología Bocados Sabrosos 3 (ACEN, 2013); así como “Antofobia” (Pluma, tinta y papel II. Diversidad literaria, 2013). “Corazón de cristal” también resultó seleccionada para su publicación en Cachitos de amor 3 (ACEN, 2014).
        Ofelia descalza es su primera novela.



1.- Explícanos brevemente de qué trata Ofelia descalza.
     Ofelia descalza es una historia de intriga y emociones. Cuando Jaime muere accidentalmente, su hermana Marcela descubre que éste mantenía en secreto una intensa historia de amor con una mujer llamada Laura. Marcela, con una vida vacía y un matrimonio gris, decide buscarla con el deseo de conocer más sobre esa parte de la vida de su hermano. Lo que no imagina es que en esa búsqueda descubrirá secretos y tragedias de su propio pasado que la llevarán, junto a su amiga Victoria, a adentrarse en una espiral de mentiras, casualidades y errores de dramáticas consecuencias. Sin embargo, también le abrirán un sinfín de oportunidades que enriquecerán su vida y le ayudarán a cambiar y a avanzar. La historia mantiene el suspense, pero al mismo tiempo invita a reflexionar sobre temas universales: el amor, la fidelidad, la venganza…

2.- ¿Cómo se entrelazan las vidas de Marcela y su hermano Jaime con respecto a la estructura de la novela?
     Jaime es el único personaje masculino de la novela que no tiene un papel secundario; de hecho, él es el núcleo central. No obstante, la trama comienza precisamente con su muerte. A lo largo de la historia, gracias a la analepsis, Jaime y Marcela se relacionan en los diferentes flashbacks que se entrelazan con la historia que se cuenta en presente, donde la figura del hermano acompaña siempre a la protagonista.

Cubierta de la novela. Editorial Hades.
3.- Tres mujeres: Ofelia, Laura y Marcela, ¿qué tienen en común?, ¿cómo planteas a la mujer en la novela?
     No solo tres mujeres. Victoria, Sara, Clara, Olivia, Lluvia, Alma. Son todas ellas mujeres muy distintas entre sí, con personalidades muy diferentes, e incluso pertenecen a estratos sociales distintos; el mundo de los marginados se ve también reflejado de algún modo a través de la figura y la miseria de unas prostitutas. Algunas de ellas son fuertes, tenaces, duras; otras son frágiles, tristes, silenciosas; las hay alegres, frívolas, divertidas. Pero todas ellas poseen unos mundos interiores tan complejos como fascinantes.
     Respecto a las tres mujeres por las que me preguntas en concreto, Marcela es el único personaje “real” de la historia; es el personaje principal. Laura es el objeto de la búsqueda; el misterio se desarrolla precisamente en torno a su figura. Y Ofelia es un personaje prácticamente ajeno a la historia; tan solo aparece para explicar el sentido del título de la novela. Las tres son frágiles y en cierto modo desgraciadas, pero lo afrontan de diferentes maneras.

4.- ¿Cómo creas a los personajes de la novela?, ¿tú los guías a ellos o ellos a ti para escribir lo que realmente quieres?
     Observo mucho. Y de esa observación de la realidad y de mi entorno voy configurando los personajes. Me gusta profundizar en ellos, describir muy bien su carácter, sus sentimientos, su personalidad. Creo que de ese modo el lector puede llegar a sentirse identificado con alguno de ellos o, al menos, empatizar con algunas de sus emociones; eso engancha a la historia, deja poso.
     Aunque a veces he podido cambiar el argumento porque, por ejemplo, un personaje me pide más protagonismo, yo decido cómo es, su peso en la historia y su destino. Son mis personajes, y eso me encanta; tiene algo de magia.

5.- ¿Qué querías transmitir con esta novela?, ¿qué pretendías contar exactamente?
     Quería contar una historia que atrapara al lector y le emocionara. Una historia que no tuviera nada de extraordinario pero que, a pesar de ambientarse en la época actual y en lugares cotidianos, generara una atmósfera muy especial, hermosa, trágica, romántica, y con una dosis importante de misterio.

6.- ¿Qué has aprendido tras escribir Ofelia descalza?, ¿qué te ha aportado?
      Es curioso, porque cuando terminé la novela me sentí extraña; había concluido mi historia con mis amigas, me separaba de Marcela y las demás después de tanto tiempo. Llegaron a formar parte de mi vida de tal forma que creo que siempre me resultará difícil, por ejemplo, pasear por Peñíscola sin pensar en Sara, o en la Fresneda sin evocar a Olivia y sus mariposas. Además de suponer para mí la realización de un sueño, de un reto personal, me ha ayudado a ponerme en la piel de mujeres muy dispares y creo que, incluso, a ser más comprensiva y tolerante. 

Ofelia (1852), Millais

7.- El título del libro se relaciona con el cuadro Ofelia de Millais, ¿qué importancia tiene para ti el arte y la cultura?
     Es uno de mis cuadros preferidos. Necesito libros, música y pintura; la belleza, serenidad o estremecimiento que aporta el arte creo que solo puede ser superado por la naturaleza, también esencial para mí.

8.- ¿Cuándo comenzó tu vocación por la escritura?
     Yo siempre he escrito, desde una edad muy temprana, del mismo modo que siempre, desde que tengo uso de razón, he leído. En mi casa siempre se ha leído mucho, mis padres han sido y son lectores voraces, y siempre los libros han invadido todos los espacios de nuestra casa, y ahora en la nuestra sucede lo mismo, incluso el dormitorio de mis hijas está desbordado de libros. Además de leer siempre he sentido la necesidad de escribir. Al principio eran pequeños cuentos; a los doce años comencé mi primera novela que, evidentemente, no terminé, y seguí escribiendo fundamentalmente relato corto. Comencé otra novela cuando tenía unos dieciocho o diecinueve años, que también abandoné; sin embargo algo quedó de ella, mi hija pequeña se llama como la protagonista de esa novela frustrada, que me creó la inquietud en este caso definitiva. Algún día, me dije entonces, algún día escribiré una novela. Y así ha sido. Aunque nunca he abandonado el relato.


9.- ¿A qué escritor o escritora admiras y por qué?
     Es una pregunta difícil, porque hay tantos... No sabría contestarte sin tener la sensación de que me dejo muchísimos. Por citar a alguien, hace tiempo que siento una admiración creciente por la poesía Emily Dickinson, y mucha curiosidad por su figura. Sus poemas son de una profunda sensibilidad, y al mismo tiempo resultan muy misteriosos, de una bellísima extrañeza.


10.- ¿Tienes algún proyecto literario en mente?
     En breve se publicará un libro de relatos de varios autores en el que aparece un relato mío. Es un proyecto precioso en el que me ha hecho mucha ilusión participar. Por otra parte, ya tengo en mente el germen de una idea que podría dar forma a una segunda novela; pero como en el caso de Ofelia descalza, me temo que será un proyecto a largo plazo. ¡La falta de tiempo es un gran inconveniente!

11.- ¿Qué libro nos recomendarías para el mes de noviembre?
     El último que he leído: Las olas, de Virginia Woolf. Es, sencillamente, fascinante. Aunque para noviembre, mes de lamparillas y velas, quizá algún lector prefiera las Narraciones extraordinarias de Edgar Allan Poe.

*   *   * 

¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

viernes, 9 de octubre de 2015

¿Qué piensa el lector cuando lee?

Escrito por Sheila Barón Rubio.

Hace unos días terminé de leer El viejo y el mar de Ernest Hemingway. Mi madre me preguntó de qué trataba y entonces yo pensé que, simplemente, hablaba de una jornada de pesca de un anciano. Y era verdad. Simple y llanamente era eso. No sé si lo han leído pero, siendo asépticos, el libro cuenta la historia de una jornada de pesca. No obstante, el autor habla también de cómo un hombre mide sus fuerzas, se pone a prueba, lucha y, finalmente, cuando se cree que ha perdido, vence. 

signosderotacion.com
  Si parafraseamos el más famoso microrrelato de Monterroso, éste dice algo así como que cuando se despertó, vio que el dinosaurio todavía estaba allí. Quizás Monterroso sabía perfectamente de dónde había salido aquel extinto animal y, lo que es mejor, por qué estaba allí. Quizás no dedicó ni un minuto a pensarlo. Fuera como fuese, prefirió que los lectores creasen su propia historia concentrando en apenas una frase las tres partes fundamentales del cuento sin llegar a escribirlas como tal. Los más realistas pensarán que el dinosaurio sería una imagen impresa en un cartel. Los más soñadores, que el dinosaurio, que había entrado a través de la lavadora, estaba esperando al niño a la cabecera de la cama.

Los escritores escriben textos que nosotros entendemos a nuestro parecer y eso es lo más extraordinario. El “verde que te quiero verde” de García Lorca puede tener tantas versiones como tonos puede tener ese color. Eso es lo maravilloso de la literatura, de la poesía y, por extensión, de otras artes como la pintura o la música, y es la inexactitud y la imprecisión de ser bueno y malo al mismo tiempo, cercano y distante, rápido y lento, oscuro y claro.

elcapitandemialma.com
 Decía Umberto Eco que la recepción del lector es fundamental para poder entender la obra porque sólo tendremos una percepción holística de la misma una vez que hemos sumado nuestra aportación a lo que el autor quería decir. Se da por hecho, entonces, que la obra sin ser leída no es obra, lo cual no deja de ser un campo muy peligroso en el terreno de la literatura y de la filología en general, puesto que aún quedan muchos textos por leer y por estudiar que ya cuentan cosas y porque, además, muchas obras nunca publicadas y nunca leídas quizás fueran, si vieran la luz, parte del canon. Pero estas obras sí que han tenido un lector: su propio autor. 
 
Y es que es muy curioso cómo los autores leen sus obras. Hay algunos que no pueden leerlas pasado el tiempo, que no se reconocen en lo que escribieron, que se vuelven mitómanos de sus propios personajes, que odian lo que han escrito… y otros que no pueden parar de reescribir lo que han escrito ya, como si fuera siempre una obra imperfecta y sin terminar, como si nunca se llegara a culminar una obra con totalidad. Por ejemplo, Juan Ramón Jiménez, un poeta esencial de nuestra lengua, es un buen ejemplo de autor que no acababa nunca de ver con claridad que había terminado un poema, como el pintor que siempre puede dar otra pincelada.

arteinformado.com
 La pregunta es si las obras no tienen fin y si pueden guardar un mensaje en sí mismas sin que nadie lo descifre. Quizás un poema no puede terminarse realmente, y tan sólo le ponemos un final porque no sabemos cómo seguir. Cuántas veces hemos visto una película cuyo final habríamos cambiado, que se nos ha hecho muy corta o que habríamos acabado hacía treinta minutos. Esto también forma parte de nuestra recepción de la obra y de la manera inconclusa en que creamos el arte. El viejo y el mar es sólo un sistema de pesca o la mejor manera de ver cómo un hombre se vence. El verde es un color o un poema irrepetible. El lector es solamente alguien pasivo o, quizás, sea alguien que pueda cambiarlo todo, como hacía constantemente Juan Ramón Jiménez. Una vez más, sólo hay imprecisión e inexactitud. 

Escrito por Sheila Barón Rubio. 

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Víctor Blanco y Gonzalo Zalaya: "La fantasía es la clave de la educación"


Los escritores Víctor (izquierda) y Gonzalo (derecha).
Víctor Blanco (Lleida, 1985) Víctor Blanco se tomó sus estudios con calma, a veces más interesado en dibujar o escribir que en tomar apuntes. A los 21 años fue finalista del Premio Minotauro con su primera novela, Noches de Suburbio. Desde entonces ha cultivado géneros como el western, la espada y brujería o el relato histórico, obteniendo mención en distintos concursos. Crónica del Rey Cautivo (2014) inaugura su gran saga de fantasía. 

Gonzalo Zalaya Bueno (Barcelona, 1981) es profesor de primaria, locutor radiofónico y escritor. Fuertemente influenciado por el cine de ciencia ficción de los ochenta, los juegos de rol y la cultura escandinava, se lanzó de pleno a la literatura para conciliar su amor por la naturaleza con la vida en una gran urbe. Actualmente anda inmerso en varios proyectos relacionados con la Espada y la Brujería, un género al que se enganchó siendo un crío y que ahora se ha convertido en una de sus mayores fuentes de diversión. 



1.- ¿De qué trata vuestra novela?

     G: La novela trata sobre Delbaeth, que guiado por el mago Laurentius y acompañado por el mediano Ratón, intentará desbaratar la conspiración que amenaza con corromper el Reino. Delbaeth se enfrenta a los enemigos del mago por lealtad, pues en realidad, está inmerso sin saberlo en lo que un personaje de la novela bautiza como “el camino del odio”. Pero gracias a los esfuerzos y el tutelaje de Ratón, ambos superarán mil peligros y conocerán el significado de la palabra amistad. Diversión, amistad, sangre y magia: eso os prometemos en esta aventura.

2.- Diversión, amistad, sangre y magia. Una gran combinación. Habladnos del personaje de Delbaeth el Cortador.
     V: Delbaeth es un elfo que ha vivido más de cien años como gladiador. Eso le ha convertido en el mejor luchador cuerpo a cuerpo de su tiempo, pero también en un tipo torturado, violento, que solo se preocupa por sí mismo. En el mundo exterior, un mundo que Delbaeth no conoce, se han desencadenado unos acontecimientos que causaran que Laurentius lo libere, dando inicio a su viaje: su Camino de Odio. Pero como pronto comprobará el elfo, no es el único que transita ese camino en concreto, y pronto chocará con ellos.


3.-¿Cómo es el mundo donde se desarrolla la acción?
     G: Desde el centro de las Marismas, se extiende la mayor nación humana: el Reino. Gobernado por un rey sabio y justo, ha alcanzado una grandeza jamás imaginada por sus fundadores. Pero más allá de sus fronteras, la seguridad se desvanece y se extiende la niebla de lo desconocido. Son tierras salvajes, temidas con razón, pues los trols y criaturas innombrables esperan su oportunidad para arrebatar las fértiles tierras de los hombres. Pero hay mucho más en este mundo: los puertos de los medianos, los bosques de los ghaulos, los desiertos de los guerreros visonios y la estepa de los khalushitas, que nacen montando a caballo. ¡Nos encantará compartirlo con vosotr@s!

4.-¿Cómo surgió la idea de realizar un proyecto literario conjunto?
     G: Lo cierto es que siempre habíamos querido trabajar en algo juntos, y fue en el relato Ahí abajo (de próxima aparición en PULPTURE) donde finalmente decidimos que podíamos hacer un proyecto serio a cuatro manos. Durante mucho tiempo anduvimos por mil mundos y aventuras gracias a los juegos de rol, así que regresar literariamente a aquellos lugares nos pareció una gran ocasión para compartirlas con los demás. De ahí a ponernos a escribir casi diariamente en esta historia fue un paso natural.

5.-Víctor, con 21 años fuiste finalista del Premio Minotauro con tu primera novela, Noches de suburbio. Cuéntanos tu evolución como escritor durante estos años y en qué se diferencia esta nueva novela de la primera.
     V: El inesperado éxito de Noches de Suburbio me pilló muy joven. Por aquel entonces yo solo era un chaval animado por su novia a presentarse al concurso. El jurado del Premio debió encontrar algo en aquella novela punk llena de malos vicios de novato, un novato de 21 años, concediéndome el gran honor de hacerme Finalista del IV Minotauro.
   La publicación de Crónica del Rey Cautivo, más recientemente, me ha permitido reengancharme al mundo literario. Desde entonces solo he conocido a gente increíble; sus enseñanzas, mis lecturas y mayor aprendizaje en la vida son lo que distinguen Noches de Suburbio de Delbaeth Rising: Camino de Odio.
      Otra diferencia, evidentemente, es que ahora cuento con el narrador nato que es Gonzalo. Posee una imaginación como no he conocido en ningún otro ser humano para todo lo que sea inventarse maravillas y guarrerías. Eso sin olvidarnos de su sensibilidad para con el mundo natural, los animales, las estaciones… Pero esto ya va pareciendo la hora de las alabanzas, así que toquemos madera que Gonzalo me tiene que durar un poco más, al menos para que continuemos las aventuras de Delbaeth.

6.-Gonzalo, eres profesor de primaria. ¿Te influye tu vocación de escritor de fantasía a la hora de educar?
     G: Siempre he pensado que la fantasía es la clave de la educación. En su ausencia, campa a sus anchas la sobrevalorada memorística y el aprendizaje por repetición. Como profesor sigo la corriente constructivista, así que aprovecho la imaginación de los niños para explicar, crear puentes y trabajar desde lo próximo. Las escuelas son el hábitat natural de la fantasía y creo que es por eso que jamás me desvinculé del mundo educativo.

7.- El día 10 de octubre vais a llevar a cabo un crowdfunding. ¿Por qué queréis optar por ello?, ¿en qué va a consistir?
      V: Personalmente vengo de una experiencia muy positiva y es la de Crónica del Rey Cautivo, que salió adelante mediante esta herramienta. Considero que el crowdfunding añade todavía más magia al mundo de los libros, tanto por la parte del autor como por la del lector. Las personas que me apoyaron, y que asistieron a mis presentaciones de Barcelona, Madrid y Asturias me di cuenta de que sentían la historia como suya, porque al apoyarla la hicieron real. Es algo parecido a lo que he sentido yo cuando he apoyado una campaña literaria de crowdfunding.
     Esto es lo que queremos para Camino de odio. Que se sume la gente que quiera apostar por el tipo concreto de Fantasía que nosotros planteamos, y que hagan que Delbaeth sea más suyo que nuestro.

8.-¿Aconsejaríais a otros escritores que también se embarcaran en Verkami?, ¿por qué?
     G: Supongo que esa pregunta la dejamos para cuando lo hayamos superado, ¿no? Nos esperan treinta días de sangre, sudor y lágrimas. Exactamente como lo que le espera a Delbaeth en Camino de odio. Bueno, no. Él las pasa peor, desde luego. Magia, incendios…. ups, no hemos venido aquí a hacer spoilers.

9.- ¿Qué significa para vosotros la fantasía?, ¿qué os aporta?
     G: La fantasía es a la vez una medicina y un arma, y me explicaré: cura la enfermedad del alma, y a la vez nos sirve para combatir la banalidad que nos rodea. Es el reino donde ningún mal puede alcanzarnos, es la esperanza. Me aporta ilusión en mi día a día y mantiene muy cerca los bellos recuerdos y aprendizajes de mi infancia.

10.-¿En qué mundo de fantasía os hubiera gustado vivir?
     G: En Terramar, el mundo que nos regaló Ursula.K. Legin. Me imagino allí muchas veces surcando las olas en un pequeño velero y aprendiendo algo de magia. Siempre quise observar, desde la prudencia, a los dragones.
     V- Amen a eso, hermanos.

11.-Habladnos de las referencias culturales que os han influido en vuestra faceta literaria.
     G: En Delbaeth Rising son tres los autores que más nos han influido: William King, Kentaro Mihura y Pablo Bueno. King nos adentró en su mundo de fantasía siniestra, que acostumbra a teñir con humor negro y violencia innecesaria. Mihura nos aportó la visceralidad de los combates y los horrores monstruosos que pueden brotar de la mente humana. Y de Pablo Bueno, su excelente empleo del diálogo para presentarnos el mundo de fantasía a través de sus personajes.

12.-¿Cómo veis el género de fantasía en España?
Víctor Blanco
      V: Voy a hablar desde mi conocimiento, evidentemente. Por lo que respecta a la Fantasía adulta española, me cautivaron El Rey Trasgo de Alberto Morán Roa (hace ya un tiempo) o Sangre de Berserker, de Víctor Conde, ambas editadas por Kelonia. Existe también una novela muy original que poca gente conoce por desgracia, El Tablero de Yidana, del castellonense Jordi Biosca. Fue editada hace ya tiempo por la desaparecida editorial Ajec.
     El hundimiento de esta editorial, nos guste admitirlo o no, supuso un duro golpe para la Fantasía nacional, pues aglutinaba a la gran mayoría de autores de este género: entre ellos, que yo conozca que tocaron Fantasía, cito a Susana Torres, Guillem López, o el mencionado Jordi Biosca.
     Desde entonces supongo que el género se ha ido reagrupando. Kelonia y Sportula serían las editoriales que más han potenciado, a mi entender, la fantasía nacional. No hay que olvidarse de Fantascy, que además de importar a autores foráneos está apostando por un producto nacional de calidad. Esto es algo absolutamente necesario, que yo veo como una tendencia muy positiva para el género. Fantascy está poniendo toda la carne en el asador con obras como Neimhaim o El libro de Ivo, además de las de otros autores nacionales, que ya entrarían en una definición del fantástico más amplia.

13.-¿Qué libro nos recomendariáis para el otoño?
     V: Creo que he dado bastantes opciones. ¿Verdad que nos gusta apoyar la economía local y comernos una lechuga plantada en nuestra propia comunidad? Pues los libros no son tan diferentes. ¡Hala, a las librerías!
      G: El otoño siempre me pide aventuras. Y una de mis favoritas es Corum, El Príncipe de la Túnica Escarlata, de Michael Moorcock.

martes, 15 de septiembre de 2015

Literatura y cine: "Tomates verdes fritos"

 Escrito por Sheila Barón Rubio

Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop es el título de la historia más famosa de Fannie Flagg, llevada al cine por Jon Avnet con un nombre un poco más corto: Tomates verdes fritos. La historia cuenta la vida de Evelyn Couch, una mujer de mediana edad que se está enfrentando a los problemas asociados a un hecho biológico muy maltratado por el cine, la literatura y la cultura en general: la menopausia. Esta nueva situación hace que la señora Couch no se entienda a sí misma. Sin embargo, encontrará una nueva manera de ver la vida en Ninny Threadgoode, una compañera de la residencia de ancianos donde está su suegra, a la que visitará sin descanso cada semana. 
 
Tanto en la novela como en la película, donde Flagg hizo un pequeño cameo y colaboró, además, redactando el guion, Evelyn y Ninny son las indiscutibles protagonistas. Sin embargo, hay cambios muy significativos entre las dos historias, producidos, en la mayor parte de las ocasiones por las necesarias adaptaciones que los cineastas tienen que hacer de las novelas para que puedan ser trasladadas a un nuevo lenguaje.

Podemos decir que la obra de Avnet está basada en el cambio de mentalidad que se produce en la señora Couch cuando conoce las dificultades por las que tuvieron que pasar dos buenas amigas de Ninny: Idgie Threadgoode y Ruth Jamison. Por el contrario, el tema principal de la novela de Flagg es la historia de los habitantes de Whistle Stop entre los que están también Idgie y Ruth, pero donde hay también otra gran cantidad de personajes que o bien quedan relegados a un segundo plano en la película (como Eva, Smokey o Grady) o ni siquiera aparecen (como Artis, Onzell o Jasper).

La historia de Idgie y Ruth tiene, no obstante, un gran peso en la película. Ambas se conocieron cuando Idgie era tan sólo una niña y Ruth una jovencita algo enamorada del hermano de la primera. Tras el fatal accidente de tren que acabó con la vida del muchacho, Ruth se va del pueblo y aparece muchos años después convertida en una mujer adulta para llevar por el buen camino a Idgie, una jovencita rebelde que ha crecido bastante al margen de su familia. Hasta aquí las historias de Flagg y de Avnet son bastante parecidas. El cambio viene más tarde, cuando Ruth e Idgie se enamoran en la novela, pero son sólo amigas en la película. Parece ser que en 1991, cuando se estrenó la historia de Tomates verdes fritos, era bastante complicado exponer en la pantalla grande una relación lésbica que es, realmente, lo que existe entre Idgie y Ruth. En la historia de Flagg, la relación entre ambas es asumida en todo momento como una relación de pareja. Lo cual no deja de sorprender en una historia ambientada en los años treinta.
Fotograma de la película
De igual modo, podemos ver cómo Frank Bennet, quien se convierte en el marido de Ruth a pesar de que ella está enamorada de Idgie, es un personaje negativo en las dos obras. Sin embargo, lo cierto es que Flagg nos permite conocer mucho más de un personaje que ha violado y maltratado a muchas mujeres además de a la suya propia. Todo este mal parece volverse contra él cuando su mujer, embarazada, lo abandona y, al querer recuperarla en Whistle Stop, es asesinado por Sipsey, una cocinera negra que trabaja para los Threadgoode desde que era prácticamente una niña. Además de matarlo, en la novela lo decapita por motivos religiosos, entierra su cabeza y es acuchillado por el nieto de Sipsey.

Cartel de la película
La familia de Sipsey es muy diferente en la película de Avnet, puesto que su marido en el filme es, realmente, su hijo adoptivo en la novela y su hija, Pájaro Travieso, su nieta. Tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop es la historia de dos mujeres lesbianas que forman una familia a principios del siglo XX en Alabama, pero es, sobre todo, la historia de los ciudadanos negros de los Estados Unidos y del sistema racista que se imponía sobre ellos. En la película esto se deja entrever con algunos comentarios y con la aparición de grupos racistas que atacan a Idgie y su negocio de restauración, pero lo cierto es que muchas de las grandes enseñanzas sociales del libro de Flagg quedan en el olvido.

Uno de los cambios más significativos es el final. En la novela la anciana Ninny muere mientras Evelyn está adelgazando en una clínica de California. En la película, la anciana se va a vivir con Evelyn y Ed, su marido, bastante menos educado que en las líneas de Flagg. Además, el director nos confunde dándonos a entender, aunque no con profundidad, que Idgie y Ninny son la misma mujer y que, por lo tanto, Idgie habría sido la amiga (o amante) de Ruth y la madre adoptiva de su hijo. Sin embargo, la autora nos deja bien claro que cada mujer es un personaje y que Ninny ha relatado con todo lujo de detalles a su amiga cómo fue la vida de Ruth, de Idgie y de todos los habitantes de Whistle Stop. 

Escrito por Sheila Barón Rubio. 

 

viernes, 4 de septiembre de 2015

El bloqueo del lector

Escrito por Alejandro F. Orradre

Temido por unos, sufrido por muchos, callado por todos. Cuentan las leyendas que ha habido personas que no lo han superado y se han echado a los brazos de la televisión, postrados en el sofá y con una bolsa de patatas adhiriéndose in perpetuum a su cada vez más creciente barriga… es el bloqueo del lector.¿No os ha pasado nunca? Sucede sin previo aviso, como las tormentas o los accidentes, como las sorpresas o los sustos. Ilustremos el problema con un caso.

robertmuro.wordpress.com

Fulanito se encuentra leyendo una novela que le gusta, pero al llegar a cierto número de páginas (siempre al principio) se aburre: la historia comienza a espesarse, los personajes pierden credibilidad, las conversaciones repetitivas… y deja de leer. Suele pasar, a veces nos topamos con libros que no son lo que esperábamos. Las decepciones ocurren. Así pues, en vista del pequeño fiasco nuestro lector se enfrasca en otro libro que tenía pendiente, esperando en la estantería. Lo empieza con ganas y las páginas vuelan y vuelan… pero de nuevo un muro invisible se alza en el devenir de la historia: otra vez se atragantan los párrafos

A muchos os sonará el último párrafo, pues más allá de lo que pueda parecer el bloqueo del lector ocurre a menudo. Lo importante en estos casos es no obsesionarse, no absorber el suceso como algo negativo sino simplemente como un pequeño parón: vuestro cerebro también necesita descansar de vez en cuando.
     Hay muchos consejos que os podría dar, pero si no queremos dar importancia al bloqueo debemos actuar con consecuencia: empezar a buscar soluciones no hará más que agudizar el “problema”. ¿Cuál es entonces la solución? 

www.foro3d.com
Pues nada más y nada menos que esperar a que regresen las ganas. Esa es mi experiencia personal, la que mejor me ha funcionado después de intentar seguir otros consejos. Creo que lo importante es dejar que el propio cuerpo encuentre de nuevo la senda que dejó atrás por motivos que en ocasiones no entendemos y quizás no es necesario comprender. Pero que no cunda el pánico: las ansias por la lectura regresan. Tarde o temprano lo hacen.

Mientras tanto, haced otras cosas sin más intención que buscar diversión (y no el mantra de “mantener la cabeza ocupada”; lo que necesita la cabeza es despejarse). Si lo hacéis así, y sobre todo si no desesperáis, el gusanillo de la lectura volverá a vosotros de una manera totalmente natural.

¿Habéis tenido alguna vez el bloqueo del lector? ¿Cómo llegó y cómo se fue?


¡Un saludo y a leer!

Escrito por Alejandro F. Orradre

jueves, 27 de agosto de 2015

Alonso Barán: "Tengo muy en cuenta lo que quiero que vaya sintiendo el lector según avanza la trama"

 
Alonso Barán nació en Madrid en enero de 1978. Además de escritor es guionista y está graduado en filosofía por la UNED. Su literatura evidencia su pasión por el cine, reflejada en el ingenio de sus diálogos, la originalidad de sus personajes y el dinamismo de su narración.
     Como profesional de medios audiovisuales, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en televisión y es autor del guion para largometraje Entropía. Como escritor, tras emprender su andadura con la novela corta Tártaro, ahora publica su primera novela, El azar no se llora, mezcla de novela psicológica, influencias de género negro e inspiración beat generation, que la convierten en un thriller único, inteligente y adictivo.
    En 2015 publica, con Divalentis Editorial, su primer ensayo: Aportes al libre pensamiento, un análisis sobre la manipulación y direccionalidad del pensamiento en nuestra sociedad.




1.- ¿De qué trata tu novela, Alonso?
      Realmente trata de que dejarte llevar por las emociones te hace perder el control de tu vida y te convierte en un objeto en manos del azar.

2.- ¿Por qué no se llora el azar?
     Bueno, pues porque lo que achacamos a la mala suerte, al componente mágico que otorgamos a la probabilidad, es en realidad la consecuencia de malas decisiones que tomamos sin razonarlas. Así que, lamentarse de nuestra mala suerte no vale para nada porque no es tal suerte, sino errores que hay que tratar de no seguir cometiendo.

3.- ¿De qué manera se entrelazan las vidas del inspector Elián, el buscavidas Aníbal e Idelle, una mujer que confía en el amor?
      Pues a través del descontrol emocional. Las emociones que sienten hace que los personajes conecten y que el desarrollo de las tramas termine en un destino único.

Portada de la novela
4.- ¿Cuándo y por qué quisiste hablar sobre este tema?
      Pues estudiando a los estoicos y su moral del autodominio. Ellos decían que quien es un sujeto no necesita de ley o moral exterior para guiarse en la vida, pues saben cómo actuar en cada momento. Quienes se dejan llevar por las emociones, no tienen control de sus impulsos y por eso necesitan de la moral y la ley para poder guiarse con corrección y no cometer disparates constantemente.

5.- ¿En qué momento de la composición te surgió el título?
      Tres días antes de entrar la novela en la imprenta. Fue idea de mi editor. Yo soy muy malo con los títulos, pero a él se le dan bien, así que, al proponerme este vi que aunaba a la perfección todo el tema de la novela y… ¡me encantó!

6.- ¿Qué papel tienen las emociones en tu novela?
     ¡Total! La estructura de la novela se basa en las emociones sin control de los personajes, todo lo que ocurre en la novela se debe al descontrol emocional de los personajes, tengo muy en cuenta lo que quiero que vaya sintiendo el lector según avanza la trama.

7.-Sigamos con las emociones. ¿Qué novela has comenzado con desconfianza y has terminado con pasión? ¿Y la que has comenzado con deseo y la has terminado con espanto? ¿Qué novela te ha hecho sentir nostalgia hasta días después de terminarla?
     La primera opción, American psycho. Pensé que iba a ser un petardo y después no podía dejar de leerla. Recuerdo que en esa época estudiaba producción de televisión y la leía a escondidas en clase.
     La segunda opción, ninguna. Si una novela o una película no me gusta, no las termino. Hay tanto por leer, que me parece una pérdida de tiempo. 
     La novela que me ha hecho sentir nostalgia, yo creo que El proceso de Kafka o La náusea de Sartre. La angustia existencial de una y la fenomenología existencialista de la otra me impactaron bastante.

8.- ¿Qué crees que aporta El azar no se llora dentro de la novela negra y psicológica actual?
     ¿Sinceramente? Me gusta pensar que aúna lo mejor de los dos géneros: la intriga, suspense y acción de la novela negra junto con profundidad psicológica de los personajes de la novela psicológica. A lo que le añado una reflexión intelectual que impulse el tema de la novela y el dinamismo del cine a la hora de narrar y generar imágenes en la mente del lector.

9.- ¿Cuáles son tus referentes, tanto literarios como culturales?
     Pues los escritores y filósofos que más me han marcado son Dostoyevski, Bukowski, Celine, Kafka, Camus, Sartre, Nietzsche. Y como cineastas Tarantino, Schroeder, Ridley Scott, Kauffman, Coppolla, Scorsese… 
 
10.- En la actualidad, se editan más libros de los que se leen, ¿cómo crees que se podría incentivar la lectura, Alonso?
      Muy fácil, diciendo al personal que si lee se hablará y pensará mejor, le hará más interesante a la hora de ligar y eso le permitirá follar más.

11.- ¿Qué lectura nos recomendarías para después de las vacaciones?
      El azar no se llora, por supuesto. No porque la haya escrito yo, bueno sí, pero aparte porque es una buena novela. 


Tomemos nota, Alonso. La vuelta del verano hay que tomársela con calma. Solo la literatura puede ayudarnos.