miércoles, 29 de octubre de 2014

"Mañana es Halloween", de Israel Moreno

Seguimos con el mes de Terror de letra y lengua. Tras las dos entradas anteriores: Ella, Drácula, de Javier García Sánchez y Alienígenas en París, llega la entrevista que le hemos hecho a Israel Moreno, autor de Mañana es Halloween. Ya tenemos el pack perfecto para disfrutar de estos días de terror. Te aconsejamos que te compres una sábana y le hagas unos agujeritos. De otro modo, puede que no vivas para contarlo...

* * *                                                                     * * *                                                                  * * *


   E-book

En aquellos campos te podías perder si no andabas con cuidado, sobre todo teniendo en cuenta que había cerca un peligroso acantilado. Entrar en ellos era como aparecer en otra dimensión. Cómo no, estaban acompañados por un escalofriante espantapájaros vestido con ropa vieja y relleno de paja. Creí que me miraba fijamente aquella cabeza hecha con una calabaza rellena de pelo negro y empecé a sentirme incómoda, como si me vigilara. Los largos tallos susurraban mecidos por el viento, y ese leve rumor era todo lo que se oía, aunque pude distinguir unos movimientos en la maleza que me aterrorizaron.
Entonces, la maleza se sacudió una vez más y parecía que iba a mostrarme algo o alguien pero… nada surgió de ella. Aun así parecía que una presencia inquietante me vigilaba. No pude dejar de pensar que el espectro del hermano de Sandra estaba tras aquellas tenebrosas sensaciones, y que, sin duda, debía estar atrapado en este mundo por alguna razón que desconocía.

1.-¿De qué trata tu novela, Israel? 
     La historia nos traslada al poblado de Naime, un escenario montañoso popular entre turistas amantes de esos paisajes y, a la vez, aficionados a lugares ricos en mitos y leyendas. Nos encontramos en la víspera de la noche de Halloween y, a partir de un lugar y fecha común, se nos presentan varios personajes de forma independiente. Una pareja que viaja a conocer a unas amistades cibernéticas. Un agente de policía obligado a trabajar esa noche en un lúgubre ayuntamiento en obras. Y una pandilla de adolescentes que buscan emociones fuertes en una gran mansión supuestamente encantada. Dichas historias contadas de forma paralela conformarán un entramado de situaciones entrelazadas que nos someterán a cuestionarnos qué es real, las intenciones de los personajes y de cómo han llegado a esa situación.  
 
2.- En Mañana es Halloween no he encontrado una localización espacial exacta más que Naime. ¿Te gustaba la idea de dejar al lector que imaginase la zona geográfica concreta? 
     En realidad es un guiño local a la ciudad de Ceuta donde actualmente vivo. La descripción geográfica es muy parecida a la ciudad caballa, aunque lo he ampliado con elementos típicos de las novelas clásicas de terror. Las referencias al Ayuntamiento también son reales e incluso se inspiran en unos hechos ocurridos hace años cuando varios testigos afirmaron haber vivido fenómenos paranormales. Por último, La sirena es un edificio que existe realmente aquí en la montaña al lado del mar pero ni mucho menos se trata de una mansión encantada.

3.-¿Qué tipo de narrador empleas en tu novela?, ¿crees que es ventajoso alguno especialmente en el género de terror?
     La novela y la historia van avanzando a través de distintos personajes narrados en primera persona. Comencé a escribirlo de forma tradicional, es decir, en tercera persona. Pero luego tuve que rehacerlo porque por el tipo de historia que estaba creando no me sentía cómodo en ese tipo de narración. Y aunque no soy muy amante de la primera persona porque te limita para algunas cosas (sobre todo para la acción), es un magnífico recurso para dibujar mejor los personajes y ese miedo psicológico tan presente en el novela. La realidad es caleidoscópica, no puede considerarse desde un solo punto de vista. Esto me dio la oportunidad de componer un todo tanto interior como exterior que hace más completa la experiencia del terror. El resultado es un estilo muy peculiar que no sigue una lógica temporal pero parece que ha gustado mucho a la gente.
Los largos tallos susurraban mecidos por 
el viento y creí que aquel escalofriante 
espantapájaros me miraba fijamente. 

4.- Háblanos de las ilustraciones del libro. ¿Quién las ha realizado?, ¿vamos a encontrarnos muchas?
     El autor es Mika Villalba, un amigo de la infancia que también está intentado hacerse un hueco en el mundillo. Al revisar el libro se comprometió a hacerme algunas ilustraciones porque le entusiasmó la novela. Posteriormente, cuando vi el resultado final, me encantaron. Sólo hay cinco ilustraciones, pero en realidad me hubiera gustado colocar una al final de cada capítulo para que fuera una original propuesta de “novela semi-ilustrada”. Es algo que tengo en mente para la segunda parte e incluso acabar de ilustrar esta primera parte. Pero lo que más ilusión me haría es dar salida a un cómic de la novela. Eso sería genial aunque inviable por ahora.

5.- Veo que también eres guionista y has ganado varios premios de cortos. ¿Cuáles son las principales limitaciones o licencias entre escribir guiones y escribir novelas?
     El guion literario de cine tiene su propia metodología y se caracteriza por ser más simple. De hecho cuando comencé a escribir mis primeros guiones sin tener ni idea siempre tenía que rehacerlos cuando lo examinaba porque daba demasiados detalles inútiles para ese fin. Esa riqueza la tienes que reservar para un libro donde es absolutamente necesario dar riqueza a los personajes, la descripción, los estados mentales etc.

6.-¿Cuáles crees que son los rasgos o los temas principales que no deben faltar en una novela de terror?
     Yo en este aspecto suelo ser muy tradicional. Por eso mi novela es una recopilación de numerosos temas clásicos que han sido recurrentes en el mundo del terror. Intento darles un enfoque moderno pero no dejan de ser algunos tópicos. Y precisamente es eso lo que le está gustando a la gente. Creo que actualmente estamos saturados con el tema Zombi (excepto algunos propuestas originales como la de Jaime Noguera con su España Guerra Zombi), una moda que parece no ser pasajera. Ahora mismo tienen un público extenso, pero muchos lectores y críticos literarios me han reconocido esta vuelta a temas abandonados del terror más puro y tradicional. Todo ello envuelto en el halo de la festividad de Halloween de la que hay menos libros de lo que yo creía.


7.- Desde lo clásico a lo moderno, ¿cuáles son tus principales fuentes de miedo y terror cultural (cine, literatura, cultura popular...)?
     Mis principales fuentes de miedo proceden del cine. He leído menos literatura de terror de la que me gustaría porque hay muchos géneros que también me interesan como la ficción histórica, la novela negra etc. De los autores modernos uno no puede dejar de mencionar a Stephen King. Pero las dos grandes novelas que me inspiraron son Drácula de Bran Stoker y Frankenstein de Mary Shelley. Son absolutamente imprescindibles. Pero mi mayor base la encuentro en mi afición al cine de terror del que tengo un hondo conocimiento. En concreto en Mañana es Halloween encontramos una novela que perfectamente podía haber sido una historia filmada por John Carpenter pero incorporándole influencias de series como Perdidos o Juego de tronos, en el intento de sorprender al lector y viajar al tiempo en forma de Flashback para desentrañar los misterios de las primeras páginas.

8.-¿Crees que la literatura de terror es capaz de generar tanto miedo como el cine de terror?
     Creo que en ambos campos se dan experiencias de terror diferentes. Desde luego que como una buena película de terror en una buena sala de cine… La última que me dejó clavado en la butaca fue Expediente Warren, una colección de clichés pero llevados de forma magistral. En una buena lectura de terror puedes provocar un estado de angustia y tensión. Para crear terror real hay que ser un maestro en estas lides. Algunos lectores me han confesado haber pasado mucho miedo en ciertas partes con mi libro, pero otros destacan más que el terror, el estado tensional que les ha provocado. En definitiva este tema parece bastante subjetivo.

9.- ¿Cómo ha sido tu experiencia con la autoedición?, ¿por qué no te decidiste por una editorial?
     Por ahora muy positiva. En tres meses no he salido del ranking en Amazon de los más vendidos en el género de terror y fantasía. En realidad estoy bastante despreocupado por el tema de mandar el libro a las editoriales. Directamente tuve noticias del mundo de la autoedición, leí entrevistas de autores consolidados del género e intuí que era el camino más fácil para llegar inmediatamente a los lectores. Finalmente he optado por una opción híbrida: la coedición. He firmado con la editorial Falsaria para publicar el libro en más plataformas de venta y publicar una nueva edición profesional en papel que se venderá en diferentes tiendas online de España y Latinoamérica como La Casa del Libro o el Corte Inglés. Esta opción es muy buena porque conservas los derechos del libro y en mi caso particular seguiré controlando la plataforma de Amazon. En una editorial tradicional no suelen concederte este tipo de licencias. Digamos que me voy a quedar tal como estaba pero ellos me ayudarán a tener más difusión y presencia.

10.- ¿Qué libro estás leyendo estos días y cuál nos recomendarías para la noche de Halloween?
     Pues me da un poco de vergüenza admitirlo pero estoy leyendo IT de Stephen King, uno de esas obras maestras que tienes en el tintero, pasa el tiempo y no entiendes cómo no lo has leído aún. Este año me voy a centrar en leer títulos muy pendientes por si puedo aprender algo más para aplicarlo en la segunda parte que estoy escribiendo actualmente. Una buena lectura sería La caída de la casa Usher de Edgar Allan Poe, aunque intentado ser originales podríamos leer para Halloween un comic terrorífico: Locke & Key escrita por Joe Hill e ilustrada por Gabriel Rodríguez. Yo he empezado también a leerla y pinta genial.

Israel Moreno, natural de Utrera (Sevilla), es licenciado en Filosofía y actualmente reside en Ceuta trabajando como profesor. Amante de la literatura y el cine de terror es guionista habitual de cortometrajes. Como productor y guionista cuenta en su haber con los siguientes trabajos: Relevo (2009), Snuff (2011) y Verónica (2014), trabajos que llegaron a la final de varios concursos de cortos del cine fantastico y de terror. En 2010 ganó el primer premio del concurso XVIII Premios Juventud de Ceuta por su colaboración en el corto Relevo.
     Mañana es Halloween (2014) es su primera incursión en el mundo literario y está inspirado en el guión de un largometraje que escribió y nunca filmó. Esta es la mejor manera de conocer esta tétrica historia inspirada en el filme de culto Truco o Trato (2007) de Michael Douguerty. Actualmente trabaja en la preparación de nuevos cortometrajes para debutar como director, un nueva novela de ciencia ficción de literatura Juvenil y ya ha comenzado la escritura de la secuela directa de su primer libro: Hoy es Halloween que publicará en septiembre de 2015. 


Os dejo con el book trailer de la novela. ¡Disfrutadlo!






Enlaces: 
      Web del autor: www.lapandilladelmonstruo.com
      Twitter: @pndillamonstruo
      Facebook: Mañana es Halloween

¿Te gustaría comprar el libro? 
   E-book
    Papel



*   *   *


¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)


miércoles, 22 de octubre de 2014

Alienígenas en París

Lo prometido es deuda, y aquí os traigo la segunda entrega del mes de Terror de letra y lengua. Esta vez, la etimología ha venido con sus ristra de ajos a modo de collar para contarnos qué esconden algunas palabras llenas de misterio. ¿Estáis preparados?

Comienzo de la película El baile de los vampiros (1967), Roman Polanski

Alienígena
Resulta frecuente asociar la figura de un alienígena a un ser verde, flacucho y con antenas con intenciones malévolas para con los terrestres (aunque nunca se sabe, igual solo quieren probar nuestra cerveza y disfrutar de un día de playa). Sin embargo, lo curioso es que un alienígena también puede tener carnet de identidad y nacionalidad francesa, húngara o filipina, por ejemplo. ¿Cómo puede ser posible? Porque alienígena posee dos acepciones, una de ellas es 'extraterrestre' y la otra 'extranjero'.
     1. adj. extranjero. U. t. c. s.
     2. adj. extraterrestre (supuestamente venido desde el espacio exterior). U. t. c. s.

Obviando lo de "supuestamente", el adjetivo nos llega del latín como alienigena. Sin embargo, no fue hasta 1803 cuando apareció por primera vez en el diccionario: lo mismo que extrangero. Ya se refería entonces a lo que era originario de otra tierra. De hecho, el antónimo de alienígena es aborigen, o sea, originario del pueblo en que vive.
     Así que no temáis si estos días vais a París, Berlín o Roma a pasar unos días y sentís que estáis rodeados de alienígenas. Probablemente, si habéis leído con anterioridad este gran descubrimiento etimológico, no pasaréis miedo.
 

Vampiro
Quien tiene sus raíces bien definidas es el vampiro. Este no viene a conquistar la tierra (aunque todo se podría debatir), sino a beber tu sangre. Beber y beber. Se pasaría el día bebiendo este pobre desdichado. La palabra nos viene del francés vampire, y esta del alemán Vampir. No obstante, el verdadero origen proviene del húngaro. La primera aparición en el DRAE la encontramos en 1843, y su significado no difiere mucho del actual:
1843
   1. Nombre que dan en ciertos países septentrionales a los cadáveres que suponen salir del sepulcro a chupar la sangre de los vivos. 2.- Murciélago de gran tamaño que chupa la sangre de persona dormidas.
2012
   1. m. Espectro o cadáver que, según cree el vulgo de ciertos países, va por las noches a chupar poco a poco la sangre de los vivos hasta matarlos.
    2. m. Murciélago hematófago de América del Sur.
    3. m. Persona codiciosa que abusa o se aprovecha de los demás.

Hasta aquí, todo parece tener sentido, pero quería compartir con vosotros algo que encontré en el libro Bela Lugosi, Biografía de una metamorfosis, de Edgar Lander (1987). Sobre la etimología de la palabra en cuestión, decía que el vampirismo es una cuestión de bebidas, por ello de su obsesión con la sangre. A continuación, venía una serie de sustantivos en diferentes lenguas eslavas: upir (ruso), upiory (lituano), wempti (polaco), pijawica (croata), mury (bohemio) y vlkodlak (serbio). Es decir, la raíz común de todos estos nombres 'vampiro' es el verbo 'beber'. Después de investigar, he visto que quizá estos sustantivos provenían de un uso antiguo del idioma. En la siguiente lista he aunado el idioma, seguido de la versión antigua de la palabra, cómo se dice actualmente y la traducción del verbo 'beber'. Veamos si tienen algún parecido.

                               Ruso: upir - vampire. Beber: vypivatʹ (transcripción alfabeto latino) 
                               Lituano: upiory - vampyras. Beber: geriamojo
                               Polaco: wempti - wampir. Beber: wypić
                               Croata: pijawica - vampir. Beber: pitke
                               Bohemio: mury
                               Serbio: vlkodak - vampire. Beber: piće (transcripción alfabeto latino).
                               Checo: upír. Beber: pít

Personalmente, me gustaría aclarar un poco la cuestión, así que la pongo sobre la mesa y os animo a opinar. Es cierto que hay ciertos rasgos parecidos entre 'vampiro' y 'beber', pero mi poco dominio de las lenguas eslavas interfiere en mi conclusión, y los diccionarios online en ocasiones confunden. ¿Alguien sabe lenguas eslavas y quiere dar su punto de vista?, ¿alguien es experto en vampiros?, ¿algún vampiro en la sala? Y si no lo sois y queréis dejar vuestro comentario, ¡adelante! Aquí todo es bien recibido.


Os recuerdo que queda una sola entrega del mes temático de terror. Si todavía seguís vivos y no os ha atacado ningún hombre lobo, zombi o político, os animo a que nos sigáis y estéis atentos a la última entrega, donde el autor Israel Moreno nos dará a conocer su libro Mañana es Halloween. ¿Os lo vais a perder o todavía estáis entre alienígenas en París?

-Entregas pasadas de Terror de letra y lengua: 
     -Ella, Drácula, de Javier García Sánchez  

Escrito por María Bravo

lunes, 13 de octubre de 2014

"Ella, Drácula", de Javier García Sánchez

Había restos de sangre por todos lados. En pucheros y baldes. En la bañera de los lavaderos, en el escalfador. Sangre seca y sangre aún fresca. Sangre hasta en techumbres no muy altas y en paredes. Sangre encontrarían al poco en el baldaquino de su lecho y en los caireles de sus sábanas, que eran grecas orladas de rojo. Sangre junto a un agujero que, abierto en las piedras, iba a dar a un acantilado por el que se deshacían de muchos cuerpo, sangre en las chimeneas, sangre por varios pasadizos. Sangre, sangre, sangre (págs. 340-341). 

Editorial Planeta
Género: terror histórico
País: España
Año: 2005
Páginas: 389
Parece innegable pensar que la sangre es el todo del libro. ¿Pero quién la maneja?, ¿quién fue esa Ella que el autor relaciona con Drácula?, ¿existió realmente? Sí, existió. De hecho, estamos ante una novela histórica. La responsable del derramamiento fue Erzsébet Báthory (1560-1614, Hungría), una aristócrata renombrada Condesa Sangrienta. A lo largo de ocho años, secuestro, torturó y asesinó a setecientas mujeres, superando el récord de víctimas de Gilles de Rais, Barba Azul. Fue una fanática de la brujería, de los secretos de las plantas, de la belleza y, cómo no, del culto a la sangre.
     La historia nos la cuentan dos narradores. Predomina el omnisciente en todo el libro, que narra la vida de Erzsébet, desde que nació en el castillo de Csejte pasando por su matrimonio con su primo Ferenc Nádasdy y posterior muerte. Cuando la condesa queda viuda comienza la verdadera historia de paroxismo del dolor y tortura. El segundo narrador tiene nombre, se llama János Pirgist y se apoya en el omnisciente para contarnos de manera indirecta lo que vivió. Conoció a Erzsébet de pequeño y habitó en el castillo con ella, ya que su madre era una de las lavanderas de la fortaleza. Desde joven aprendió a ver, oír y callar llegando a la abulia emocional. Quizá por ello sobrevivió y pudo contar su experiencia más tarde como sacerdote.
     Es importante destacar que la novela está estructurada en dos grandes capítulos que a su vez se subdividen en ocho pequeños episodios. Todos se componen de nombres como Varannó, Leká o Bezkó. Una vez que avanzas en la lectura, descubres que estos corresponden a los castillos que Erzsébet poseía (en total dieciséis). En ellos fue donde torturó con sadismo a las mujeres. Sin embargo, al principio la sangre no es lo esencial, hasta que cierto día descubre que es un remedio contra la vejez, una panacea para el paso del tiempo: "Una costurera, distraída, trajinaba en sus faldones y mangas. Mientras, esa costurera iba hablando con otras criadas. Erzsébet fingía oírlas, pero en realidad estaba al acecho. Y se produjo el pinchazo" (pág. 128).
     Este afán por la sangre y la tortura no lo acomete sola, y tiene a cómplices que la ayudan a traer chicas al castillo. Darvulia, Ezra Májorova, Jó Ilona, Ficzkó y Dorkó también se pasean por la historia sin ninguna clase de empatía por la vida humana. Cuando una lee Ella, Drácula, espera que las torturas no sean la justificación del libro. Pero lo son. Lo atroz, lo monstruoso y lo bárbaro lo forman los gritos, los cortes, las cuchilladas y las fracturas óseas. No se cansaba de torturar, y cuando las chicas caían exhaustas volvía a la tortura: 
"Su gozo era asistir al sufrimiento de aquellas chicas, por lo cual iba a ver cada varias horas cómo seguían. Atrás quedaron los bastonazos, los golpes con el látigo, los puntuales alfilerazos, las graduales puñaladas que daba, ella misma o sus acompañantes, en zonas del cuerpo que no supusieran una muerte rápida (...). Y si alguna de las muchachas se mostraba especialmente rebelde, se la conducía, si era invierno, al yermo helado, sin ropaje que la cubriese. Entonces las hacía atar y, uno tras otro, iban cayéndoles encima cubos de agua..." (págs. 178-179).
Estamos ante un gozo y una perversidad cargada de negrura. Son muertes sin razón para la persona cuerda y con argumento para una mente enferma e infectada de malignidad. Y en Ella, Drácula, todo ayuda para conformar ambas partes, desde la ambientación hasta el estilo de García Sánchez. Ya en la primera frase del libro Anochece en los Cárpatos, tu mente empieza a viajar y el narrador te lleva por castillos, cadenas, puertas chirriantes o noches nebulosas de luna llena que embadurnan el bosque. Por si esto fuera poco, el campesinado aparece latente como los perros famélicos de Erzsébet, pobres con sangre femenina, presas sin alma. El narrador afronta todo ello con un estilo denso, anárquico y desequilibrado. En ocasiones, la cronología se desplaza para dar paso a la irracionalidad de Báthory. Y eso, exactamente, es lo que ordena el libro, su conversión, de humana a animal carnívoro dentro de la pluma apelmazada del narrador. El lector se ve succionado por la novela, hasta los diálogos aparecen en la lengua húngara clásica. Tenemos que seguir leyendo para que la traducción aparezca líneas más abajo. Por fortuna, hay pocos diálogos. Lo que se muestra es más importante que lo dicho.
Restos del castillo de Csejte, Eslovaquia
Una curiosidad es cómo estaba organizado el castillo de Csejte por dentro. Parece que no había cocineras ni ayudantes de cuadra, y que solo se sustentaba por lavanderas y costureras. Desde luego, parte de razón tenía en "contratarlas". Una debía asegurarse de que todo rastro de sangre quedara limpio de puertas para afuera. Porque de puertas para adentro Erzsébet Báthory se creía la más pura, lo dejaba patente en sus baños de sangre.



 "...Toda la sangre era recogida mediante un canalillo que iba a desembocar en sendos cubos que, a su vez, eran calentados de modo constante con un escalfador de barro. De ahí se vertía en la bañera que Erzsébet se había hecho instalar en un lugar de los antiguos lavaderos, junto al sillón desde el que presenciaba las torturas" (pág. 275).

Como veis, nada se desperdiciaba, y cualquier método era bueno para aprovechar la sangre. Con respecto al artilugio La doncella de hierro (utilizado por primera vez en agosto de 1515), se puede leer:  
"Como era de prever, la sangre había acabado por oxidar ese siniestro mecanismo. Chirriaban los goznes, no encajaban correctamente en las puertas (...). Colocándose bajo el artilugio y siendo bañada por la sangre de la sacrificada que estaba en su interior, a la que los clavos dejaban como un acerico de coser. La sangre le caía a borbotones, salpicando su vestido, su piel, su cabello, todo su cuerpo" (pág. 238). 
Ahora que tenemos una pequeña configuración de la Condesa Sangrienta, cabe preguntarse si Vlad Tepes (Drácula) hubiese estado a la altura de tales hechos macabros. En la novela aparece tal figura y el narrador ya nos adelanta que "Si hubiese sido hombre habría imitado a Vlad Tepes Drakul, sin duda. Pero como nació mujer, se veía obligada a hacer eso mismo no en el campo de batalla sino en la intimidad" (pág. 169). Con respecto a esto, leí una frase del escritor J. R. Ackerley que decía que los soberbios terminan por ser humillados, y en la vida de la condesa habrá justicia para ella y sus cómplices. No desvelaré cuál fue ese final, solo diré que, aunque hubo humillación una siempre tiende a pensar que no la suficiente. 

En líneas generales, tanto chorro escarlata de agujas de metal ha fluido para bien en mi inquietud por la novela. Pese al estilo cargado y denso, recomendaría su lectura. ¿Qué no me ha gustado? Que no ahondase en la idea de la eterna juventud, en ocasiones su enrevesamiento y la portada. ¿Que qué le ocurre a la portada? Desmerece al libro, por supuesto. Una no escoge esta novela por la portada sino por el título.
     Desde luego, la novela da para mucho debate, sobre todo histórico, aunque no me compete hablar de ello y elucubrar si lo que se cuenta fue cierto o no. Adelantaré que García Sánchez anexa una bibliografía sobre la figura de Báthory, aunque a esta hay que sumar el diario que la condesa escribió sobre sus aficiones sádicas. Documentado está, solo cabe preguntarse si existen más hipótesis de los papeles en blanco que deja la historia.
 

―De vuestro Evangelio lo aprendí, malditos. Lo decía San Mateo: "Bebed todos de mi sangre, que será ello del Nuevo Testamento, la cual derramarán muchos..." Se calló un instante, y luego siguió―: Yo me he limitado a cumplirlo (pág.  344).




Javier García Sánchez (Barcelona 7 de abril de 1955) es uno de los autores con más influencia en la novela de los últimos años, aunque se inició en la publicación a los veintinueve años con el libro de poesías La ira de la luz, después aparecieron ensayos y relatos, como Teoría de la eternidad o Mutantes de invierno. Su obra fue realmente conocida a raíz de la publicación de La dama del viento sur, que le valió el Premio Pío Baroja de Novela y la aparición de Última carta de amor de Carolina von Gunderrode a Bettina Brentano, finalista del Premio de la Crítica, ambas obras lo situaron entre los autores más destacados de la nueva narrativa española. También ha publicado artículos en Cuadernos Hispanoamericanos, El viejo Topo, Destino, Camp de l'arpa, Tiempo de Historia y Historia 16. Durante dos años fue redactor jefe de la revista Quimera y trabajó en la sección cultural de La Voz de Euskadi. En noviembre de 1991 obtuvo el Premio Herralde de Novela por la obra La historia más triste y en 2003 el Premio Azorín de novela.


* * *

Enlaces:  
     -Hay películas y novelas sobre esta psicópata misógina. Por ejemplo, el libro de La Condesa Sangrienta, de Alejandra Pizarnik, nos acerca también a su figura. Podéis ampliar información en:

Os recuerdo que esta es la primer entrega del mes de Terror de letra y lengua. La siguiente entrada irá dedicada a la lengua y os daré a conocer el origen de algunas palabra de miedo que os pondrán los pelos de punta. ¿Algún reparo en continuar por la senda de calabazas?

jueves, 2 de octubre de 2014

Terror de letra y lengua


Ya estamos en octubre, ¿y qué ocurre en octubre? Que afloran los fantasmas literarios, se levantan de sus libros y pasan páginas cargadas de oscuridad y suspense. Por ello, aquí, en La boca del libro, hay que vestirse acorde para la ocasión y recibir al nuevo visitante que viene en la calesa tirada por caballos. ¿Hay alguien que disfrute tanto como yo de este mes de decoración de gomaespuma y plexiglás? Seguro que sí. Venga, que os adelanto el sumario de este mes. 


SUMARIO DEL MES LITERARIO DEL TERROR


1.- La reseña literaria Ella, Drácula, de Javier García Sánchez viene cargada de misterios históricos. Si Drácula es uno de vuestros personajes favoritos, este libro os hará mirar con otros ojos todo lo que se ha escrito sobre él. Sí, porque había otra más malvada. Aquí os dejo la reseña:  
     A principios del siglo XVII vivió en Hungría un personaje único en su género, la aristócrata Erzsébet Báthory. En un plazo de ocho años secuestró, torturó y asesinó salvajemente a setecientas chicas. Fanática de la brujería y del culto a la sangre, ella, y no Vlad Tepes, fue la verdadera Drácula. Ésta es una recreación novelada de su vida y sus crímenes, además de una valiente inmersión en la genealogía del mal en estado puro.



2.- No solo de literatura se compone el miedo, también de la lengua. En mi segunda entrada descubriréis el origen de algunas palabras terroríficas. La etimología y el significado se entrelazan con collares de ajos para contarnos lo que esconden.


3.- Por último, y como sección indispensable del blog, tenemos nuestra entrevista mensual. El entrevistado, Israel Moreno, va a venir de las profundidades de la tierra con un candil. También traerá un baúl donde esconde su nueva novela, Mañana es Halloween. Aquí va reseña:
     La historia nos traslada al poblado de Naime, un escenario montañoso popular entre turistas amantes de esos paisajes y, a la vez, aficionados a lugares ricos en mitos y leyendas. Nos encontramos en la víspera de la noche de Halloween y, partir de un lugar y fecha en común, se nos presentan varios personajes de forma independiente. Una pareja que viaja a conocer a unas amistades cibernéticas. Un agente de policía obligado a trabajar esa noche en un lúgubre ayuntamiento en obras. Y una pandilla de adolescentes que busca emociones fuertes en una gran mansión supuestamente encantada. Dichas historias contadas de forma paralela conformarán un entramado de situaciones entrelazadas que nos someterán a cuestionarnos qué es real, las intenciones de los personajes y de cómo han llegado a ésa situación


¿Estáis preparados para continuar con el mes? Venga, adelante. Ya sabéis que podéis dejar todas vuestras recomendaciones de terror literario aquí debajo. ¿Nos recomendáis algún libro o autor de miedo? Yo no me atrevo a continuar el camino sola, ¿me acompañáis? Escuchad... ya oigo las cadenas, la puerta chirría, el candil se apaga...