jueves, 20 de marzo de 2014

"Merha", de Javier Valladolid Antoranz

Páginas:  323
Estrofas: 857
Versos: 4690



1.- Javier, bienvenido a La boca del libro. ¿De qué trata Merha? Es difícil hablar de Merha sin resumir al mismo tiempo toda la saga de El sueño en verso (compuesta por diez libros) porque es el comienzo de la historia. En el año 2120 hay una guerra entre la Unión Europea y un conglomerado de países africanos e islámicos dictatoriales que se han hecho con el poder y se han unido en un gran imperio. La ciudad de los protagonistas es atacada y ellos encerrados en un mundo onírico y a la vez virtual. Partimos con la historia comenzada y la acción se centra en gran medida en Nick, un joven que se encuentra con un misterioso personaje que le ayudará a emprender un camino de aventuras y autodescubrimiento.

2.- El sueño en la ciencia ficción es un tema recurrente. ¿Hay algún escritor que te guste y que lo haya abordado de una manera cercana a la tuya? Reconozco no ser un lector asiduo de ciencia ficción. He leído unas cuantas cosas de Asimov y de otros autores, pero el 90% de mi contacto con la ciencia ficción ha sido a través del cine y la televisión. No sé cuántas series y películas del género habré visto. En cine, una fuente clara es la película Matrix. También un capítulo de Más allá del límite trataba el tema de los sueños en cápsulas criogénicas. Toda mi saga parte de una adaptación de mi primer trabajo y prácticamente desde la primera idea el tema estaba ahí, con la ventaja para un escritor amateur de permitir mayor libertad narrativa. 

3.- Merha es una novela muy completa. Has añadido numerosa información adicional sobre ti como agradecimientos que van desde la serie Futurama hasta Dalí o a las cartas de naipes así como un índice de personajes. ¿Crees que te queda algo por decir después de haberla publicado? De hecho podría poner algún agradecimiento más a los que me han ayudado en estos últimos tiempos. Siempre puede haber cosas que decir y que comentar; sobre todo en mis otros libros, es una saga de diez tomos increíbles con muchas situaciones con las que seguir enriqueciéndose intelectualmente y a nivel personal. Por otra parte, el citario tiene varias funciones: ayuda a indagar sobre el mundo, a divertirse con esas búsquedas curioseando, también homenajea a muchas personas y obras que han aportado influencia o inspiración, y finalmente sirve de citario para curiosos, estudiosos y por cuestiones legales.

Extracto de "Merha"
Segmento 63-64
4.- Creo que para el lector es un hecho sorprendente fundir la poesía con la ciencia ficción. ¿Por qué elegiste el verso? ¿Te pareció más sencillo? La verdad es que el proyecto comenzó como una mera adaptación editorial del contenido de mi primera novela, El Sueño Perdido, La ciudad de las vidas partidas, en prosa al verso, pensando que así podía tener más posibilidades con las editoriales. De un proyecto que estimaba en una semana y más o menos el mismo número de páginas, pasé al macro cosmos de El sueño en verso. El verso aporta otras posibilidades, facilita otros juegos con la forma, añadir detalles que no estaban premeditados; volver sobre ello me ha permitido profundizar y darle más juego.
 
5.- Según veo, eres amante de las lenguas. ¿En qué idiomas te gustaría especialmente publicar Merha? ¿En qué idioma crees que vas a tener un mayor índice de ventas? Por ahora estoy buscando una editorial en Italia, aprovechando que estoy aquí, quiero traducir y publicar mi novela en italiano para que el público pueda disfrutarla. Es complicada de traducir. En muchas cosas puede ser como traducir a Shakespeare, Quevedo o Góngora, que son autores malamente traducibles. Me encantaría que se tradujera al italiano, al turco, al inglés, al latín, al griego clásico ático (si la primera de Harry Potter lo está, ¿por qué no la mía también?). Es difícil decirlo. Seguramente el original español porque tiene mucha riqueza para los hispanohablantes. El inglés llega a más gente. El italiano puede dar juego.

6.- ¿Todas tus novelas están en verso? Las dos primeras ,El Sueño perdido y El fin de Pantakakistos en Yesfodú, están en prosa, con diversos paratextos y poemas incluidos, sin olvidar una trama en la segunda, El mundo de las mariposas que es casi toda en verso.  

7.- Ya metiéndonos en el libro. ¿Qué tiene el personaje de Nick de especial?, ¿nos podrías avanzar que le deparará en su viaje por el sueño? Nick es un personaje que, como su nombre indica, carece de identidad (nickname); es como si se hubiera puesto una identidad en la vida. No sabe quién es, sus orígenes quedan cubiertos de misterio en una extraña biografía. Se encuentra entre el bien y el mal, parece verse a sí mismo como un ignorante, una persona físicamente fuerte pero bruta e irreflexiva, que estaría a años luz de ser un filósofo. La filosofía, con influencia en novelas de formación del tipo El mundo de Sofía, El caballero de la armadura oxidada o Ética para amador, se une a la ciencia ficción en un viaje de transformación. Adquirir conocimiento e identidad y aprender sobre moral, heroísmo, filosofía, identidad… En sus sueños vivirá aventuras que le llevarán por ese camino.

8.- Gran parte de las novelas de ciencia ficción ven el futuro de La Tierra como algo nefasto. ¿Auguras tal desenlace para el año 2120? No sé qué sucederá en el 2120. El cosmos de El sueño en verso es una ucronía futurista. No es nuestro universo sino un mundo alternativo en el que algo ha pasado en el 2005, e incluso antes, diferente al desarrollo de nuestro mundo y la física de su mundo se basa en el orden del verso. Es un espejo extraño pero en el cual podemos vernos reflejados.

9.- En el proceso de escritura, ¿qué te ha resultado más farragoso? La corrección, enlazar tramas, rimar… La corrección, sin duda; es fácil que se te cuele algo y hay mucho material. En segundo lugar la numeración. Es una auténtica pesadilla numerar los segmentos. Las tramas no son tan complicadas porque yo soy muy fragmentario y me cuesta moverme en el ahora tiene que suceder esto, luego lo otro, y el se me ocurre que lo manejo bien. La rima en general busca no ser excesivamente complicada porque pretendo hallar una simetría visual. Hay préstamos métricos, en otros tomos experimentos con la métrica incluso; pero lo peor es el rimar ciertas palabras cuando no te sale la rima adecuada y no tienes diccionario inverso a mano.

10.- Y por último, ¿qué libro te estás leyendo actualmente? Y, ¿a qué poeta recomendarías? Acabo de terminar El llanto de Ozymandias de Alejandro Romero Nieto y pienso retomar La famosa invasione dagli orsi in Sicilia de Dino Buzzati pronto. Dante tiene cosas muy chulas, Quevedo es muy ingenioso, Góngora tiene formas interesantes pero me quedo con la impresión de que las saca poco partido, Rosalía de Castro es preciosa, Becker, algunas cosas de Machado. Giovanni Giudici recuerdo que también era interesante, al igual que los vanguardistas italianos. 
  
Javier Valladolid nace el 18 de noviembre de 1988 en Madrid. Empezó a escribir en Fuenlabrada donde vive desde pequeño pero no comienza plenamente hasta que inicia de su primera novela El Sueño Perdido, La ciudad de las vidas partidas en 2005, novela en la que se basa esta saga. En 2008 comienza su segunda novela El Fin de Pantakakistos en Yesfodu. Después, en 2010 empezará El sueño en verso, tomo I, la novela que os presenta; actualmente está escribiendo el quinto libro. En paralelo a sus novelas escribe multitud de relatos, poemas, ejercicios literarios y dos obras teatrales. Ha estudiado Filología Románica y Filología Italiana en la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado en la gaceta universitaria Mefisto. Reside en Italia hasta junio de 2014.




Si te interesa comprar el ejemplar, seguir al escritor o comenzar a leer Merha, puedes hacerlo aquí: 
     -Lulu.com
     -Página de Twitter  


*   *   * 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista o ver tu libro reseñado en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :) 

viernes, 7 de marzo de 2014

"El curioso incidente del perro a medianoche", de Mark Haddon

Me llamo Christopher Jhon Francis Boone. Me sé todos los países del mundo y sus capitales y todos los números primos hasta el 7.507 (pág. 11).
 
*  *  *
Y él me dijo: 
-¿Cuánto es 251 por 864?
Y yo lo pensé y contesté: 
-216.864. -Porque era un cálculo realmente fácil, porque solo hay que multiplicar 864x1.000 que da 864.000. Entonces lo divides por 4 que da 216.000 y es 250x864. Entonces solo hay que sumarle otro 864 para conseguir 251x864. Y eso da 216.864 (pág. 92).


Narrativa. Salamandra
País: Inglaterra
Año: 2003
Página: 268
Traducción: Patricia Antón
ISBN: 978-84-7888-910-5
 Premios: Whitbread y Commonwealth
Siempre he pensado que esta novela era de humor. ¿Qué me llevaba a pensar así?, ¿su rocambolesco título?, ¿el hecho de que un perro condujera un coche? Después de leerlo, me ha transmitido candidez, inocencia y admiración por los personajes que rodean a Christopher, un niño de 15 años, 3 meses y 2 días que tiene problemas de conducta. No le gusta que le toquen, grita y gime cuando está enfadado y confundido, no le gustan las cosas amarillas o marrones, no sonríe, no se da cuenta de que la gente está enfadada con él y no entiende las metáforas. ¿Christopher es autista?, ¿tiene el síndrome de Asperger o el síndrome del sabio? No lo especifica, aunque no creo que el nombre de la patología sea lo más importante. 
     ¿Y qué tiene que ver un perro en toda esta historia? Siete minutos pasados de la medianoche, nuestro protagonista ve cómo Wellington, el perro de los Shears, yace muerto sobre la hierba. Alguien lo ha matado y su próximo objetivo será descubrir quién ha cometido tal tropelía. No obstante, ese no será el único misterio que tenga que resolver, y pronto se verá envuelto en una serie de descubrimientos que cambiarán la vida de Christopher.
     La historia está narrada en primera persona. Nos la cuenta el propio Christopher: ...y escribí un libro, y eso significa que puedo hacer cualquier cosa (pág 264). Desde luego, es del todo creíble, no solo por el léxico, sino también por su manera copulativa de expresarse:
  
Y entonces encuentro las llaves del coche de alguien y me meto en su coche y conduzco, y no importa si choco con las cosas y conduzco hacia el mar y aparco el coche y salgo y está lloviendo mucho. Y cojo un helado de una tienda y me lo como. Y entonces bajo hasta la playa. Y la playa está cubierta de arena y grandes rocas y hay un faro en una punta, pero la luz no está encendida (pág. 242).  
     Es Christopher quien estructura el libro. Los capítulos están numerados de manera aleatoria, o eso es lo que al principio puede parecer.  
Para marcar los capítulos de los libros se suelen usar los números cardinales 1,2,3,4,5,6 etcétera. Pero he decidido usar en mis capítulos los números primos 2,3,5,7,11,13, etcétera porque me gustan los números primos (pág. 22). 
El protagonista es un amante de las matemáticas, tanto que cuando quiere relajarse, se dedica a pensar problemas de cálculo con fórmulas imposibles o ecuaciones de segundo grado.
     La acción se desarrolla entre Swindon (una pequeña localidad al oeste de Londres) y Londres. Los protagonistas colindantes a Christopher son esenciales para comprender la historia, aunque no seré yo quien revele de qué manera influyen en él. 
   Recientemente, he podido leer a otra autora inglesa llamada Annabel Pitcher. Bien, me ha sorprendido encontrar similitudes entre ambos escritores. No solo por los escenarios ingleses, sino por el personaje infantil y juvenil que borda a la perfección en el lenguaje, por la ausencia de la figura materna, por alzar al padre como el que se ocupa mayormente del hogar y por focalizar la trama principal en un misterio.

                                                          · DATO CURIOSO ·

En las 286 páginas de El curioso incidente del perro a medianoche he encontrado númerosos nombres propios cuya letra capital ha sido la s. Paso a listar algunos: Sarah, Shears, Siobhan, Steve, Swindon, Scrabble, Stapleton, Selden, Smarties y Somerset entre otros. Personalmente, creo que esto tiende a confundir. Imaginaos que en una novela corta nos encontramos con estos nombres: Camila, Carina, Carla, Carolina, Catalina, Cristina, Consuelo, ¿qué?, ¿sigo? Uno ya no sabe quién es quién en la novela y hay que volver numerables veces a releer el párrafo. ¿Realmente consideráis que esta cacofonía desorienta al lector?

Por último, os hablo brevemente sobre Mark Haddon (Northampton, 26 de septiembre de 1962). El escritor trabajó durante un tiempo con personas que padecían deficiencias físicas y mentales. Antes de El curioso incidente del perro de medianoche, escribió libros infantiles y realizó las ilustraciones. Actualmente es profesor de escritura creativa. ¿Sinceramente? Su novela me ha convencido. Ha sabido transmitirme los sentimientos del protagonista sin caer en el dramatismo fácil. ¿Y vosotros?, ¿habéis leído alguna novela con un personaje realmente especial, como Christopher?