sábado, 30 de agosto de 2014

"Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje", de Miguel Griot.

Seguro que alguno de los personajes de este libro exagera. Quizá alguno mienta. Es probable que alguno diga la verdad. O no. En cualquier caso, serás tú quien juzgue con libertad. La vida de Iqbal Masih te será contada como perlas esparcidas sin ordenar. Serás tú quien las una y las haga collar.

Lo primero, Miguel, gracias por enviarme tu libro y darme la oportunidad de leerlo. Empecemos con la entrevista. 
 
1.- ¿De qué trata tu novela, Miguel?  
     En 1995, Iqbal Masih, se convirtió en mártir por la lucha contra la esclavitud infantil al ser asesinado en Lahore, su localidad natal. Iqbal denunció su situación ante la opinión pública para concienciar al mundo de una injusticia que afecta a millones de menores en el mundo. A partir de la recreación de los testimonios de los que lo conocieron, lo escucharon o lo odiaron, asistimos a la descripción de un personaje cuya labor ha sido imprescindible en la búsqueda de un mundo mejor.

2.- ¿Quién fue Iqbal?, ¿existió realmente?
     Existió realmente y llegó a ser bastante conocido hasta el punto de ser declarado personaje de la semana por la cadena estadounidense ABC. Es muy difícil describir a Iqbal en pocas líneas. Por un lado se encuentra la persona, un simple muchacho de orígenes muy humildes del extrarradio de Lahore, en Pakistán. Por otro lado está el personaje, el mayor activista contra la esclavitud infantil. La transición de un cochambroso y destartalado taller de alfombras a dar charlas en un auditorio de EEUU ante prestigiosas personalidades explica quien fue Iqbal Masih.

3.- ¿Por qué decidiste contar su historia?
     Me pareció que reunía todos los ingredientes para construir una novela perenne. Siento tener que remitirme al título, pero no sabría expresarlo mejor. En la vida de Iqbal hubo muchas lágrimas, todo tipo de sorpresas y continuas muestras de coraje ante desafíos colosales.

4.- Me gusta cómo has estructurado el libro. Creo que es original construir tantas voces narrativas para saber cómo era Iqbal Masih y da la sensación de que los has entrevistado uno a uno. ¿Por qué has querido darnos a conocer al protagonista por medio de tantos personajes como en un universo poliédrico?
     Uno de los motivos es que ya existían varias novelas sobre el personaje, escritas en tercera y primera persona. De ese modo tenía que encontrar otro enfoque narrativo. Escogí el de los puntos de vista para acometer la complejidad del sistema del trabajo infantil. Quería que su madre te contase como se da a luz en un país del tercer mundo, que su padre explicara por qué lo vendió, que el dueño de la fábrica argumentara sus razones para pensar que está haciendo un favor a los chavales, que un joven occidental te cuenta su reacción al conocer a Iqbal durante una visitas a su colegio...

5.- En tu novela importa la forma. Podemos encontrarnos poemas, textos periodísticos o mecanografiados, según nos explique la voz narradora acerca del protagonista. ¿Esa era tu idea primigenia o desde el principio planeaste escribir una novela convencional?
     Sí, desde un primer momento me planteé hacer algo distinto, y darle un toque de documental a la novela. Esos recursos estilísticos suponen un apoyo para perfilar los diferentes personajes que aparecen.

6.- Tu novela está escrita para un público juvenil, ¿por qué deberían leerla?
     Destacaría dos motivos. El primero, hay una realidad fuera de tu círculo de intereses que conforma una de las piezas del mundo que te tocará vivir (echa un vistazo a los made in en las etiquetas de tu ropa). El segundo, la historia de Iqbal quitando todo el contexto social, económico, cultural y político, que no tiene nada que ver con el nuestro, es la de alguien que aprovechó sus oportunidades al máximo, y eso sí tiene que ver con nosotros.

7.- Según tu biografía, has viajado por todo el mundo, ¿qué te ha aportado visitar tantas ciudades a la hora de escribir?
     Lo cierto es que ese comentario lo puso la editorial, en realidad no he viajado tanto, mucho menos de lo que me gustaría en cualquier caso. Respecto a lo que te aportan los viajes a la escritura es una pregunta muy interesante y sobre la que tengo una opinión en contra de la mayoría. Creo que no es necesario visitar un lugar para escribir sobre él, al menos en este tiempo en que el que con Google map en cuatro clics puedes pasear, por ejemplo, por las calles de Lahore. Soy consciente de que esto puede sonar muy artificial, pero en mi opinión y experiencia lo que cuenta es la sensibilidad del escritor, no el paisaje que le rodea. Por poner un ejemplo, mi siguiente novela transcurre en Indonesia, país que conozco bien y de donde procede mi prometida. No niego que visitar el país me haya sido útil, pero toda la información que obtuve ya la conocía antes de poner un pie en Yakarta.

8.- Pakistán en urdú y en persa significa “tierra de pureza”. ¿Has estado alguna vez allí?, ¿qué nos podrías contar del país?, ¿qué sensaciones te transmite?
     Bueno, esto enlaza con mi respuesta anterior he estudiado en profundidad el país, tengo amigos pakistaníes, y sobre todo indios, pero no lo he visitado nunca. La trama del libro se desarrolla principalmente en el Punjab pakistaní, que es muy similar al Punjab del otro lado de la frontera. Mismo idioma, lengua y costumbres, solo les separa la religión. Respecto al país en su conjunto es demasiado complejo para resumirlo en unas líneas. Entre su más flagrantes contradicciones, la bomba atómica y los más de tres millones de niños bajo un régimen de servidumbre.

9.- ¿Qué te gusta leer, Miguel?
     Leo de todo pero cada vez trato de ser más selectivo con los autores, simplemente porque soy consciente de mis limitaciones y quiero aprender de ellos. Por ejemplo, en cuanto se falla un nobel de literatura me hago con alguna obra del ganador, aunque sea una pequeña pieza. Añado además que a parte de literatura me interesa mucho obras de no ficción como las del pensador Ken Wilber o el filósofo José Antonio Marina.

10.- Por último, ¿podrías recomendarnos un libro para este verano?
     ¿Solo uno?, el verano es muy largo, si me permites recomiendo tres. La Joven de la Perla, de Pramoedya Ananta Toer, Los Viajes, de Bruce Chatwin y La Isla de Bowen, de Cesar Mallorquí.

Gracias por la entrevista, Miguel, y por acercanos la historia de este personaje tan influyente en la historia de la esclavitud infantil. Por cierto, yo también recomiendo a Cesar Mallorquí, lo conocí por su libro La caligrafría secreta.



Miguel Griot es el seudónimo de Miguel Ángel Alonso (Salamanca, 1976),  licenciado en Derecho y Master de periodismo del diario El Mundo. En 2004 ganó el premio de la asociación Goya de Santander por "El Rey de Abría no se llamaba Guelfi". Ha publicado con Timun Mas la colección "Cuentos de Cura Sanita" (2005), que fue lectura recomendada por los libreros de Girona en la feria de San Jordi. "Iqbal Masih, Lágrimas, Sorpresas y Coraje" (Oxford University Press, 2008) es su título más conocido, y se trata de una biografía novelada del célebre activista contra la esclavitud infantil. Su obra "Yus no quiso ser romusha" quedó finalista en el premio Edebé de 2013. La serie "No pasarán Z" es su primera incursión en la ficción para adultos.


-¿Dónde puedes comprar el libro?
     -La Casa del Libro
     -Fnac

-Enlaces:
     -Un acercamiento a la figura de Iqbal Masih.
     -Iqbal Masih, la venganza del niño esclavo.



* * *


¡ATENCIÓN! 


Si eres escritor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)

2 comentarios :

  1. Esta bien este blog,entre varios que he visto este es el mejor con el que me he encontrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, An. Animan estos comentarios. Si tienes ocasión, de leerte la novela, ya nos contarás. Un saludo grande.

      Eliminar