martes, 23 de abril de 2013

Día del Libro: comienza la estación literaria


¡23 de abril! Hoy se festeja el:
    
   
     Día Internacional del Libro
     Día de Sant Jordi
     Fallecimiento de Shakespeare. 
     Nacimiento de Miguel Cervantes, y por ello:
     Día del Idioma español






¡Y olé! Pero para mí es algo más. Se abre la temporada de la lectura en espacios públicos. Comienza el buen tiempo y podemos tendernos sobre el césped con nuestra novela clásica, contemporánea o futurista; las ferias de libros se expanden por las calles y los puestos inundan avenidas, bulevares o plazas de nuestra localidad; tertulianos pasean por parques y jardines solos o acompañados haciendo bullir su imaginación desencadenada gracias a los libros. Todo se engalana. La hierba crece mullida para ofrecer confort a nuestras espaldas, el sol calienta bancos de piedra y las fuentes salpican puntas acuosas que alivian el sofoco.
    
¡Eso es, los libros salen a la calle! Por ello, en La boca del libro, he querido abrir mi puerta a la estación literaria y traeros dos joyas recién salidas del vagón, dos propuestas que inician el afán por el mundo literario.  ¡Que las disfrutéis!


     1) "Much better now" (Mucho mejor ahora), cortometraje ganador de varios premios en el año 2012.  Un marcapáginas ajado y mustio se ve envuelto en las creadoras páginas de un libro. Esta experiencia le cambiará la vida.








     2) "Fin del mundo del fin", de Julio Cortázar. Sacado de su libro Historias de Cronopios y de Famas (1962). ¿Te imaginas un mundo distópico plagado de libros?, ¿se te ocurre qué hacer con tanto libro? He aquí un adelanto:



Como los escribas continuarán, los pocos lectores que en el mundo había van a cambiar de oficio y se pondrán de escribas. Cada vez más los países serán de escribas y de fábricas de papel y tinta, los escribas de día y las máquinas de noche para imprimir el trabajo de los escribas. Primero las bibliotecas desbordarán las casas, entonces las municipales deciden sacrificar los terrenos de juegos infantiles para ampliar las bibliotecas. Después ceden los teatros, las maternidades, los mataderos, las cantinas, los hospitales. Los pobres aprovechan los libros como ladrillos, los pegan con cemento y hacen paredes de libros y viven en cabañas de libros. Entonces pasa que los libros rebasan las ciudades y entran en los campos, van aplastando los trigales, y los campos de girasol. Apenas si la dirección de vialidad consigue que las rutas queden despejadas entre dos altísimas paredes de libros. A veces una pared cede y hay espantosas catástrofes automovilísticas. Los escribas trabajan sin tregua porque la humanidad respeta las vocaciones, y los impresores llegan ya a orillas del mar. El presidente de la república habla por teléfono con los presidentes de las repúblicas, y propone inteligentemente precipitar al mar el sobrante de libros, lo cual se cumple al mismo tiempo en todas las costas del mundo. Así los escribas siberianos ven sus impresos precipitados al mar glacial, y los escribas indonesios etcétera. Esto permite a los escribas aumentar su producción, porque en la tierra vuelve a haber espacio para almacenar sus libros. No piensan que el mar tiene fondo, y que en el fondo del mar empiezan a amontonarse los impresos, primero en forma de pasta aglutinante, después en forma de pasta consolidante, y por fin como un piso resistente aunque viscoso que sube diariamente algunos metros y que termina por llegar a la superficie. 

Island in books sea
@ Medi Belortaja


     Entonces muchas aguas invaden muchas tierras, se produce una nueva distribución de continentes y océanos, y presidentes de diversas repúblicas son sustituidos por lagos y penínsulas, presidentes de otras repúblicas ven abrirse inmensos territorios a sus ambiciones etcétera. El agua marina, puesta con tanta violencia a expandirse, se evapora más que antes, o busca reposo mezclándose con los impresos para formar la pasta aglutinante, al punto que un día los capitanes de los barcos de las grandes rutas advierten que los barcos avanzan lentamente, de treinta nudos bajan a veinte, a quince, y los motores jadean y las hélices se deforman. Por fin todos los barcos se detienen en distintos puntos de los mares, atrapados por la pasta, y los escribas del mundo entero escriben millares de impresos explicando el fenómeno y llenos de una gran alegría. Los presidentes y los capitanes deciden convertir los barcos en islas y casinos, el público va a pie sobre los mares de cartón a las islas y casinos donde orquestas típicas y características amenizan el ambiente climatizado y se baila hasta avanzadas horas de la madrugada. Nuevos impresos se amontonan a orillas del mar, pero es imposible meterlos en la pasta, y así crecen murallas de impresos y nacen montañas a orillas de los antiguos mares. Los escribas comprenden que las fábricas de papel y tinta van a quebrar, y escriben con letra cada vez más menuda, aprovechando hasta los rincones más imperceptibles de cada papel. Cuando se termina la tinta escriben con lápiz etcétera; al terminarse el papel escriben en tablas y baldosas etcétera. Empieza a difundirse la costumbre de intercalar un texto en otro para aprovechar las entrelíneas, o se borra con hojas de afeitar las letras impresas para usar de nuevo el papel. Los escribas trabajan lentamente, pero su número es tan inmenso que los impresos separan ya por completo las tierras de los lechos de los antiguos mares.
     En la tierra vive precariamente la raza de los escribas, condenada a extinguirse, y en el mar están las islas y los casinos o sea los transatlánticos donde se han refugiado los presidentes de las repúblicas, y donde se celebran grandes fiestas y se cambian mensajes de isla a isla, de presidente a presidente, y de capitán a capitán.





* * *


Así que ya sabéis, haceros con un marcapáginas (puede ser ajado y mustio, porque con la que le espera...), meted vuestro libro en el bolso y a leer con el buen tiempo.

 

lunes, 1 de abril de 2013

"El jardín olvidado", de Kate Morton

Suma de letras
Género: thriller histórico
País: Australia
Año: 2010 (2008)
Páginas: 537
Traducción: Carlos Schroeder


 Sabía quién era, había escuchado a la abuela hablar de ella. La dama se llamaba la Autora y vivía en una pequeña casa en los límites de la propiedad, más allá del laberinto. Se suponía que la pequeña no lo sabía. Se le había prohibido jugar en el laberinto de setos espinosos. Mamá y la abuela le habían dicho que era peligroso aproximarse al acantilado. Pero, a veces, cuando nadie la observaba, a la pequeña le gustaba hacer cosas prohibidas (pág. 15-16). 


Bien (carraspeo), y ahora me toca hablar de un libro que le ha gustado al 97 % de los lectores. Sí, yo me incluyo dentro de ese porcentaje, pero creo que no de la misma forma. La novela trata sobre un misterio que ya vemos desde el título. ¿Acaso no es enigmático un jardín abandonado y olvidado en el tiempo? Creo que se podría hacer un despliegue explicativo sobre el título, pero tranquilos, no tengo intención. 
    
La novela trata sobre la desaparición de una niña en 1913 en el puerto de Londres. Viaja sola en un barco rumbo a Australia donde será acogida por una familia que se encariña de ella. En la noche de su veintiún cumpleaños su padre le confiesa a Nell O'Connor que fue adoptada. Esta noticia cambiará el rumbo de su vida y no parará hasta descubrir quiénes fueron sus verdaderos padres. A su muerte en 2005, su nieta Cassandra recibe una inesperada herencia: una cabaña junto con su olvidado jardín en Cornualles (Inglaterra). La joven, sin nada que perder, viajará hasta tierras inglesas para descubrir qué le hizo a su abuela dejarle una casa al otro lado del mundo. Poco a poco irá resolviendo el misterio que se remonta a un siglo.
     Muy bien, hasta aquí todo correcto, pero hay ciertas novelas de misterio que a medida que las leo se me va anclando la angustia en el vértice izquierdo del lacrimal y pienso si voy a tener que esperar 500 páginas para saber la verdad sobre el misterio misterioso. ¿Es lo que ocurre en El jardín olvidado? Sería cruel si afirmara tal cosa, pero en ocasiones la acción se me ha hecho lenta, y no porque no ocurra nada, sino porque de la incógnita, del misterio principal no surgen más ramificaciones... ¡se tiran 500 páginas para contar un único misterio! Os podría resumir el secreto de por qué la niña fue abandonada en el puerto de Londres en once palabras, siete si me esmero un poco. Y ojo, con ello no quiero decir que Kate Morton no haya logrado crear una buena novela, historia y ambientación. Hay aspectos que están muy bien logrados. 

Imagen tomada de su página oficial
     --Estructura interna: excelente. Creo que es lo mejor del libro. Hay tres momentos cumbres. 1913: cuando se pierde la niña en el puerto de Londres (época victoriana), 1930: cuando Nell descubre que fue adoptada y 2005: cuando Cassandra va en busca del jardín olvidado de Cornualles. Aparecen otras fechas como 1900, 1907 (en la mansión Blackhurst) y 1975 que también son claves para completar la acción. Los saltos en el tiempo casi se solapan, de tal manera que un objeto, escenario o sentimiento constituyen enlaces para cambiar de época. Así, la novela forma una cadena histórica en donde sus ángulos sirven de espejo para poder continuar.
     --Narrador y punto de vista: bien llevado casi hasta el final. La historia está narrada en tercera persona por un narrador omnisciente y en tiempo pretérito, aunque cuando se halla en un determinado año deja a los personajes total autonomía para hacernos conocedores de cómo se va desarrollando la trama. Es decir, todos los hallazgos de los que somos partícipes los sabemos a través de los personajes del año 2005 (Cassandra, entre otros) ya que descubren algún testimonio o prueba física: ¿por qué su abuela tiene una casa en herencia en Inglaterra?, ¿quién vivió en esa casa?, ¿por qué se abandonó el jardín?, ¿quiénes fueron sus padres? Gracias a las averiguaciones de Cassandra y del momento pasado donde nos sitúa la historia, sabemos qué ocurrió exactamente. Sin embargo, hay un punto concreto (página exacta 514 y letra en cursiva) en donde el narrador se toma la libertad de contarnos algo del pasado que los personajes del presente desconocen. Sí, sé que de esa forma se completa la historia, pero no me ha gustado mucho ese recurso ya que presupongo que Cassandra ignora que eso ocurrió.
     --Personajes: los principales muy bien caracterizados, los secundarios se anclan en el misterio. Las protagonistas son tres mujeres: Eliza Makepeace, Nelly O'Connor y Cassandra. Podría dar más nombres que conforman un esmerado universo social y que son imprescindibles para la historia. Lo que ocurre con ciertos personajes secundarios es que completan una imprecisión, parece que van a dar más de sí para dar sentido al misterio y después se quedan mudos. Aparte de eso, El jardín olvidado lo enmarcan una mísera mujer pobre y cruel, una madre posesiva y dominante, una escritora de relatos de fantasía, un hombre melancólico o una hija manipulada y consentida que vive por y para sus emociones.
     --Espacio y ambientación: impecable decorado. A través de las épocas somos partícipes de los usos y costumbres que se daban en las distintas clases sociales. Tu nariz se atranca ante la inmundicia de una casa infestada de ratas, percibes el color de las buganvilias, absorbes el olor a sal marina y te dejas perder entre los muros ajardinados del laberinto del jardín. Ropajes, avances científicos, sentimientos enclaustrados o literatura infantil se disponen con perfecta armonía.
     --Trama: desenlaces demasiado previsibles. No diré cuales, obviamente. Pero desde la mitad de la novela ya se puede intuir quién, cómo y dónde. Sin embargo, no quiero quitarle mérito a toda la historia. Encajar distintas tramas en más de 500 páginas tiene su mérito.
     --Estructura externa: falta de originalidad en los epígrafes. El libro se divide en tres partes y cada una de ellas tiene el mismo título: El jardín olvidado. Estas tres partes, suman un total de 51 capítulos encabezados en algunos casos por el año que se va a narrar, más un epílogo.
 

Su lectura me ha dejado una huella tibia. No lo he devorado y los personajes no han permanecido a mi alrededor varios días cuando llegué al final. Pero quiero poner a prueba mi exaltación lectora con La casa de Riverton. Espero que haya suerte. 



Enlaces relacionados:
     -Página oficial de Kate Morton en inglés.
     -Entrevista en ABC.es (14/06/2011)




*   *   *

 También me puedes seguir en: