lunes, 18 de febrero de 2013

¿De dónde viene el amor?

Ya se terminó el día del amor. ¿Todavía veis corazones de cartulina arremolinados junto a las marquesinas de autobuses?, ¿y piruletas en forma de osito amoroso a mita de precio?, ¿los pétalos de rosa están adquiriendo un olor desagradable en vuestro comedor? Ayns... San Valentín, ¡qué de cosas nos trae!; no solamente sentimientos, regalos y palabras bonitas, sino también etimología, ¿etimoqué? Sí, ya sabéis, la especialidad lingüística que estudia el origen de las palabras.  

(1958-1990)
 Generación pop y cultura callejera de la
Nueva York de los años 1980.

Y es que las palabras están enlazadas entre sí. Forman nudos llenos de información social, cultural e histórica. Por ejemplo, la palabra 'amor' viene del latín amor, amoris, y esta a su vez del indoeuropeo amma. El indoeuropeo constituye la ligadura más fuerte sobre la que se sustenta la familia de lenguas del armenio, iraní, albanés, griego, latino, celta, germánico, báltico o eslavo entre otras de Europa y Asia meridional. Por ello, muchas palabras atan fronteras y avanzan kilómetros sin prestar atención a la geografía.

Mirad lo que ocurre con la lazada de la palabra leubh. Esta es de origen indoeuropeo y significa 'sentir placer, amar'. Las lenguas germánicas (inglés, danés, alemán, noruego, sueco), en concreto el alemán, la popularizaron gracias a Sigmund Freud (1856-1939), y han construido desde la raíz leubh- palabras como love ('amor' en inglés), liebe ('amor' en alemán) o gelooven ('amor' en neerlandés).
     Las lenguas eslavas (checo, eslovaco, húngaro, ruso o polaco) también se han favorecido de esta raíz, en concreto el ruso o el búlgaro: любовь, que se leería como liuboff.

¿Qué ha ocurrido en la familia de las lenguas latinas, constituidas por el francés, italiano, portugués o español? Sí, el lazo imparable y flexible volvió a anudar y el idioma español ha heredado 'libido' (palabra femenina que significa 'deseo sexual' y que apareció por primera vez en el diccionario en 1956). Su morfología está muy alejada de palabras como 'amor', 'amante' y otros derivados, pero su raíz es muy parecida a los idiomas vistos anteriormente.
Está claro, si no tenéis corazones, ni ositos ni otros derivados del amor, lo mejor es que despleguéis vuestra sabia cultura etimológica y hagáis de la libido todo un poema.


Enlaces de interés:
     -Artículo del blog: Palabras casi homófonas: 'libido' y 'livido'.
     -Más información sobre: Las lenguas indoeuropeas (wikipedia).





* * *
Y ya sabéis que también podéis seguirnos por Twitter:
@Labocadellibro







2 comentarios :

  1. Interesantísimo, como siempre, María. Parece que el indoeuropeo hace más hincapié en el lado físico del amor y el latín en el espiritual. Lo cual, por otro lado, me parece bastante lógico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Píramo. Hubiera sido interesante extenderme un poco más en el significado que le da el latín y el que le otorga el indoeuropeo, pero ya era salirme del tema.
      Un saludo y te agradezco el comentario :)

      Eliminar