sábado, 3 de diciembre de 2011

El plural en los días de la semana

Parece que un hablante nativo debe de saber el porqué de las construcciones de su propia lengua. Sin embargo hay palabras en español que terminan en -s y no están en plural, como antes (adverbio) o crisis (nombre) y no sabemos porqué. Pues bien, esto mismo ocurre con los días de la semana, ¿por qué están en plural?, ¿realmente lo están?
    La respuesta es que no, entonces, ¿por qué aparece una -s? Bien sabemos que los días de la semana vienen del latín y los antiguos romanos utilizaban la palabra día como acompañamiento. De tal manera que tenían: lunae dies (día de la Luna), martis dies (día de Marte), mercurii dies (día de Mercurio), iovis dies (día de Júpiter) y veneris dies (día de Venus). Todas ellas (ya que dies era femenino) declinadas en genitivo de la quinta declinación.
    Ante este extraño plural que nos ha llegado al español, los filólogos han barajado dos hipótesis que paso a exponer:
1) Realmente, si vemos esta enumeración de días, martis, iovis y veneris tiene una
 -s final; sin embargo, lunae y mercurii la agregaron posteriormente por el principio de analogía. Corominas (filólogo y etimólogo español) emplea el término 'analogía de nivelación', vamos, que se niveló la morfología en 'lunes' y 'miércoles'. Un dato curioso es que lunae fue el último día en caer ante tal nivelación y por lo tanto, en añadir un -s final.

2) El latín era una lengua flexiva, en donde el orden de palabras no era tan estricto como en otros idiomas, por lo que se podía decir dies lunae y lunae dies. Por ello, y como los hablantes tendemos a hacer, se fue produciendo, a medida que fue pasando el tiempo, una contracción en las palabras: lunae dies > *lunedis > * lunedies > *luneies > lunes.

    Considero que la primera hipótesis es la más acertada, ya que la lengua tiende a 'nivelar' todo aquello que encuentra a su paso. En cualquier caso, hay otros idiomas que también crean los días de la semana de la misma forma, tales como el francés (lundi), el italiano (lunedì) o el catalán (dilluns). El dato curioso es que el español es el único idioma que no conserva día en la morfología de la palabra.

    Por último, hablaros de sábado, este venía de saturni dies (día de Saturno) > sabbatum, aunque nosotros lo obtuvimos posteriormente del hebreo sabbat > sábado. Domingo, por su parte, viene de dominica dies  > día del señor.

    Sobre esto hay mucha más información. Yo he querido aportar mi granito de arena al asunto, pero ya sabéis que podéis dejar vuestros comentarios o ampliar esta información. Siempre será de gran ayuda.
   
    Bueno, ¡os deseo un buen día de Saturno a todos!